Himnos a Atón
Por Víctor Rivas
29 julio, 2001
Himno Atón en la tumba de Ay. Tell el-Amarna
Modificación: 27 junio, 2018
Visitas: 1.984

Las creencias sobre el dios Atón se plasmaron en dos himnos son obras fundamentales de la literatura religiosa del antiguo Egipto.

(Traducción de ambos himnos según Christian Jacq)

PEQUEÑO HIMNO DE ATÓN

¡Oh, Atón viviente, señor eterno, eres espléndido cuando sales! Eres resplandeciente, perfecto, poderoso. Tu amor es grande, inmenso. Tus rayos iluminan todos los rostros, tu brillantez da vida a los corazones cuando llenas las Dos Tierras con tu amor. Dios venerable que se ha formado a sí mismo, que crea cada tierra y lo que en ella se encuentra, todos los hombres, los rebaños y el ganado, todos los árboles que crecen en el suelo. Viven cuando tú apareces para ellos. Tú eres el padre y la madre de todo lo que has creado.

Cuando apareces, los ojos te contemplan, tus rayos iluminan la tierra entera. Todo corazón te aclama al verte, cuando te manifiestas como su señor. Cuando te pones en la región de luz en el occidente del cielo, se postran como si muriesen, con la cabeza cubierta, sus narices privadas de aire, hasta que brillas de nuevo en la región de luz en el oriente del cielo. Sus brazos adoran tu ka, nutres sus corazones con tu perfección. Se vive cuando tú resplandeces, todas las comarcas están en fiesta.

Cantantes y músicos gritan de alegría en el patio de la capilla de la piedra levantada [el ben-ben] y en todos los templos de Ajetatón, el lugar de rectitud en que te regocijas. En sus centros se ofrecen los alimentos. Tu hijo venerado pronuncia tus plegarias, oh Atón viviente en sus apariciones. Todos aquellos a los que has creado saltan de alegría ante ti. Tu venerable hijo exulta, oh Atón viviente cotidianamente dichoso en el cielo. Tu descendencia es tu hijo venerado, el único de Ra [el rey]. El hijo de Ra no cesa de exaltar su perfección, Neferjeperure, el único de Ra.

Yo soy tu hijo que te sirve, que ensalza tu nombre. Tu poder y tu fuerza son firmes en mi corazón. Eres el Atón viviente cuyo símbolo perdura, tú has creado el cielo lejano para brillar en él, para observar lo que has creado. Eres el Uno en quien se encuentra un millón de vidas. Para hacerlas vivir, insuflas el aliento de vida en su nariz. Por la vista de tus rayos, todas las flores existen. Lo que vive y surge del suelo crece cuando tú brillas. Abrevados con tu vista, los rebaños triscan, las aves baten alegremente las alas en el nido. Las disponen para orar al viviente Atón, su creador.


EL GRAN HIMNO DE ATON (ver jeroglíficos).

El Acto de Adoración:

Adoración de Ra-Horajti que se regocija en la región de luz en su nombre de Chu que es Atón, eternamente viviente; el gran Atón viviente que está en fiesta de regeneración, el señor de todo lo que el disco rodea, señor del cielo, señor de la tierra, señor de la morada de Atón en Ajetatón; [adoración del] Rey del Alto y el Bajo Egipto, que vive de Maat, el señor de las Dos Tierras, Neferkeperuré, el único de Ra, el hijo de Ra que vive de Maat, el amo de las coronas, Ajenatón, de gran duración de vida, y su gran Reina amada, la Dama de las Dos Tierras, Nefer-Neferu-Atón Nefertiti, que viva para siempre, en salud y en juventud. El visir, el portaabanico a la derecha del Rey, Ay, dice:

Nacimiento e irradiación del principio solar:

Tú apareces en la perfección de tu belleza, en el horizonte del cielo, disco viviente, creador de Vida; sales en el horizonte de oriente, llenas cada región con tu perfección. Eres bello, grande, brillante, elevado por encima de todo el universo, tus rayos rodean las regiones hasta el límite de todo lo que creas. Tú eres el principio solar [Ral, riges los países hasta sus extremos, los sujetas para tu hijo, al que amas.

La ausencia del principio solar es semejante a la muerte:

Te alejas, y, sin embargo, tus rayos tocan la tierra: Estás delante de nuestros ojos, y tu camino sigue siendo desconocido; te pones en el horizonte occidental, el universo queda en tinieblas, como muerto. Los hombres duermen en sus habitaciones, con la cabeza envuelta; nadie reconoce a su hermano. Si les arrebatan sus bienes de debajo de la cabeza, ni siquiera se dan cuenta. Todos los leones salen de sus cubiles, todos los reptiles muerden. El mundo yace en el silencio, es la más profunda de las tinieblas, su Creador descansa en el horizonte.

El retorno del Sol es una fiesta del espíritu, del corazón y del cuerpo. El Universo entero conoce la alegría divina:

Tú [Atón] sales al amanecer, en el horizonte, resplandeces, disco solar, en el día, disipas las tinieblas, difundes tus rayos. El doble país está en fiesta, los hombres se despiertan, se mantienen erguidos sobre sus pies. Eres tú quien les hace levantarse. Con su cuerpo que se ha vuelto puro, se visten. Sus brazos hacen gestos de adoración ante tu orto. El universo entero se pone al trabajo, cada rebaño está satisfecho de su pasto, árboles y hierbas reverdecen, las aves, volando fuera de sus nidos con las alas desplegadas, hacen los actos de adoración a tu Potencia vital. Todos los animales brincan sobre sus patas, todos los que vuelan, todos los que se posan, viven cuando tú sales. Las barcas izan las velas, remontando y descendiendo la corriente. Cada día está abierto, tú apareces. En el río, los peces saltan hacia tu rostro. Tus rayos penetran en el corazón de la Muy Verde [el mar].

El principio solar se halla en el origen de la vida y la hace crecer en todas sus manifestaciones:

Tú haces que el embrión nazca en las mujeres, tú produces la semilla en el hombre, das vida al hijo en el seno materno, le pones en paz, con lo que detiene las lágrimas. Tú eres la nodriza del que se alberga todavía en el seno, insuflas constantemente el aliento para dar vida a toda criatura. En el momento en que la criatura sale de la matriz para respirar, abres su boca completamente, le ofreces lo que le es necesario. El pajarillo está en su huevo, pía dentro de su cáscara. Tú le insuflas el aliento en el interior, le das vida. Has ordenado para él un tiempo de gestación medido con rigor, haciéndole completo. Rompe su cáscara desde el interior, sale del huevo, pía en el instante fijado, sale y anda sobre sus patas.

El principio solar es uno y múltiple:

¡Qué numerosos son los elementos de tu creación, ocultos a nuestros ojos, Dios único sin igual! Tú creas en universo según tu Corazón-conciencia, siendo así que estabas solo.

El principio solar crea diferencias entre las razas, pero reparte sus beneficios sin discriminación:

Hombres, rebaños, animales salvajes, todo lo que vive sobre la tierra, desplazándose sobre sus pies, todo lo que está en las alturas y vuela, con las alas desplegadas, los países de Siria y de Nubia, el país de Egipto, tú sitúas cada hombre en su función, le otorgas lo que le conviene. Las lenguas son múltiples, en su manera de expresarse, sus caracteres son diferentes, el color de la piel es distinto, has diferenciado los pueblos extranjeros. Tú creas un Nilo en el mundo inferior, lo haces surgir según tu conciencia para dar vida a los hombres de Egipto, según la manera en que lo has hecho para ti mismo. Tú eres su Dueño, te preocupas de ellos, señor de todas las regiones, sales para ellas. Disco del día, grande en dignidad, das la vida a todo país extranjero, incluso alejado. Sitúas un Nilo en el cielo, que desciende para ellos, da fortunas a las corrientes de agua para regar sus campos y sus ciudades. ¡Cuán excelentes son tus designios, oh, Señor de eternidad! El Nilo en el cielo es un don tuyo a los extranjeros, a todo animal del desierto que anda sobre sus patas; para la tierra amada [Egipto], el Nilo viene del mundo inferior.

El principio solar rige la armonía del mundo. Crea todo cuanto existe, pero permanece en la unidad:

Tus rayos amamantan todos los campos, sales, viven, crecen en ti. Regulas armoniosamente las estaciones, desarrollas toda tu creación. El invierno tiene como función dar el frescor; el calor, la de hacer que los hombres te aprecien. Creas el cielo a lo lejos, te alzas en él, abarcas con la mirada toda tu creación, permaneces en tu Unidad. Sales en tu forma de disco viviente, que aparece y resplandece, que está lejano, que está próximo, extraes eternamente miles deformas a partir de ti mismo, permaneces en tu Unidad. Ciudades, regiones, campos, caminos, ríos, todo ojo te ve frente a él. Tú eres el disco del día por encima del universo. Te alejas, ninguno de los seres engendrados por ti existe salvo para contemplarte únicamente.

El rey Ajenatón es el único que conoce el principio creador:

Ninguno de aquellos a los que engendras te ve, resides en mi corazón. No existe. otro que te conozca, a excepción de tu hijo Ajenatón. Tú le haces conocedor de tus proyectos, de tu poderío.

Son los “Movimientos” del principio solar los que determinan los ritmos de la vida:

El universo viene a la existencia sobre tu mano, como tú lo creas. Sales, y él vive. Te pones, y él muere. Eres la extensión duradera de la vida, todo vive de ti. Los ojos permanecen continuamente fijos en tu perfección hasta que te pones. Te pones a occidente, y todo trabajo se detiene.

El rey Ajenatón y su esposa Nefertiti son los primeros beneficiarios de la creación. Por eso son responsables de ella:

Cuando sales, haces crecer todas las cosas para el Rey; el movimiento se apodera de todas las piernas, pones en orden el universo, lo haces surgir para tu hijo, nacido de tu Ser, el Rey del Alto y el Bajo Egipto, viviente de la Armonía universal, el señor del doble país, hijo de Ra, viviente de la Armonía universal, dueño de las coronas, Ajenatón, que la duración de su vida sea grande… que su gran esposa a la que ama, la dama del doble país, Nefertiti, viva y rejuvenezca para siempre, eternamente.


Publicado en la Listra de Distribución de Amigos de la Egiptología en 1999.

Himnos_Aton

http://www.oocities.org/athens/sparta/9987/Necropolis_Amarna1/Himnos_Aton.htm

Whatsapp
Telegram