La colección egipcia de la familia Matthews-Beyens
Por Olga Navarro Cía
19 julio, 2023
Colección egipcia de la familia Matthews-Beyens
Modificación: 19 julio, 2023
Visitas: 953

Los estudios de colecciones egipcias privadas desde el siglo XIX hasta hoy en día son más bien escasos, si los comparamos con aquellos relacionados con museos y colecciones públicas. Esto se debe, sobre todo, a la dificultad de acceso a sus fondos, así como a la problemática que ofrecen las piezas dudosas y las falsificaciones que las integran.

El comienzo de la fascinación por Egipto surge en época clásica, pero su desarrollo, tal y como hoy en día lo conocemos, es fruto de diferentes acontecimientos históricos sucedidos a partir de finales del siglo XVIII: la expedición científico-militar de Napoleón a Egipto, la inauguración del Canal de Suez, el descubrimiento de la tumba de Tutankhamón, así como las exposiciones temporales relacionadas con éste último. Otros eventos como el desarrollo del cómic o del cine harán que la egiptomanía se propague por todo el mundo.

Por medio del estudio de esta colección privada, se obtiene un conocimiento más concreto sobre el coleccionismo reciente, en relación directa con el estatus del coleccionista y, como sucede en este caso, con los trabajos diplomáticos en Egipto, en conexión con la adquisición de objetos arqueológicos egipcios tanto en el siglo XIX como en el siglo XX.

 

Genealogía. Realizada por la autora

 

Origen y desarrollo de la colección egipcia de la familia Matthews-Beyens

En base a la genealogía más arriba expuesta, se va a realizar un recorrido por la historia de la familia (y por tanto de la colección), desde sus orígenes hasta el momento actual. La rama de la familia marcada en rojo es la que heredó la colección egipcia, que fue traspasada de padres a hijos a través de la donación en vida hasta hoy en día.

Algunas piezas de la colección egipcia Matthews-Beyens

Barón Eugène Henri Leonard Beyens

El origen de esta colección se debe al Barón Eugène Henri Leonard Beyens, diplomático belga que ejerció su trabajo en Francia y que estuvo relacionado tanto con Napoleón III como con Ferdinand de Lesseps.

En el año 1846, el Barón Eugène decidió entrar en la carrera diplomática siendo destinado a Madrid, donde conoció a la hija del Conde de Valencia, Doña Mercedes Alcalá Galiano y Valencia (amiga de Eugenia de Montijo, posterior Emperatriz de los franceses), con la que se casó el 29 de junio de 1851 (el año anterior le fue concedido, a solicitud del Rey Leopoldo, el título de Barón por parte del Duque de Saxe-Coburgo-Gotha), siendo transferido ese mismo año a la legación belga en París. En febrero de 1864 fue nombrado ministro plenipotenciario.

Doña Mercedes Alcalá Galiano y Valencia era dama de corte de la Emperatriz y junto con el Barón Beyens eran invitados a pasar largas temporadas tanto en Compiènge como en Fontainebleau. Esta relación tan estrecha entre ambas mujeres tuvo como fruto una serie de regalos de la Emperatriz hacia Doña Mercedes, entre los cuales destaca un cofre florentino de caoba y ébano con apliques de ormolu y piedras duras, que por descendencia pasó a su hijo el Barón Hubert Gaspard Marie Paul Emile Beyens que, a su vez, sería heredado por su hija la Baronesa Consuelo Albertine Nicole Marie Beyens.

No se ha encontrado información sobre si el matrimonio Beyens acompañó a la Emperatriz a la inauguración del Canal de Suez en el año 1869, o si visitó Egipto y el canal en algún momento, aunque la posesión de acciones de la Compañía Universal del Canal de Suez y la noticia por parte del Barón Jack Matthews-Beyens en relación con un viaje realizado por uno de sus antepasados al lugar, así parece confirmarlo. Sin embargo, lo que sí sabemos es que el núcleo de la colección egipcia de la familia tiene su génesis en este momento (se desconoce la forma de adquisición de las mismas, quizás regalos por parte de la pareja imperial, por otros coleccionistas o a través de compra en anticuarios o subastas; aunque no existen documentos que así lo confirmen).

En esta época la colección estaba formada por 76 piezas egipcias entre las que destacan una escultura de Tutmosis III, un dios Nefertum y un portador de ofrendas ambos en bronce, una cabeza de Sacmis (Sejmet), un escarabeo alado decorado y una máscara funeraria de yeso (hoy en día en el Museo Egipcio de Barcelona), entre otras. De los objetos que conformaban este acervo inicial, se han detectado durante el estudio varias falsificaciones y piezas dudosas.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que Eugenia de Montijo era prima de Ferdinand de Lesseps, el promotor del Canal de Suez. Fue a través de la Emperatriz que éste consiguió el apoyo diplomático por parte de Francia para la construcción del canal. No cabe duda de que ciertas piezas arqueológicas egipcias entraron a formar parte de las colecciones de la Emperatriz a raíz de esta visita al país del Nilo.

Barón Hubert Gaspard Marie Paul Emile Beyens

El 3 de mayo de 1861 nacería el Barón Hubert Gaspard Marie Paul Emile Beyens, quien a edad adulta, por su gran bagaje cultural, dirigirá varias exposiciones internacionales en Bruselas, siendo la más importante la que se celebró en el año 1897, cuyo éxito fue significativo; posteriormente, por sus trabajos realizados tanto en España como en Francia, fue distinguido con el título de Caballero de la Orden Española de Carlos III, otorgado por el Rey Alfonso XIII y la Cruz de la Legión de Honor por el Gobierno de Francia.

Desde comienzos de 1900 se trasladó a Buenos Aires, lugar en el que establecería su residencia. Fue aquí donde conoció anteriormente a su futura esposa, Doña Josephine Aline Herminie de Mott, con la que contrajo matrimonio el 14 de agosto de 1889. La Baronesa Beyens recibió del Rey Alberto de Bélgica la Medalla de la Reina Elisabeth, por su labor como secretaria de la Unión de Mujeres en Buenos Aires en el año 1919.

El Barón Hubert mantuvo relación con los intelectuales de la época tanto en Argentina como en Europa. Su interés por el arte en general (y la pintura en particular) y por la poesía hizo que participara en numerosas tertulias sobre dichas disciplinas y publicara artículos.

No cabe duda de que por su bagaje cultural y por su dedicación a las artes, el Barón Hubert fue el descendiente más indicado para conservar la colección de la familia, entre cuyos objetos se encontraban las piezas arqueológicas egipcias reunidas por sus padres.

Baronesa Consuelo Albertine Nicole Marie Beyens

La Baronesa Consuelo Albertine Nicole Marie Beyens nació en Ixelles (cerca de Bruselas) el 19 de mayo de 1904, poco antes de que su familia se trasladara a Buenos Aires. En su niñez y juventud, recibió una exquisita educación basada en el arte y las letras que le llevó a ganar, en 1920, el primer premio de la Biblioteca del Consejo Nacional de Mujeres en Buenos Aires, consistente en una medalla de oro en la categoría de comedia.

El 21 de marzo de 1928 contrajo matrimonio con el diplomático argentino Carlos Sheridan Matthews y el 17 de febrero de 1930 nació en Bruselas su primer hijo, el Barón Jack Matthews-Beyens, y unos años más tarde lo hizo su hermano, el Barón Jorge Matthews-Beyens, el 1 de abril de 1934 en Vigo.

Tras la muerte de su marido, la Baronesa acompañó a sus hijos en todos los desplazamientos que realizaron como consecuencia de la carrera diplomática que comenzaría su hijo mayor, cuya labor fue desempeñada en diferentes países del área mediterránea como Argelia, Egipto, Marruecos y Pakistán, entre otros.

En cuanto a la colección egipcia, ésta fue legada en vida, por su padre, directamente a la Baronesa. Su gusto por las bellas artes y por la cerámica hizo que, durante los viajes diplomáticos de su hijo mayor, acrecentara la colección de la familia con numerosas cerámicas adquiridas en los países donde éste estuvo destacado.

Antes de fallecer el 27 de noviembre de 1987, la baronesa legó en vida a sus hijos la colección de la familia, la cual fue acrecentada con varios cientos de piezas; sin embargo, posteriormente, debido a la falta de espacio o a carencias económicas, empezaron a vender en subastas y anticuarios, intercambiar y regalar parte de los muebles y piezas arqueológicas (egipcias o no), dando lugar a una disgregación paulatina de la colección que perduró hasta el fallecimiento del Barón Jack.

Barón Jorge Matthews-Beyens

Durante su estancia en El Cairo, el Barón Jorge Matthews-Beyens formó parte de una especie de sociedad secreta de “estudios profundos” denominada “La Fraternidad de Ancianos” para la búsqueda de explicación no ortodoxa a las pirámides y otros misterios egipcios, alejándose de la arqueología oficial. Durante esta estancia adquirió gran parte de la colección egipcia y, en menor medida, fueron compradas piezas por su madre la Baronesa Consuelo y su hermano el Barón Jack, último poseedor de la colección fallecido en 2017.

El Barón Jorge fue, sobre todo, un estudioso del arte faraónico, el cual le fascinaba. Tuvo la oportunidad de excavar en Egipto en la zona de Quena y entabló relación con el, en aquel momento, director del Museo Egipcio de El Cairo.

Barón Jack Matthews-Beyens

Como se ha comentado anteriormente, uno de los destinos a los que fue enviado el Barón Jack, fue la embajada argentina en Egipto. Allí permaneció desde abril del año 1968 hasta el 4 de julio de 1970.

A su llegada a El Cairo, la familia alquiló un piso ubicado en el barrio de Zamalek. Éste perteneció a la familia del Rey Farouk y estaba situado a dos manzanas de la embajada. Algunas de sus habitaciones estaban destinadas única y exclusivamente a contener y mostrar las colecciones de la familia; por ejemplo, una contenía las piezas egipcias legadas y aquellas que comenzaron a adquirir durante su estancia en el país del Nilo. También, alquilaron una casa  a 40 kilómetros de Alejandría (en la costa) a la cual acudían todos juntos los fines de semana. Al igual que su hermano y su madre, el Barón Jack adquirió piezas egipcias, aunque en menor cantidad y desigual valor (siendo algunas burdas copias y falsificaciones). Entabló amistad (como había hecho su hermano) con el, en aquel momento, director del Museo de El Cairo, estando éste al tanto de las piezas que habían adquirido y que sacaron del país, una vez terminado su trabajo en la embajada. La relación del Barón Jorge con las excavaciones en la zona de Quena viene dada por la amistad que tanto los dos hermanos como la Baronesa Consuelo tenían con la esposa del embajador argentino, la cual le presentó a los egiptólogos americanos (tuvieron la suerte de ver como excavaban en la barca funeraria del Rey Keopes). Todas las semanas su madre y el Barón Jack iban a Khan el Khalili, Saqqara, Menfis y Alejandría para adquirir piezas. Tenían para ello varios proveedores: Faty, que les conseguía las mejores piezas y los hermanos Boutros en Khan el Khalili que les sacaban enormes canastas repletas de objetos (muchos de ellos falsificaciones); sólo una vez compraron en anticuario y fue para adquirir una mortaja de lino de época faraónica que fue devuelta inmediatamente. Por otra parte, algunas de las piezas fueron encontradas “por casualidad” enterradas en la arena (una máscara grande de madera en Menfis) y parte de los escarabeos que fueron encontrados en el camino hacia Sidi Kreyr; otras fueron adquiridas en pequeños pueblecitos cercanos al Wadi Natrum, como la mayoría de los tejidos coptos (adquirieron 40), de los cuales no queda ningún ejemplar ya que fueron reglados, vendidos o intercambiados por otras piezas de mayor interés.

En el terreno del coleccionismo, el Barón Jack no era un coleccionista especializado, aunque sí apasionado. Era un comprador compulsivo que adquiría y atesoraba piezas de naturaleza dispar en el momento en que le interesaban, por lo que esta personalidad tan caprichosa le llevó a crear varias colecciones que, posteriormente, serían vendidas para invertir en lo que en ese momento le llamaba más la atención, o intercambiadas (colecciones enteras o sólo algunos objetos) con otros coleccionistas particulares para alcanzar ese objetivo.

Al contrario que su hermano y su madre, él no tenía conocimientos sobre lo que adquiría sino que se guiaba, sólo y exclusivamente, por la atracción estética, dando esto lugar, sobre todo en lo que refiere a la colección egipcia, a la compra o intercambio de piezas falsas y copias sin ningún valor de tipo económico o histórico-artístico; de hecho, casi todas las falsificaciones y copias detectadas en la colección le pertenecían.

En definitiva, el Barón Jack representaba la 5ª generación de coleccionistas dentro de la familia, de la que heredó el gusto por coleccionar.

Clasificación de las piezas de la colección

La colección estaba formada por alrededor de 650 piezas, de las cuales han sido estudiadas 414 para la tesis doctoral. Todas ellas han sido clasificadas en base a su tipología y según su función: Utensilios e instrumentos; recipientes; escarabeos y escaraboides (recoge los escarabeos alados); relieves y elementos arquitectónicos; esculturas, estatuillas y figuritas; equipamiento funerario; amuletos; elementos de joyería y adorno; numismática; miscelánea; falsificaciones y copias; piezas dudosas y piezas no egipcias.

Para una mejor comprensión de las piezas que se exhiben en la presente exposición temporal (un total de 64 objetos pertenecientes a la colección egipcia de la familia Matthews-Beyens y 3 que no pertenecen a la colección pero que sirven para completar alguna de las secciones), se opta por un discurso museológico que abarca siete secciones temáticas, las cuales acercarán al visitante de manera rigurosa y sencilla a diversos aspectos relacionados con la civilización del antiguo Egipto. Estas secciones son las siguientes: la familia Matthews-Beyens; arte egipcio; estética y belleza; religión y magia egipcia; falsificaciones y copias; piezas dudosas y la recepción del antiguo Egipto en los siglos XIX a XIX (grabados y libro antiguo).

La carencia de obra de gran formato, se ve suplida por la calidad de algunos de los objetos y por su cantidad, todos ellos de tamaño pequeño. Esto es comprensible si pensamos que la familia viajaba con ellos en todos los traslados (por lo que necesariamente tenían que tener estas dimensiones).

 

Autora Olga Navarro Cía
Coordinadora de la sección de Historia de la Egiptología

Whatsapp
Telegram