La tumba de Nefertari cerrada al público
Por Susana Alegre García
5 marzo, 2024
Uno de los muros de la tumba de Nefertari
Modificación: 9 marzo, 2024
Visitas: 3.221

La tumba de Nefertari, la más espectacular tumba del Valle de las Reinas y considerada la Capilla Sixtina de la pintura faraónica, cerró al público el pasado dos de marzo por cuestiones de conservación, tras detectarse grietas y desprendimientos en la superficie de algunas zonas del estuco y la pintura.

Parece que se especula con la posibilidad que los daños se deban a los efectos de un leve terremoto o, lo más probable, al excesivo número de visitantes que diariamente recorría la tumba. Ello no solo implica un considerable incremento de la humedad, la condensación o el polvo en suspensión, lo que altera la preservación de obras milenarias, también hay que tener en cuenta que muchos turistas no comprenden la relevancia de lo que visitan y tocan sin miramientos las superficies de las pinturas o hasta se apoyan en ellas. Estos malos hábitos, que solo denotan una total falta de respecto y cultura, desgraciadamente se ha vuelto cada vez más frecuentes en los monumentos y museos egipcios.

Los cierto es que en las redes sociales habían ido aparecido fotos que sembraban la alarma sobre el estado de la tumba, que ahora queda cerrada sin fecha conocida de nueva apertura. Mediterraneo Antico ha publicado algunas imágenes realmente preocupantes de ciertas zonas de las pinturas y su progresión desde 1995 hasta la actualidad.También una circular de las autoridades egipcias ha llegado a las agencias de viajes donde se informa: <<Lamentamos tener que comunicar que se cierra la tumba de Nefertari por restauraciones urgentes y necesarias a partir de marzo de 2024>>.

No hay ninguna información sobre el tiempo previsto de cierre. Lo cierto es que la tumba de Nefertari se mantuvo cerrada al público durante unas dos décadas, tiempo en el que además se se realizó su minuciosa restauración de la mano de especialistas del Getty Institut, que trabajaron entre 1984-1996. Ese esfuerzo salvó las pinturas de su destrucción, consolidándolas y limpiándolas. Tras la apertura, la tumba ocasionalmente había vuelto a cerrarse de forma temporal, ya fuera durante meses o años. En los últimos tiempos la limitación en cuanto al número de visitantes parece que solo venía determinada por el coste de 2000 libras egipcias que requería el pago de la entrada.

Esperemos que la belleza de la tumba de Nefertari no esté seriamente dañada y que cuidadas restauraciones vuelvan a preservar su esplendor.

 

 

 

 

Amigos de la Egiptología agradece la colaboración de Ahmed Badawi por informarnos del cierre de la tumba.

Whatsapp
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *