Dolencias parasitarias descubiertas en momias egipcias
Por Susana Alegre García
3 abril, 2024
Momia egipcia con retrato de El Fayum
Modificación: 3 abril, 2024
Visitas: 1.633

Un metaanálisis recientemente realizado ha ofrecido una visión bastante inquietante de los parásitos que afectaron a las gentes de Egipto y Nubia hace miles de años. El estudio, publicado e Advances in Parasitology  y realizado por investigadores británicos, se ha efectuado a 221 momias. 49 de ellas dieron resultados positivos en malaria,  localizándose varias cepas incluida la causada por Plasmodium falciparum, la variante más agresiva. Entre los patógenos también se ha encontrado toxoplasmosis, que altera la función cerebral y que se sabe es transmitida por los gatos. El 10% de las momias dieron positivo en leishmaniasis visceral, que se transmite a través de las picaduras de mosquito y que puede generar anemia y hasta resultar mortal.

En los análisis se han encontrados además dos casos de parásitos intestinales, que se cree podía proceder del consumo de pescado del Nilo no cocinado a la temperatura suficiente como para eliminarlos. No cocinar bien la carne, especialmente la de cerdo, también generó casos de Trichinella espiralis, que causa la enfermedad conocida como triquinosis. Al menos el 65 % de las momias estaban infectadas por la esquistosomiasis y el 40% tenían piojos.  Sin embargo, no hay indicios de tricocéfalos y nematodos, comunes en Oriente Medio y el Mediterráneo, que suelen proceder del uso de excrementos humanos como estiércol. La inundación anual del Nilo, que regeneraba la tierra, hizo que este tipo de práctica no fuera muy utilizada; aunque también el Nilo facilitó la presencia de muchas de las otras dolencias parasitarias.

Fuente:
Advances in Parasitology 

 

Whatsapp
Telegram

Una respuesta a “Dolencias parasitarias descubiertas en momias egipcias”

  1. Él mundo de los ejipcios me parece un tiempo de esa época muy interesante y a la vez apasionante, me enamora cada lectura qué realizo cuando me introduzco en un mundo tan apasionante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *