Entrevista a Isabel Izquierdo, Directora del Museo Arqueológico Nacional
Por Nieves García Centeno
8 julio, 2023
Isabel Izquierdo, directora del MAN, en Guiza
Modificación: 7 mayo, 2024
Visitas: 3.966

“Con la última reforma del MAN, en 2014, la superficie de uso público aumentó un 44 por ciento”

“Uno de los grandes objetivos es reposicionar el Museo en la red de instituciones arqueológicas y museísticas del país (…), como lugar de acogida y debate para los profesionales de la arqueología y el patrimonio, un espacio inspirador, que emocione y eduque”

“En lo que va de año, 165.000 personas han visitado ya la colección egipcia-nubia”

 “El cierre de salas es un problema que se arrastra desde años y tiene que ver con el déficit crónico de vigilantes, provocado por la crisis económica, la no reposición de efectivos, el envejecimiento de la plantilla y las jubilaciones”

“Como arqueóloga y conservadora de museos, Egipto es un territorio mítico y el viaje para conocer esta admirable cultura de la antigüedad es obligado”

“La potencia y el alto nivel científico de los proyectos españoles en Egipto son realmente destacables”

“La historia y la arqueología proporcionan claves de entendimiento para los procesos sociales. Conocer los antecedentes para comprender el presente me parece imprescindible (…), activan nuestra curiosidad, nuestra capacidad de comprensión, nos convierten en mejores personas”

 

19 junio 2023.- Isabel Izquierdo Peraile (Valencia, 1970) fue nombrada el pasado 15 de abril directora del Museo Arqueológico Nacional (MAN) por el Ministerio de Cultura y Deporte. Como nos informa la página web del Museo, es Doctora en Historia y autora de más de un centenar de publicaciones especializadas en arqueología y museos, con especial dedicación al estudio de la cultura ibérica, la arqueología de género y la planificación museológica. Una trayectoria profesional que ha compaginado con la faceta de investigación, docencia y difusión de la arqueología y con la gestión cultural y museística. De hecho, desde hace más de veinte años es Conservadora de Museos del Estado y estuvo coordinando el proceso de reforma integral del Museo Arqueológico Nacional entre 2002 y 2014.

AE.- Muchas gracias por aceptar esta entrevista para Amigos de la Egiptología. Su llegada al MAN no le resulta nueva pues desde hace años ha estado implicada, sino en su gestión directamente, en su renovación o adaptación. ¿Qué le ha aportado al centro esta reforma, era tan necesaria, aunque ya hayan pasado más de diez años de ello? y ¿qué es necesario seguir haciendo para que este Museo Arqueológico Nacional se mantenga como uno de los más importantes a nivel nacional? ¿Cuáles son los proyectos más inmediatos y a largo plazo que quiere encarar?

Muchas gracias a vosotros por vuestro interés. La reforma del Museo Arqueológico Nacional, inaugurada en 2014, culminó un largo y complejo proceso iniciado en 1999. Ha sido la única reforma integral del histórico edificio del MAN, desde la creación del museo. Personalmente, la coordinación de este proyecto ha sido mi mejor experiencia profesional como conservadora de museos, gestora de proyectos y arqueóloga, trabajando con grandes objetivos y un equipo de grandes profesionales, de dentro y fuera de la Administración. La remodelación aportó, en resumen, una distribución racional de los espacios, accesibilidad, actualización de instalaciones, confort y seguridad y aumentó la superficie construida del museo hasta los actuales 30.600 m2. Fue el público el que sobre todo ganó con estas mejoras: a él fueron destinados la mayor parte de los nuevos espacios y servicios, ya que la superficie de uso público aumentó un 44%, con una nueva área de acogida, cafetería, tienda, taller didáctico y mayores espacios de exposición o para salones de actos. Dentro del conjunto de actuaciones que llevamos a cabo, la nueva instalación de la exposición permanente permitió la inclusión de colecciones que antes no estaban expuestas, la mejora de los sistemas expositivos, con especial atención a la accesibilidad física y cognitiva, o la actualización del discurso museográfico, aspectos todos visibles en la actual presentación, con 9.250 m2 y más de 13.000 bienes de extraordinaria calidad.

Por tanto, la reforma aportó la ansiada modernidad al magnífico edificio histórico, al contenedor. El próximo 1 de abril de 2024 cumplirá ya una década. Los grandes objetivos ahora deben situarse en mejorar los servicios públicos, reposicionar el Museo en la red de instituciones arqueológicas y museísticas del país, favorecer y mejorar el conocimiento de las colecciones, su estudio y transmisión a futuras generaciones, reforzar el equipo y la gobernanza de la institución, así como sentar las bases para mejorar el modelo de gestión de este gran museo.

La trayectoria, experiencia de la institución, la estructura organizativa del equipo, las extraordinarias colecciones y este gran edificio permiten soñar con una institución de referencia en nuestro país en el ámbito del patrimonio arqueológico, en diálogo permanente con entidades de muy diversos territorios, un lugar de acogida y debate para los profesionales de la arqueología y el patrimonio, un espacio inclusivo y confortable, inspirador, que emocione y eduque, un lugar de trabajo amigable, colaborativo, y una referencia en la visita a la ciudad de Madrid para el turismo interesado en la cultura.

Isabel Izquierdo en Egipto (2006)

2.- Las salas egipcio-nubias siempre han sido y son de las más visitadas, y, teniendo en cuenta la fascinación que la Egiptología o el Egipto antiguo ejerce en el público, poniendo como ejemplo el caso de ciudades o capitales del mundo en las que sus colecciones egipcias son especialmente cuidadas. ¿Considera que el MAN está en este sentido a la altura? Sería interesante si nos aportara datos cuantitativos.

La colección de Egipto y Nubia comprende unos 14.500 bienes dentro del conjunto de la colección del MAN, de los cuales exponemos 614 piezas, aproximadamente un 4,2% de esta colección. Las colecciones fundacionales formaban ya parte de la colección de Pedro Franco Dávila y posteriormente del Real Gabinete de Historia Natural de Carlos III, así como del Museo de Antigüedades de la Real Biblioteca Pública, de manera que están presentes desde el inicio de la institución y han ido creciendo mediante compras, donaciones, permutas y algunos depósitos. Este museo posee la mayor colección representativa de estas culturas en España, desde la Prehistoria hasta época romana y medieval, con objetos vinculados a la vida cotidiana, el mundo religioso y funerario, procedentes de excavaciones arqueológicas sistemáticas realizadas en Ehnasya el Medina (Heracleópolis Magna) y en diversos yacimientos nubios. Pero lógicamente, a nivel internacional otras instituciones como el British Museum, el Louvre, el Neues Museum de Berlín o el Museo Egipcio de Turín, poseen mayores y mejores colecciones egipcias, debido principalmente a que los estudios de Egiptología nacieron antes allí y por tanto su tradición es mucho más longeva que la española.

La visita a Egipto es un must en el museo. Un magnífico recorrido por los grandes temas de esta civilización, apoyado en ricas colecciones de formatos y materiales diversos, sin olvidar la propia aportación de este museo a su investigación. Se trata de una instalación museográfica atractiva y muy demandada en el museo: el año pasado cerca de 11.000 personas visitaron en grupo, tanto de escolares, como de adultos, las salas de Egipto. Y en estos primeros cinco meses de 2023 ya hemos contabilizado 9.735 visitas en grupo específicamente a las salas egipcias. Con respecto al público individual, podemos estimar que si hasta comienzos de junio de este 2023, 205.550 personas visitaron nuestro museo y en torno al 80% del público visitante del MAN visita las salas egipcias, podemos intuir una cifra cercana a los 165.000 visitantes en lo que va de año. Por tanto, se trata de una colección muy apreciada y valorada por la audiencia del MAN.

Isabel Izquierdo en Egipto (2006)

3.- Nos consta que las charlas periódicas, la llamada Pieza del Mes, etc., es un plus que se realiza desde hace años, pero, sobre todo, la explosión de las redes sociales, ¿qué le parece, considera que son una ventaja, que acercan al MAN en mayor medida al público?

Las actividades de difusión y citas culturales sobre el antiguo Egipto han sido un éxito históricamente en el museo. Son una apuesta segura. Un ejemplo reciente son los eventos desarrollados el pasado año en torno a dos efemérides mundiales de la egiptología “1822-1922-2022 Champollion-Tutankhamón” o las visitas guiadas, exclusivas y combinadas al Templo de Debod de Madrid + Salas de Egipto del MAN. La fascinación y admiración por esta antigua civilización, que ya se documenta en Grecia y Roma, continúa en el presente. La imagen mítica y evocadora del antiguo Egipto pervive y en esta línea, todas las actividades que programamos en el museo, para distintos tipos de público, más o menos especializado, tienen mucho éxito.

Las redes sociales proyectan toda esa programación y son un instrumento básico de conexión e interacción con los distintos públicos, especialmente jóvenes y adultos. Todas las publicaciones en redes dedicadas a anunciar tanto las conferencias, como las visitas o talleres englobadas en las efemérides de Egipto han tenido un número mayor de interacciones que las dedicadas a otras materias durante esos mismos meses. Concretamente, la publicación dedicada al descubrimiento de la tumba de Tutankhamón del día 4 de noviembre de 2022 fue la más exitosa del mes en Twitter e Instagram. Considero, en definitiva, que las redes sociales son hoy mucho más que una ventaja, son un medio imprescindible para la comunicación e interlocución con los públicos, cuya programación debe enmarcarse dentro de una estrategia global de comunicación del museo. En ello estamos…

4.- Se sabe que el año pasado varias salas se tuvieron que cerrar por falta de personal. ¿Cómo está esta situación en la actualidad?

La situación está en vías de solución, ya que estamos esperando la contratación de personal de atención en sala en el Ministerio, una vez ha sido publicada la Oferta de Empleo Público de personal laboral de la Administración General del Estado el pasado 31 de mayo. El MAN, por su gran escala, todavía tiene 10 salas cerradas de la exposición permanente y es un tema realmente muy doloroso para la institución y su público visitante. Es un problema complejo, que se arrastra desde años atrás y tiene que ver con el déficit crónico de vigilantes en los museos estatales, provocado por la crisis económica, la no reposición de efectivos, el envejecimiento de la plantilla y las jubilaciones. Esperemos que la inminente contratación de trabajadores para reforzar las plantillas de los museos nos permita abrir todo el espacio público del MAN en las próximas semanas.

5.- Por otro lado, hay muchas piezas egipcias en el MAN que no están expuestas. ¿Sigue siendo debido a un problema de espacio? ¿Se podrían llevar a otros museos en el país de forma que Egipto pudiera estar presente en otras ciudades, o incluso con exposiciones temporales? De todas formas, nos consta que este no es solo un problema de las piezas egipcias, sino a nivel general, de cientos de hallazgos en excavaciones que deben quedarse en los almacenes de los museos por falta de espacio para ser expuestas e incluso investigadas. ¿Qué le parece, cómo se podría solucionar? ¿Las Universidades podrían implicarse en este aspecto?

Un museo es mucho más que una sala de exposición y las colecciones en las áreas de reserva no son un problema, al contrario, forman parte del concepto de museo; en realidad estas zonas vienen a ser el corazón del museo: un laboratorio de estudio e investigación de las colecciones. Por supuesto, no todas las colecciones que se encuentran en las áreas de reserva de los museos son válidas para su exposición. Hay distintos tipos de museo, de escala, vocación y misión diferenciada. No hay una única solución para la cuestión que plantea puesto que son muchos los factores que entran en juego: el espacio público disponible de los museos es tan sólo uno de ellos. Las colecciones rotan, además, por distintas razones, se analizan, se restauran y se prestan temporalmente, por ejemplo, para la celebración de exposiciones temporales. El estudio de las colecciones (su identificación, documentación e investigación en su contexto histórico-arqueológico) requiere un personal muy especializado que no siempre existe en las instituciones. Se necesita, por tanto, personal especializado y capacitado profesionalmente para el trabajo en el museo, que exige unas competencias específicas. Las colaboraciones con centros de investigación, académicos o no, ha sido continua en la historia de los museos. En el caso del Museo Arqueológico Nacional estas relaciones con el CSIC, la Universidad y otros centros y agentes de investigación siempre han sido muy fructíferas para el conocimiento de la colección. No puedo olvidar las colaboraciones con otros museos, asociaciones y fundaciones, públicas y privadas, para el desarrollo de las funciones del museo. Aquí creo que tenemos un camino de mejora todos los museos, también el MAN, para reforzar lazos de colaboración, propiciar sinergias y proyectos conjuntos para dar valor a nuestras colecciones.

6.- Pero no solo el MAN tiene piezas egipcias. De hecho, hay una colección egipcia en el Museo arqueológico de A Coruña, casi un centenar de piezas resultado de las excavaciones en Sudán y Nubia por la misión española, que fueron donadas a finales de los años 60 por la entonces Dirección General de Bellas Artes. Por falta de espacio en el museo coruñés sigue en cajas. Y volvemos a la pregunta anterior, y la impotencia de que el público no pueda disfrutar de colecciones así. ¿Considera que desde la dirección del MAN se podría hacer algo junto con el Ayuntamiento de esta ciudad para que esta colección pudiera ver la luz?

En efecto, la colección egipcio-nubia -76 piezas procedentes de las necrópolis de Nubia- que posee el Museo Arqueológico de A Coruña es fruto del rescate que desarrollaron equipos españoles en dichos yacimientos, recuperando un interesante conjunto de materiales en soportes diversos que evoca las creencias y los ritos funerarios de la cultura nubia. Desconozco las posibilidades del citado museo en cuanto al estudio y puesta en valor de esta colección, que verdaderamente exige un conocimiento especializado. Dentro del Plan de actuación del museo, y con las prioridades que tiene la propia colección egipcia del MAN, estudiaremos en el futuro una posible colaboración para dar mayor visibilidad a esta colección que ilustra ese interesante momento inicial de los estudios de la Egiptología española, que coincide, además, con otra efeméride reciente (2022) sobre el montaje del Templo de Debod, en Madrid, relacionado en su origen con estas colecciones funerarias nubias cuya titularidad y gestión corresponde al Museo Arqueológico de A Coruña.

7.- Nos gustaría saber si se va actualizar el CERES, el catálogo on line.

En el Museo Arqueológico Nacional hay un continuo proceso en marcha de documentación de nuestras amplias colecciones. Es un trabajo estructural y continuo que avanza lenta pero inexorablemente, en una gran colección de fondos museográficos y documentales como esta. De manera constante se realizan campañas de fotografiado y descripción de piezas, de acuerdo con las necesidades y planificación de los distintos departamentos de colecciones y documentación del museo. Es una tarea ingente que exige una programación de recursos a medio y largo plazo. El museo opera en este sentido dentro del Sistema integrado de documentación y gestión museográfica DOMUS. Y el paso siguiente, en abierto, en el catálogo colectivo en línea CER.ES (Colecciones en Red), se actualiza periódicamente y se vuelca la información actualizada. Es inminente en estos días la nueva actualización que supone, en relación con los registros de noviembre de 2022, un incremento de 8.625 registros (correspondientes a 6.914 fondos documentales y 1.711 fondos museográficos), cifrado globalmente en un 15,43%, con 14.222 nuevas imágenes publicadas en CER.ES. La actualización del catálogo en línea del MAN es una prioridad para mejorar el conocimiento de nuestra colección, como servicio público.

8.- Y, como nuestros seguidores son amantes de la Egiptología, muchos egiptólogos, nos gustaría saber si conoce Egipto, si ha ido más de una vez, como turista, o si ha tenido oportunidad de hacerlo como profesional.

Estuve como turista en 2006 en un viaje maravilloso que me permitió conocer algunos de los grandes museos, monumentos, paisajes culturales y yacimientos egipcios. Por supuesto me fascinó. Como arqueóloga y conservadora de museos, Egipto es un territorio mítico y el viaje para conocer esta admirable cultura de la antigüedad es obligado. Recuerdo con especial emoción el recorrido por el río Nilo, fuente de vida y prosperidad, que desempeñó un papel tan esencial en el desarrollo de la civilización egipcia; las visitas a las tumbas del Valle de los Reyes, la experiencia de contemplar los templos excavados en la roca de Abu Simbel –fue en diciembre, amanecía y apenas había visitantes en los templos-, en realidad, todo el conjunto de los monumentos de Nubia, desde Abu Simbel hasta File; las extraordinarias pirámides de Guiza, que están en el imaginario colectivo pero que siempre sorprenden y maravillan, o las salas de los museos de El Cairo o Luxor, con gran cantidad de cultura material extraordinariamente bien conservada. Espero volver en los próximos años, también para conocer el anunciado nuevo Gran Museo Egipcio de Guiza. Y próximamente, en los próximos meses, viajo en visita privada al Museo Egipcio de Turín.

9.- Y, ¿qué le parece la labor de los equipos españoles que cada año acuden allí, recordando que el MAN fue de las primeras instituciones de España que fue a excavar allí y que aún sigue haciéndolo?

Sin duda, es un motivo de orgullo el trabajo continuado de los equipos españoles que desarrollan proyectos de investigación con trabajos de campo anuales en Egipto. Justamente, el mes pasado lo comentaba con el Dr. Fathi Yaseen, director general del Alto Egipto y miembro del Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto, que vino a visitarnos al Museo Arqueológico Nacional. La potencia y el alto nivel científico de los proyectos españoles en Egipto son realmente destacables. Sin ánimo de ser exhaustiva, citaré los trabajos en Oxirrinco (Universitat de Barcelona- IPOA), Heracleópolis Magna (Ministerio de Cultura y Deporte) –en ambos con participación del Museo Arqueológico Nacional-, Proyecto Djehuty y Luxor (CSIC), Sikait y Kom el Khamasin (Universitat Autònoma de Barcelona), Qubbwet el-Hawa (Universidad de Jaén), Templo de Tutmosis III (Universidad de Sevilla), Proyecto 209 (Universidad de La Laguna), Tebas (Universidad de Alcalá de Henares), C2 Project Royal Cache Wadi Survey (Universidad Complutense), entre otros… Son proyectos que cuentan con la financiación de administraciones, entidades públicas o privadas que están apoyando punteras investigaciones.

No puedo olvidar citar la importancia que tiene el Templo de Debod de Madrid, que llega a nuestro país como agradecimiento por la participación de España en el llamamiento internacional de la UNESCO y el salvamento del rico patrimonio nubio que iba a perderse por la construcción de la presa de Asuán. Hoy todavía desde el MAN seguimos realizando actividades en torno al Templo de Debod.

Isabel Izquierdo con el Dr. Fathi Yaseen, del servicio de Antigüedades de Egipto, el pasado 12 de mayo. Foto cortesía del MAN  

10.- Y, si ha podido excavar en otros sitios, ¿cómo vivió esa experiencia, alguna anécdota? ¿Y cómo le empezó su interés por la Historia y por los museos?

Siempre disfruté mucho en las excavaciones. La experiencia del trabajo de campo es inigualable en arqueología, por lo que supone de desafío intelectual, comprensivo, interpretativo, físico también; por la inmersión en un contexto paisajístico y social; por el trabajo en equipo, la convivencia, el diálogo y la curiosidad científica. He excavado en yacimientos de muy distintas cronologías, hasta centrar mi periodo cultural favorito para la investigación: la cultura ibérica. Pero antes participé en campañas en yacimientos medievales, como el Molí del Testar de Paterna (Valencia) –mi primera excavación-, romanos, como en L’ Almoina o la Calle Virgen Misericordia (Valencia), prehistóricos, como La Font del Ros de Berga (Barcelona) o el Puntal sobre la Rambla Castellarda de Liria (Valencia), hasta el poblado ibérico del Castellet de Bernabé de Liria (Valencia). En el exterior, he formado parte de la Misión hispano-marroquí del yacimiento púnico-mauritano de Lixus (Larache, Marruecos). Recuerdo con mucho cariño todas aquellas campañas, con equipos nacionales e internacionales, llenas de momentos divertidos, sorprendentes, mágicos… En las campañas de excavación los días son realmente muy intensos. Hay muchas anécdotas in situ, en torno a la actividad de campo desde el amanecer sobre el terreno, la redacción del diario, después en el laboratorio, con las limpiezas y primeras intervenciones sobre los materiales, dibujos, inventarios; también en los almuerzos, cenas y fiestas de final de campaña. Momentos donde compartir conocimiento, esfuerzo, ilusiones y alegrías… Lo asocio también a mi juventud, por lo que lo tengo sin duda muy  idealizado…

La historia siempre me fascinó desde la Educación General Básica de mi generación. Tuve una buena maestra, Margarita Quintana, que me inculcó su amor por el conocimiento del pasado. Tras el Curso de Orientación Universitaria, no dudé nunca que mi carrera era Historia, donde tuve la suerte, en mi Universidad de Valencia, de aprender con buenos profesores y profesoras, en especial, con la Dra. Carmen Aranegui, que dirigió mi Tesina y mi Tesis Doctoral, y que sigue siendo maestra y amiga.  Siempre he sido curiosa, y la historia, la arqueología proporcionan claves de entendimiento para los procesos sociales. Conocer los antecedentes para comprender el presente me parece imprescindible. La arqueología, la historia activan nuestra curiosidad, nuestra capacidad de comprensión, nos convierten en mejores personas.

Siempre me gustaron los museos, como instituciones románticas que conservan y dan vida a los objetos del pasado. En el caso de las colecciones arqueológicas, frente al mundo virtual y los cambios constantes de la actualidad, el Museo representa ese lugar seguro que custodia esos objetos -tangibles- que hemos destacado del pasado, que forman parte de nuestra memoria y nuestra identidad. En los viajes, además, son visitas imprescindibles. Además de las exposiciones, muchos museos, grandes y pequeños, cuentan con espacios confortables, con talleres educativos, muy distintas actividades, tiendas y cafeterías donde aprender, descansar y disfrutar. Los museos son refugios, son cápsulas donde el tiempo se detiene momentáneamente. Me parecen un estupendo plan de ocio y aprendizaje.

Muchas gracias por contestar a las preguntas de Amigos de la Egiptología, y la animo a añadir cualquier otro aspecto que considere de interés.

Os reitero mi agradecimiento y os invito a volver al Museo Arqueológico Nacional, en visita individual o en visita guiada, para apreciar la magnífica colección egipcia del museo. La exposición permanente siempre depara sorpresas como consecuencia de la rotación de las piezas por necesidades de conservación o por préstamos temporales para exposiciones y de esta forma podemos “descubrir” piezas que estaban en áreas de reserva y que ahora pueden disfrutarse en la visita pública. Igualmente, os invito a seguir nuestra página web http://www.man.es, así como nuestro Boletín de novedades y la información en Redes Sociales, para estar al tanto de las múltiples actividades de la institución, que en los próximos meses también cuenta con programación específica entorno a la magnífica colección de Egipto.

 

Por Nieves García Centeno, periodista e historiadora, y coordinadora de la sección de entrevistas de Amigos de la Egiptología (www.egiptologia.com)

 

 

 

Whatsapp
Telegram