Necrópolis de El-Qarat el-Muzawwaqa en el oasis egipcio de Dakhla
Por Bartomeu Egea
7 mayo, 2024
Interior de la tumba de Petosiris en el oasis de Dakhla
Modificación: 7 mayo, 2024
Visitas: 1.143

El-Qarat el-Muzawwaqa (en árabe la colina pintada) es una antigua necrópolis de la Época Grecorromana, situada en el oeste del oasis de Dakhla. La característica más especial de las dos tumbas decoradas que podemos visitar es la representación de los signos del zodíaco en los techos de las tumbas. Este sitio arqueológico se habilitó para ser visitado en 2013, después de haberse tenido que cerrar en 1998 por derrumbamiento del techo. Además dispone de un centro de visitantes.

Esta colina o roca “funeraria” cónica y de arenisca, de El-Qarat el-Muzawwaqa, con un diámetro de aproximadamente 150 metros y en su parte mas baja,  es uno de los cementerios del asentamiento romano de Amḥeida, cuyas tumbas decoradas datan de los siglos I y II d.C.

Vistas del yacimiento arqueológico de El-Qarat el-Muzawwaqa. Fotos de Bartomeu Egea Resino 

Archivald Edmonstone y el italiano Bernardino Drovetti en 1819, el francés Frederic Cailliaud en 1820, el explorador alemán Gerhard Rohlfs en 1874, fueron viajeros que citaron el lugar y le dieron su nombre actual.
Tiempo después, el egiptólogo estadounidense Herbert Eustis Winlock, en 1908, dejó el último testimonio de haber visitado y fotografiado el sitio, quedando en el olvido hasta que fue redescubrierto en 1971 gracias al egiptólogo Ahmed Fakhry.

El Instituto Arqueológico Alemán y la Universidad Australiana de Monash (Proyecto Dakhleh Oasis) han trabajado más recientemente el yacimiento.

Acceso a las tumba de Petubastis y Petosiris en El-Qarat el-Muzawwaqa. Foto de Bartomeu Egea Resino

Tumba de Petubastis

La tumba de Petubastis data del siglo I d. C. La tumba consta de una sola cámara con dos alargados nichos para acomodar los cadáveres. Presenta diversas representaciones en las que se mezclan los motivos del antiguo Egipto con temáticas y estética romanas.

En la pared norte, se nos muestra escenas del juicio de los muertos, en la que el difunto es llevado ante Osiris como Señor de los Muertos, también aparecen en la escena por el dios escriba Thoth y el dios funerario Anubis. También se muestra a Ammit, la temible fiera devoradora de los difuntos que teóricamente no superan el juicio. En el techo un sencillo zodíaco es sostenido en las esquinas por diosas arrodilladas en presencia de halcones y barcos de papiro. En el centro la probable representación de una estrella como Júpiter o Saturno. La inscripción contiene el deseo del señor de la tumba de llegar sano y salvo a Osiris en el reino de los muertos.

Interior de la tumba de Petubastis. Fotos de Bartomeu Egea Resino

Tumba de Petosiris

La tumba de Petosiris es posterior a la de Petubastis, se remonta al siglo II d.C. La entrada conduce a dos habitaciones, en ambos espacios hay nichos para la recepción de los cadáveres. Las representaciones que podemos ver están casi exclusivamente en dos registros. Las escenas se completan en la parte superior con un cielo estrellado.

Pinturas de la tuma de Petorisis en Dakhla. Foto de Bartomeu Egea Resino

En un registro del muro norte podemos ver una momia con la diosa Neftis a la izquierda y la diosa Isis a la derecha. Quizás la escena más interesante de la tumba sea la que muestra a Petosiris frontalmente, en estilo grecorromano, vestido con una túnica en toda la altura de la habitación. El techo también muestra un zodíaco. Este zodíaco y el de la habitación vecina son mucho más complejos que el de la tumba de Petubastis

Los artistas se adhirieron a las convenciones del antiguo Egipto. Solo la representación de los bustos y la representación grande de Petosiris se realizaron frontalmente en estilo grecorromano. Sin embargo, ambas tumbas tienen una característica especial: los techos de todas las habitaciones están completamente llenos de representaciones del zodíaco.

Zodíaco en la tumba de Petosiris. Fotos de Bartomeu Egea Resino

 

Cómo ir

El acceso a las tumbas se encuentra al sur de la carretera principal al oasis de Farafra, aproximadamente a 6 kilómetros al suroeste de El-Qasr, 3 kilómetros al noroeste de Amheida y a 3 kilómetros al noreste del templo de Deir El-Hagar (la mejor referencia), una vez en Dakhla.

Recomendación

El sitio arqueológico está abierto de 9 h. A 17 h. El precio de la entrada es de 40 Libras egipcias (precio en 2021), permitiéndose la fotografía en el interior previo pago. Dispone de un centro de visitantes.

 

 

Por Bartomeu Egea Resino 

 

 

Whatsapp
Telegram