El beso que embriaga en un poema de amor del Imperio Nuevo
Por Susana Alegre García
13 febrero, 2015
Bajorrelieve en el Museo Cívico Arqueológico de Bolonia. Foto Susana Alegre
Modificación: 13 diciembre, 2016
Visitas: 5.033

“Si yo te doy un beso y tus labios se abren, entonces me siento embriagado sin haber bebido”.

Fragmento de un poema de amor del Imperio Nuevo.
J.Pirenne, Historia del Antiguo Egipto, vol.II., p. 416.

El Imperio Nuevo ha proporcionado a la egiptología documentos que constituyen un verdadero género: la poesía amorosa en el Antiguo Egipto. Tanto en voz masculina como en voz femenina, estos textos muestran el anhelo por estar con la persona amada, la obsesión, el deseo, la pasión, la alegría, la emoción, los celos… Hay en ellos la vívida expresión de los más profundos y atemporales sentimientos humanos.

También el arte del Antiguo Egipto plasmó gestos de afecto y actitudes intensamente amorosas, siendo las parejas un género recurrente en la iconografía. Parejas que se dan la mano, que se abrazan, que se besan y que se presentan juntas ante su eterno destino. También el amor se mostró desde su ángulo maternal, paternal, filial…

1-Bolonia.jpeg
Detalle de Estela de Falsa Puerta de Sameri. Finales de la Dinastía V (2520-2360 a. C.). Museo Civico Archeologico de Bolonia.
Foto: Susana Alegre García.

2-Saqqara.jpeg
Detalle de los bajorrelieves de la tumba de Niankhjnum y Jnumhotep. Dinastía V, reinado de Niuserre (2453-2422 a. C.). Necrópolis de Saqqara.
Foto: Lorena Torres.

3-Berlin1
Aunque esta estela se encuentra inacabada y no aparecen los nombres de los personajes en los cartuchos, llama la atención que ambos personajes porten coronas que los identifican como reyes. Indicios como la presencia de las tres cartuchos sobre la mesa de ofrendas parece que hacen pensar que pueda tratarse de Akhenatón y Neferiti.
Neues Museum, Berlín.
Foto: Susana Alegre García

4-Berlin2
La afectuosa imagen conservada en Berlín del faraón Akhenatón con una de sus hijas. Dinastía XVIII, reinado de Akhenatón (1350-1334 a. C.). Neues Museum, Berlín.
Foto: Susana Alegre García.

 

Whatsapp
Telegram