Howard Carter
Por José Antonio A. Sancho y Gerardo Jofre
1 marzo, 2006
Modificación: 16 febrero, 2017
Visitas: 5.104

Howard Carter

Kensington 9-5-1874/Londres 2-3-1939

Fue el menor de los once hijos de Samuel John Carter y Martha Joyce Sands.

Siendo un niño enfermizo (padecía de hernias), sus padres consideraron que Londres no era el lugar más idóneo para él y decidieron trasladarlo a Swaffham, North Norfolk, en donde residían sus tías solteras, Kate y Fanny Carter, quiénes acabarían siendo las encargadas de su educación al margen del colegio del lugar. El interés por el arte por parte de sus tías y padre, un reconocido pintor de animales, acabó influyendo en Carter, y con motivo de un trabajo que realizó su padre en la ciudad de Sandringham, pronto fueron conocidas sus aptitudes artísticas por la familia Amherst, muy interesada por el arte egipcio, y patrocinadora de las excavaciones que el egiptólogo de la Egypt Exploration Found, P.F. Newberry, realizaba en Egipto. Cuando Newberry solicitó a la sra. Amherst un dibujante que realizase el copiado de las paredes de las tumbas en las que estaba trabajando de Beni-Hasan y el-Bersha, esta no dudó en recomendarle al joven Carter, y con 17 años, ya se le presentó la oportunidad de viajar por primera vez a Egipto. Un año después, en 1892, W.M.Flinders Petrie conocedor del buen trabajo que había desarrollado, lo llamó para realizar igual tarea en el templo de Hatshepsut en Deir el-Bahari, para ser allí dónde Carter tuviese la oportunidad de iniciarse en labores arqueológicas, e interesarse ya profesionalmente por la egiptología.

Su trabajo no debió pasar desapercibido al por entonces Director General de Antigüedades del gobierno egipcio, Gaston Maspero, y en 1899, le nombraba Inspector General de los Monumentos del Alto Egipto y Nubia. A esa tarea se encomendó en los próximos tres años, siendo el encargado de dirigir las restauraciones de los templos de Tebas, Edfú y Kom-Ombo, e instalar la luz eléctrica por primera vez en Abu Simbel y seis tumbas reales del Valle de los Reyes. En 1902, muy interesado por probar fortuna ya como excavador, convenció al rico mecenas norteamericano Theodore Davis para que le costeara las excavaciones que quería realizar en el Valle de los Reyes, su gran pasión, y con tan notable fortuna, que consiguió descubrir las tumbas de Userhet (KV45), In (KV60) y Thutmose IV (KV43).

En 1903 fue enviado a Saqqara como inspector para el Medio y Bajo Egipto, y en 1904, tras un incidente que tuvo en el Serapeum con un grupo de turistas franceses en el que acabaron siendo golpeados por los empleados de Carter, éste terminó dimitiendo de su cargo ante las presiones del Cónsul General de Francia en Egipto.

Tras unos años en los que se dedicó a pintar paisajes, traficar con antigüedades, y ser intérprete de turistas, en 1906 era llamado por Davis para dibujar los objetos que éste acababa de descubrir en la tumba de Yuya y Tjuyu (KV46) en el Valle de los Reyes. Fue entonces cuando Carter mostró interés por cierto rey mencionado en unas copas de fayenza que Davis había descubierto en el Valle, y cuando Gastón Maspero le presentó en 1907 al rico conde inglés, Lord Carnarvon, interesado por financiar las excavaciones que se llevaban a cabo en Egipto, no tardó en proponerle la búsqueda de la tumba de tan desconocido rey: Tutankhamón. A esa tarea se encomendó en los próximos años, hasta que el estallido de la 1ª Guerra Mundial le obligó a pasar a formar parte del departamento de inteligencia inglés en El Cairo. Finalmente en el invierno de 1917-1918, Carter podía retomar su tarea en el Valle de los Reyes aunque no con el éxito esperado, y por ello, no pocas vicisitudes con Carnarvon, hasta que el 5 de noviembre de 1922 descubría el primer escalón de su tumba bajo la entrada de la de Ramsés (VI). Aquél resultó ser el primero de una serie de escalones que le conducirían a una puerta sellada en la que estaban inscritos 6 sellos ovales; 5 con el nombre del rey. El resto es sobradamente conocido. El milagro se produjo, y no hubo de pasar mucho tiempo para descubrir que tal hallazgo arqueológico acabara siendo el más famoso e importante efectuado jamás en Egipto, y probablemente en el mundo.

Durante los próximos 10 años, Carter se dedicó junto a un nutrido grupo de especialistas a catalogar y preservar los más de 5000 objetos hallados en la tumba como nunca antes se hiciera en Egipto. Pero con la finalización de tan formidable tarea y el olvido al que fue sometido tras una década de notable fama, la salud de Carter hizo mella en él entrando en un estado depresivo que acabó conduciéndole al tráfico de antigüedades y guía de turistas lo cuál le impediría publicar formalmente el resultado de su hallazgo.

En el estado de deterioro en el que muchos de los grandes suelen finalizar sus días, Howard Carter moría de fallo cardiaco en Londres el 2 de marzo de 1939 a la edad de 64 años y su cuerpo sepultado en el cementerio londinense de Putney Vale.

Bibliografía

  • Carter, H., Rapport sur une découverte à Louxor, n°1, pp. 191, ASAE, Le Caire, 1900.
  • Carter, H., Maspero, G., Report on Tomb-Pit Opened on the 26th January 1901, in the Valley of the Tombs of the Kings between n°4 and n°28, n°2, pp. 144-145, ASAE, Le Caire, 1902.
  • Carter, H., Report on Work Done at the Ramesseum during the Years 1900-1901, n°2, pp. 193-195, ASAE, Le Caire, 1902.
  • Carter, H., Report upon the Tomb of Sen-Nefer Found at Biban el-Molouk near that of Thotmes III n°34, n°2, pp. 196-200, ASAE, Le Caire, 1902.
  • Carter, H. y Maspero, G., Report on the Tomb of Mentuhotep Ist at Deir el-Bahari, Known as Bab el-Hoçan, n°2, pp. 201-205, ASAE, Le Caire, 1902.
  • Carter, H. y Bissing, F. W. von y Lacau, P. y Maspero, G., Report on the Robbery of the Tomb of the Amenothes II, Biban el Moluk. I.-II., Procès-verbal d’examen du corps du pharaon Aménothès II, n°3, pp. 115-121, ASAE, Le Caire, 1902.
  • Carter, H., Maspero, G., Report of Work Done in Upper Egypt (1902-1903). I, Edfou Temple. II, Kom Ombo. III, Excavations. IV, Stela of Taharka, n°4, pp. 171-180, ASAE, Le Caire, 1903.
  • Carter, H. y Newberry, P.E., The Tomb of Thoutmôsis IV, Theodore M. Davis Excavations, Bibân el Molûk 1, A. Constable, Westminster, 1904.
  • Carter, H. y Legrain, G., Report of Work Done in Upper Egypt (1903-1904). I, Tomb of Seti I. II, Tomb of Merenptah. III, Tomb of Queen Hatshepsu. IV, Tomb of Seti II. VI, Tombs of Queens. VII, Deir el-Bahari. VIII, Sheikh Abd-el-Goorneh. IX, Medinet Habou. X, Kouft. XI, Negadeh. XII, Gobbet-el-Howa (Aswan), n°6, pp. 112-129, ASAE, Le Caire, 1905.
  • Carter, H. y Naville, H. E. y Davis, T.M., The Tomb of Hâtshopsîtû, Theodore M. Davis’excavations, Bibân El Molûk, A. Constable, Londres, 1906.
  • Carter, H., A Tomb Prepared for Queen Hatshepsuit Discovered by the Earl of Carnarvon (October 1916), n°16, pp. 179-182, ASAE, Le Caire, 1916.
  • Carter, H. y Gardiner, A. H., The Tomb of Ramesses IV and the Turin Plan of a Royal Tomb, n°4, pp.130-158, JEA, Londres, 1917.
  • Carter, H. y Cruttenden Mace, A., The Tomb of Tut-Ankh-Amen, 3 vol., Cassell, Londres, 1923-1933.
  • Carter, H., The Tomb of Tut-ankh-amen, Statements, as to the events which occured in Egypt in the winter of 1923-24, leading to the ultimate break with the Egyptian government, Cassell, Londres, 1924.
  • Carter, H. y Mace, A. C., The Tomb of Tut-Ankh-Amen, Cassell, Londres, 1927-1930. (Editado en español por Ediciones Destino)
  • Carter, H. y Wiznitzer, M., La fabuleuse découverte de La tombe de Toutankhamon, G. Watelet, Paris, 1978.
  • Carter, H., Personal diaries of the first excavation season in the tomb of Tutankhamun, 1922-3, n°32, pp. 9-36, DE, Oxford, 1995.
  • Carter, H., Unpublished notes and papers, Griffith Institute, Oxford.

Sobre Howard Carter

  • James, T. G. H., Howard Cárter: the path to Tutankhamun, Londres, 1992.
  • Reeves, N. y Taylor, J., Howard Cárter before Tutankhamun, Londres, 1992.
Whatsapp
Telegram