Las misteriosas plantas representadas en las pérgolas del Reino Nuevo
Por Rosa Pujol
27 marzo, 2023
Pérgola representada en la Tumba Real de Amarna
Modificación: 27 marzo, 2023
Visitas: 5.156

He dado en titular este artículo haciendo referencia específica a las pérgolas, puesto que es ahí donde está la posible confusión con las plantas asociadas a los papiros que aparecen en las paredes de las tumbas del Reino Nuevo. Aunque no sólo aparece controversia en las pérgolas.

El inicio del Reino Nuevo trajo consigo un cambio importante en el programa decorativo de las tumbas: se sustituye el cincel por el pincel, y la mayoría de tumbas se nos muestran pintadas. Entre otras innovaciones, apareció un elemento nuevo en las escenas funerarias de ofrendas, en los arreglos florales de banquetes y en los kioscos y pérgolas: unas misteriosas hojas verdiazuladas en forma de flecha, asociadas al tallo de los papiros que podrían tomarse como brotes o capullos.  Pero ni los brotes ni los capullos de los papiros son así, por lo que queda demostrado sin lugar a dudas que estas hojas pertenecen a una planta asociada al papiro llamada Convolvulus Arvensis, en castellano, Correhuela, Carihuela, o más familiarmente conocidas como campanillas de los senderos.

Ahora bien, se observan grandes diferencias a la hora de representar esta planta, dependiendo del entorno de la representación. Sin menospreciar las evidentes diferencias artísticas que caracterizan las distintas épocas, cabría pensar que estas variaciones no sólo obedecen a las tendencias del momento, sino que más bien podríamos estar hablando de distintas especies vegetales. Vayamos por partes.

Durante el Reino Nuevo, son innumerables los ejemplos de ofrendas de papiros con estas plantas enroscadas. La pregunta que surge inmediatamente sería: si esta planta está asociada al papiro, y por tanto endémica del suelo egipcio ¿por qué no vemos ni un solo ejemplo de ella en el Reino Antiguo ni prácticamente todo el Reino Medio? ¿Apareció de pronto, como una plaga?

Más bien cabría pensar que la planta crecía enroscada al papiro desde siempre, pero los artesanos de las primeras dinastías no consideraron reproducirlas. ¿Quizás se molestaban en desenroscar los tallos de las campanillas antes de ofrendar los papiros? ¿O simplemente no las representaban por saber que era una mala hierba odiada por los agricultores? Ciertamente entonces las tumbas eran esculpidas y representarlas les hubiera dado mucho más trabajo. Algo un tanto insólito, puesto que vemos que un papiro con esta planta enroscada no está exento de la belleza que ellos siempre buscaban.

¿Qué sucedió a partir de la Dinastía XVIII para que comencemos a ver las hojas de las campanillas por todas partes? Creemos que los conceptos artísticos variaron y perdieron la rigidez del Reino Antiguo, para ganar en naturalismo y espontaneidad. A nadie escapa lo abigarrado del programa decorativo de muchas tumbas reales, pero sobre todo privadas, de las Dinastías XVIII a XX y la estilización de figuras humanas y vegetales. Y si querían reflejar las cosas con naturalidad, parece que lo natural es que los papiros tuvieran su planta habitual enroscada. Y no se trata sólo de una innovación artística, sino que este hecho, al parecer, no estuvo carente de simbología. Vamos a ver las plantas ‘candidatas’ a ser las representadas en diversos contextos.

Convolvulus Arvensis 
En un principio se dio en considerar hiedras a estas plantas, si bien esto es erróneo, ya que la hiedra no es una planta de crecimiento espontáneo en Egipto, donde no se dan las condiciones de humedad y sombra que necesita la hiedra. Por otra parte, la correhuela no tiene crampones con las que se fije a su anfitrión, ni tallos leñosos, además de no hacer flores. Nuestra planta tiene un tallo fino y flexible que crece enroscado al papiro, que le sirve de soporte para alcanzar la luz del sol, aunque no es parásita porque no se alimenta del papiro, sino que lo usa simplemente como soporte para elevarse y recibir más luz del sol.

 

La Convolvulus Arvensis o Correhuela Menor es una hierba perenne de la familia de las convulvuláceas de hasta 2 m. de longitud. Sus tallos son volubles, lianoides, rastreros y trepadores. Hojas sagitadas de hasta 5 cm.s y flores de 5 sépalos. Vive en huertos y zonas templadas y su erradicación es muy difícil, ya que una pequeñísima parte de su rizoma es suficiente para que la planta arraigue de nuevo. Los agricultores la consideran una mala hierba. No tiene propiedades exactamente medicinales, pero puede ser purgante.

Calistegia Sepium
Tenemos también la Correhuela Mayor o Calistegia Sepium o Convolvulus Sepium que presenta iguales características que la Convolvulu Arvensis. Su tallo tiene un jugo blanco con propiedades purgantes y sus hojas son más acorazonadas. Las flores son grandes en forma de trompeta o campana y de color blanco. Es purgante e hidragogo.

Convolvulus Scammonia y Convolvulus Althaeoides
La Convolvulus Scammonia, de hojas más anchas también sagitadas, tallo fino y voluble y flores blancas en forma de campana, con las nervaduras rosadas. Crecimiento espontáneo cerca de cultivos. Es casi venenosa y sus propiedades medicinales son escasas.

La Convolvulus Althaeoides tiene las mismas características que las anteriores, pero la diferencia es que sus hojas son profundamente lobuladas de jóvenes y dentadas de adultas, y que las flores son rosáceas. Su fruto está encapsulado. No tiene usos medicinales.

Aristolochia Clematitis 
Y, por último, la Aristolochia Clematitis, planta rastrera y trepadora, que alcanza unos 50 cm., con hojas en forma de corazón de olor desagradable. Sus flores son amarillas y de forma tubular. Es purgante y emenagogo. Esta es la mejor candidata para las pérgolas. Según Lise Manniche, TODAS las representaciones de estas plantas serían de esta variedad. En cambio, Sydney Aufrère asegura que TODAS son Convolvulus, pero con varios tipos de representación de estas enredaderas en la decoración de tumbas. Él hace la siguiente división.

Tipos:

I.               La simple planta de hojas sagitadas se enrosca por el tallo del papiro en busca de la luz y aparece en ofrendas a difuntos, en ramos ofrecidos a divinidades o alrededor de los catafalcos

Simplemente enroscada al papiro y en ocasiones al loto. Ninguna duda de que se trata de Correhuela menor

–  II.             Los ejemplos que parecen desarrollarse espontáneamente y cuelgan de kioscos vegetales, lugares de placer, de parto, en lugares elevados para capturar el frescor de la brisa

                                        Escena en Papiro Erótico de Turín                                                   Escena en Tumba Real de Amarna 

 

Espontáneas disociadas de los papiros Kioscos, pérgolas. Vamos viendo que las hojas se ensanchan y adquieren forma de corazón

– III.            Las que aparecen disociadas del papiro y forman parte de un arreglo floral o una ofrenda (sistros, báculos). No es difícil separar las campanillas de su anfitrión favorito ya que no tienen espinas.. En algunos sarcófagos, los difuntos los llevan en la mano como signo de renacimiento.

Disociadas de los papiros en arreglos florales, báculos, sistros y sarcófagos. Cuando aparecen estas hojas más anchas, la supuesta punta de flecha apunta al suelo, como si pesaran más, mientras que en las simples Correhuelas va hacia arriba.

–  IV.           Las que aparecen en frisos o guirnaldas

Frisos, guirnaldas, ramos. En arreglos florales sigue pareciendo Correhuela, aunque mezclada con Althaeoides.

– V.             Las que se incorporan a arreglos florales complejos

Grandes arreglos florales en los que se mezclan diversas plantas y no solo papiros. Aparecen alternativamente ambas formas de hojas

–  VI.           Como metáfora religiosa en época tardía y grecoromana (como en estela de Tenperet en el Louvre)

Ya en época más tardía, en su estela del Louvre, Tenperet aparece como bañada por un sol del que emanan flores de correhuelas, como metáfora religiosa

 

Lo cierto es que encontraremos grandes diferencias entre unas representaciones y otras. Tan grandes que mi propuesta es que puede no tratarse de la misma especie, ya que pasan de ser algo esquemático, rígido y en forma de flecha algo tosca, a convertirse en verdaderas florituras vegetales.

        5 lóbulos                                                     3 lóbulos                                                  3 lóbulos dentada

 

¿Se trata de representaciones caprichosas y aleatorias, o siguen un patrón
Lo que parece fuera de toda duda es que las plantas enroscadas a los tallos de los papiros son de la especie Convolvulus Arvensis (del latín convolvere = enroscar y Arva = campo de labranza) o Correhuela Menor. Tanto las representaciones, como las propias características de la planta no ofrecen motivo para dudar de ello. La simbología de la planta podría ser en primer lugar la gran facilidad de regeneración y su marcado heliotropismo, lo que le daría un sentido fuertemente solar, comprensiblemente asociado a simbología religiosa. Igualmente hay quien considera los papiros erguidos como símbolo masculino y las plantas enroscadas a él representan a la esposa que se apoya en él.

La controversia viene cuando las plantas no se asocian a los papiros y pasan a convertirse en adornos florales, guirnaldas, ramos, y sobre todo en kioscos y pérgolas, donde las plantas que aparecen no tienen nada en común con las que se enroscan a los tallos de los papiros.

Aquí es donde podríamos estar hablando de alguna de las otras variedades de Convolvulus (Sepium, Scammonia) o mejor aún coincidir con Lise Manniche, quien, como dijimos, es partidaria de la Aristoloquia Clematitis. Vamos a considerar esta otra opción.

De todos es sabido que los egipcios daban una enorme importancia a la simbología en todas sus representaciones, y en este caso estamos ante una planta, la Aristoloquia, que presenta una serie de características que la hacen acreedora de ser la planta de las pérgolas. En primer lugar, el propio nombre de la planta: Aristolochia, del griego aristos = mejor, o que es útil y lochia = nacimiento. De hecho, en inglés esta hierba recibe el nombre de birthwort, que significaría ‘hierba del nacimiento’.

En segundo lugar, la forma de las hojas un tanto semejantes al útero femenino.

Y por último sus propiedades medicinales:

  • Es emenagogo en trastornos de la menstruación, menorragias y dismenorreas.
  • Usado en el ámbito rural como abortivo.
  • En el antiguo Egipto se usaba contra las mordeduras de las serpientes venenosas.
  • En decocción está indicada para tratar las heridas infectadas y las úlceras

Dioscórides, en De Materia Médica, cap. IV de su libro III dice lo siguiente sobre estas hierbas:

“La aristoloquia se llamó así por parecer que a las mujeres socorría en el parto.
Las raíces, delgadas, luengas y vestidas de una corteza aromática y gruesa, las cuales suelen propiamente servir a los perfumadores para dar cuerpo a los olorosos. La redonda tiene virtud contra todas las otras ponzoñas, más la luenga resiste el daño de las serpientes y de cualquier veneno mortífero si se bebe un Dracma della con vino y se aplica también por fuera. Bebida con pimienta y mirra expele el menstruo, las pares y la criatura del vientre; lo mismo hace metida en la natura de la mujer”. 

Pudiera ser que los antiguos egipcios supieran de todas estas cualidades relacionadas con la sexualidad femenina. Es decir, la planta contenía un alcaloide que podía actuar tanto de abortivo (escenas eróticas o de prostíbulos) como de ayuda durante y tras el parto por contraer el útero para volverlo a su tamaño y para expulsar la placenta y restos del parto (escenas de kioscos de nacimiento y purificación).

De la misma manera, las representaciones que aparecen sobre algunos sarcófagos femeninos, nos vienen a indicar que esta planta, por los motivos que fueran, se asociaba a las mujeres.

Y la pregunta final sería ¿Convólvulus o Aristolochia? Y la respuesta podría ser otra pregunta ¿Por qué no ambas?

En mi opinión las plantas que se enroscan al papiro son Convólvulus Arvensis, correhuelas, campanillas de los senderos, sin lugar a dudas. Pero queda patente que estas campanillas no se parecen en nada a las hojas acorazonadas o triangulares de las guirnaldas y los kioscos.

Las dos familias principales podrían muy bien ser Convolvulus y Aristolochias, pero como ha quedado demostrado, no estaríamos hablando de una sola división de cada especie, sino que ambas presentan una gran variedad de formas de hojas, flores, bayas y frutos.

Por todo lo expuesto anteriormente, la teoría que propongo es que se trata de dos plantas como mínimo, que creemos haber identificado, y de las cuales hay ejemplos representados que no ofrecen duda sobre su familia o especie.

Independientemente de que Convolvulus Arvensis y Aristolochia Clematitis sean las favoritas, y las más documentadas, la diversidad de formas que se nos muestran podría hacer pensar también que quizás recurrían simplemente a las plantas rastreras y trepadoras que tenían a mano para confeccionar las guirnaldas y recubrir y dar sombra a los kioscos de parto. Y las representaciones serían, como suele suceder en muchos aspectos del arte egipcio, una idealización del natural buscando la belleza o armonía de la escena.

Esta sería mi propuesta, pero en este, como en tantos otros fascinantes temas, habrá que seguir investigando.

 

 

Por Rosa Pujol 

Whatsapp
Telegram