El sarcófago de Seti I en el Museo Soane de Londres sigue siendo la estrella de la colección
Por Nieves García Centeno
9 septiembre, 2022
Sarcófago del faraón Seti en el Museo Soane (Londres). Foto: Nieves García Centeno.
Modificación: 9 septiembre, 2022
Visitas: 1.700

La mayor parte del público que acude al Museo Soane en Londres va con la idea de visitar una casa victoriana de la alta sociedad que permanece igual que la dejó su importante dueño tras fallecer, en 1837, el arquitecto Sir John Soane, a quien le gustaba comprar antigüedades y obras de arte, que fue colocando por miles por toda la vivienda. Sin embargo, los que amamos la Egiptología, en realidad solo vamos por un motivo, y de altura, aunque esté ubicado en la llamada cripta: ver el sarcófago de alabastro de Seti I, el segundo rey de la dinastía XIX y que trajo de nuevo la gloria a Egipto, a pesar de que su hijo, Ramsés II, lo haya eclipsado en fama; venía de una casta de militares de Avaris, en el Delta, y su padre, Ramsés, llegó a ser general de los ejércitos reales y después visir con Horembeb, quien lo asoció al trono.

El inquilino de esta casa fue todo un personaje de su época. «Quiero que la gente entre en mi casa con curiosidad y salga inspirada», decía Sir John Soane, y es verdad, no se sale indiferente tras visitar su mansión.

Entrada al Museo Soane, formado por tres edificios. Fotos: Nieves GC

La historia de este edificio, situado en Lincoln’s Inn Fields, comenzó en 1792, cuando el arquitecto, responsable de las sedes del Banco de Inglaterra y de la Dulwich Picture Gallery, compró una casa en el número 12, atraído por la proximidad de esta ubicación con la Royal Academy, en donde sería profesor de arquitectura en 1806, lo que le dio la motivación inicial para coleccionar libros, moldes y maquetas, con el fin de que sus estudiantes pudieran tener acceso a ellos. La reformó con estilo neoclásico, cambiando la fachada por una de ladrillo blanco de Norfolk y construyó en la parte trasera un anexo de dos plantas donde instaló su despacho de arquitectura. En 1807, Soane compró los establos del número 13, que rehabilitó y transformó en su nueva oficina y museo para las esculturas de yeso y mármoles romanos

La cripta, al fondo el sarcófago de Seti I, y figuras romanas

La colección de Soane siguió creciendo, por lo que en 1812 compró la casa del número 13 y en 1823, la del número 14, que reformó para conectarlas. Hasta el final de sus días, colocó y recolocó su colección de forma caótica, mezclando y yuxtaponiendo épocas y estilos. La disposición que cada año ven más de 100.000 visitantes es la misma que dejó el fundador al morir y que legó al Estado para que continuará con su misión de acercar la cultura a la gente y evitar que cayera en manos de su único hijo vivo, el dramaturgo George Soane, con el que tuvo varios desencuentros durante toda su vida.

El catálogo de antigüedades egipcias de Soane fue preparado en 1952 por Margaret Murray (1863-1963), arqueóloga que trabajó con Flinders Petrie en varias excavaciones en Egipto y Palestina a fines de la década de 1890, y empleada en el Museo de Manchester y luego profesora en el University College London (UCL). Sobre el sarcófago de Seti I, Murray usó una publicación anterior de Wallis Budge de los primeros años del siglo XX, aunque hay otra corregida y actualizada por Helen Dorey, de 2011.

El sarcófago de Seti I

El sarcófago de alabastro de Seti I, que se exhibe en la vitrina actual desde 1866, estaba en su tumba en el Valle de los Reyes, descubierta por Giovanni Belzoni en 1817. Pudo ser sacado de Egipto tras la firma del gobernador egipcio y la mediación del cónsul británico Henry Salt, y comprado por John Soane en 1824 por 2.000 libras (equivalente a 177.000 libras actuales, o sea, unos 208.000 euros) después de que el Museo británico declinara su compra por el elevado precio que les pedía Belzoni, quien, como era habitual en él, dejó su grafitti en el sarcófago blanco. Fue tal la alegría de Soane al recibirlo, que organizó una fiesta de tres días para celebrar el acontecimiento.

Sarcófago de Seti I en el Museo Soane

La KV17, abierta al público solo con entradas restringidas para evitar su deterioro, es una de las más grandes y más bonitas de la necrópolis, por la decoración en techos y paredes del viaje del sol a través del inframundo. El ataúd, momiforme, estaba en la sala más grande, casi al final del hipogeo, y lo forman dos bloques monolíticos de alabastro, con inscripciones de escenas y hechizos del Libro de los Muertos (o de la Salida al Día) y el Libro de las Puertas y rellenadas con una sustancia llamada azul egipcio, aunque en la actualidad queda poco rastro de ello. En el fondo del sarcófago está la diosa del cielo Nut.

Desde arriba, se ve en el fondo a la diosa Nut

La tapa, que tenía esculpido el retrato del rey, fue destrozada en la antigüedad por los ladrones de tumbas en su esfuerzo por alcanzar las joyas enterradas con la momia. Aun así, se pudieron recuperar algunos fragmentos, que también exhibe el Museo Soane, en los que aún se aprecia el relleno gris azulado en los jeroglíficos, aunque no se sabe si el color es antiguo o un intento moderno de reconstruir el color original. Dos de ellos fueron donados al Museo en 1910 por el profesor Wiedemann de la Universidad de Bonn, quien los compró en Luxor en 1907 (Ref.: X59), mientras que otro total de dieciocho fue adquirido por Soane con el sarcófago en 1824 (Ref.: X73). También se conserva el fragmento de un vaso canopo de 20 x 17 cm. (Ref.: X74).

Distintas vistas del sarcófago de Seti I en la cripta del Museo Soane. Fotos: Nieves García Centeno.

Textos del Libro de las Puertas sobre el sarcófago de Seti I. Foto: Nieves García Centeno

Detalle de las columnas y carrito con ruedas sobre el que se sostiene el sarcófago

Detalle de los pies de la diosas Nut y reflejo de la cúpula del edificio principal

En el sarcófago no estaba la momia de Seti I, porque como se descubrió años más tarde, formaba parte del grupo de cuerpos de la realeza del Reino Nuevo hallados en 1880 en Deir el Bahari, en la llamada cachette (escondite), por el asistente de Gaston Maspero, Emilio Brugsch, y actualmente se puede visitar en el nuevo Museo de la Civilización Egipcia, en El Cairo.

Otras piezas egipcias

El Museo Soane tiene más piezas de procedencia egipcia, un total de 40. Así, cerca del sarcófago de Seti I hay otro de madera momiforme, que se data en las dinastías XIX y XX, y él se aprecia un rostro con barba postiza y una peluca. (Ref.: M516). Cuando llegó a la colección se mostraba de manera vertical, pero desde 1834 está en la cripta, horizontalmente.

Sarcófago momiforme de madera que se data en la Dinastía XX

También hay varias figuras de dioses, como una de bronce del dios Thoth, de 5 cm. de altura, de procedencia desconocida, que se data en el siglo VII-VI a.C., en la Dinastía XXVI (Ref.: MR60); una figura del dios Amon con forma de cabeza de carnero, de fayenza, de escasos 4 cm., de la Dinastía XXVI (Ref.: MR66), y ambas de procedencia desconocida. Más estatuillas de dioses en bronce: Sekhmet, Isis con cabeza de elefante, Osiris y Khnum, de épocas que van del Reino Nuevo a tardía.

Hay dos interesantes estelas de piedra, una perteneciente a Neni, de la Dinastía XXII (Ref.: M447) y otra de Senaa-ib; en este caso, si Margaret Murray la dató en la XXII dinastía, un estudio en 2003 de W. Grajetzki, identifica a este personaje como un alto mayordomo de Reino Medio, de la XIII dinastía (Ref.: M448).

Hay otras figuras pequeñas, en mármol negro, como una cabeza del emperador Claudio con caracterización egipcia (Ref.: L114), o una de 17 cm de altura, de Ma, Sumo sacerdote de Hieracómpolis, de la XX dinastía para Murray, pero de la XXV o XXVI para D.Förster; fue comprada en el lote de Belzoni en 1825 (Ref.: SC8).

No podían faltar los ushebtis, un total de 18, de fecha que van de la XX a XXX dinastías. O el capitel de una columna con forma de hoja de palmera, de época ptolemaica, que Soane compró en subasta en Christie’s en 1818.

Por último, en una esquina de la cripta se puede ver un busto en granito rojo. En la década de 1890, se colocó afuera, pero se cayó y no se pudo recuperar. Por ello, gracias a acuarelas de la época se pudo hacer una reproducción en el antiguo taller de fabricación de moldes en Berlín, el Gipsformerei, y se colocó en 2010 en la cripta.

El busto de granito rojo, que es una reproducción, y detalle de rincón con objetos de todo tipo y en la pared el mismo rostro.

El museo se encuentra en el distrito de Holborn, en pleno corazón de la ciudad, al lado de los jardines Lincoln Inns, y la entrada es gratuita, en horario de miércoles a domingo, de 10 a 17 h. También dispone de una guía digital que se puede descargar a través de una aplicación móvil.

 

A continuación, una galería de fotos de estancias de la casa: 

 

Vista de la calle Lincoln´s Inn, al lado de los jardines del mismo nombre

Web del Sir John Soane’s Museum London
https://www.soane.org/

3 Lincoln’s Inn Field

 

 

 Por Nieves García Centeno

Whatsapp
Telegram