La desnudez de Nefertiti en Berlín causa polémica en Egipto
Por EFE
Creación: 6 junio, 2003
Modificación: 6 junio, 2003
Visitas: 2.309

Una oleada de estupor e indignación recorre Egipto después de que el Museo de Egiptología de Berlín exhibiera el célebre busto de la reina faraónica Nefertiti montado sobre un cuerpo desnudo.

Las protestas han alcanzado el ámbito oficial y el propio ministro de Cultura, Faruq Hosni, anunció que piensa denunciar ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) un hecho que considera obsceno.

Hosni ha comenzado por enviar sendos mensajes al embajador alemán en El Cairo y al egipcio en Berlín, para exigir la suspensión inmediata de una decisión que tilda de “agresión y desprecio a la arqueología egipcia”. A él se ha unido el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades (CSA), Zahi Hawas, el más importante especialista egipcio, quien advirtió de que el montaje ocasionará grietas en el busto de Nefertiti, por estar esculpido en piedra caliza.

A su juicio, el proyecto, cuyo autor es el director del museo berlinés, Dietrich Wildung, “no pasa de ser un acto teatral y publicitario que no tiene nada que ver con la cultura”.

“Ningún experto puede aceptarlo porque, entre muchas otras cosas, se trata de una obra fea”, dijo sobre el ensamblaje de la cabeza con una estatua de bronce que el arqueólogo alemán encargó a dos escultores húngaros.

“No puedo imaginarme que ese hombre se sienta orgulloso de su trabajo y se tome fotografías junto a esa desagradable obra”, subrayó Hawas, antes de opinar que el Museo de Berlín “no era ya honrado con la exhibición de nuestras piezas arqueológicas”.

Más beligerante aún se muestra la prensa egipcia y todas las primeras páginas de los diarios aparecieron hoy plagadas de titulares de condena.

El principal de ellos, Al Ahram, destaca en un titular entre signos de admiración que “el director del Museo de Berlín ensambla la cabeza de Nefertiti en un cuerpo desnudo”.

Al Ajbar denuncia lo que califica de “un delito contra la historia en las riberas del río Rin; Nefertiti desnuda en el Museo de Berlín”.

En similares términos se manifiesta Al Wafd, órgano de la oposición y que describe el montaje como “un insulto a Nefertiti”. Esposa del faraón Akenatón, perteneciente a la XVIII dinastía -que gobernó Egipto del año 1554 al 1304 antes de Cristo- y durante cuyo reinado se introdujo el culto monoteísta del dios solar Atón, Nefertiti pasa por ser símbolo de la belleza; su nombre significa “bella de bellas” en la lengua de los antiguos egipcios. El busto de marras fue descubierto en 1912 en las ruinas de Tel el Amarna, la capital creada por Akenatón, por un equipo de arqueólogos que trabajaban para la sociedad alemana de Oriente, y desde entonces es considerado la principal pieza arqueológica egipcia, junto a la máscara de oro del faraón Tutankamón.

La pieza fue sacada de contrabando por el equipo alemán que la descubrió y llevada a Berlín, camuflada con pedazos quebrados de cerámica, y ya antes de la actual polémica las autoridades de El Cairo habían expresado su deseo de que regresará a su país de origen, donde ahora ha quedado envuelta en el escándalo.

Fuente: EFE

Reseña: Elsa Zavagna

Whatsapp
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *