Darb El Arba’in, el camino de los cuarenta días
Por Bartomeu Egea
10 agosto, 2021
Modificación: 10 agosto, 2021
Visitas: 1.766

El viajero, el navegante, en el hemisferio norte, tiene una referencia la estrella polar, la antigua Polaris en la Osa menor. A su vez ,quizás como contraste, el viajero al sur, especialmente en tierras del Nilo Egipcio, acude a la Theta Eridani, llamada en árabe Akhir an-nahr «la del final del río» la que nosotros llamamos Acamar.

El camino de los cuarenta días

La ruta caravanera de Darb El-Arba’in, el llamado camino de los cuarenta días, es la mas importante que transcurre en el desierto occidental y en el (Sahara oriental). Ruta utilizada desde el Imperio Antiguo que une la ciudad egipcia de Asiut (concretamente la localidad de Beni ‘Adi ) con Kobbei, la actual ciudad de Al-Fashir, en la región del Darfur Sudanés, a lo largo de aproximadamente 1800 kilómetros.

Hasta el siglo XIX eran principalmente esclavos, pero también numerosos los bienes que se transportaban de y para Egipto. Son notables las grandes caravanas de mas de 12000 camellos como animales de carga para el marfil, las plumas de avestruz, la goma arábiga, el oro, el cobre o los cuernos de rinoceronte, como significativos ejemplos. Aunque en dirección contraria los bienes fueron en su tiempo: textiles, metales y armas de fuego.

Como indicamos, parte de la ruta se conoce desde al menos la sexta dinastía (aprox. 2500 a.C.). Citándose en algún escrito, como es el caso de la biografía de Herchuf en las paredes de su tumba, la 34 en Qubbet El-Hawa en Aswan, en la que menciona transportes a lo largo de la «carretera del oasis». Sus expediciones partieron de Aswan a través del oasis sudanés de Salīma.

La ruta fue utilizada hasta el siglo XIX, en parte por los peregrinos del norte de África a la Meca. Desde Kobbei, más tarde llamada el-Fāschir.

Es esta la primera parte de esta pequeña narración, donde hablaremos las fortificaciones, los Qasr’s, que permitían seguridad a los viajeros antaño, edificaciones que aún podemos visitar en el tramo que transcurre por el extenso oasis de Kharga. En otros capítulos trataremos los pozos y fuentes de agua y los testimonios arqueológicos, para terminar hablando de la gente, de los pastores, guías, caravaneros, etc. sin ellos no habría historia.

Consejos al viajero:

Siendo difícil viajar actualmente pues varias fuentes y pozos se han secado, hoy en día se puede recorrer principalmente por la parte de la ruta Egipcia, al menos unos 300 kilómetros desde Asiut.

La ruta que transcurre en territorio del Egipto actual, precisa de permisos oficiales al sur de Baris. No esta permitido cruzar al Sudán por ningún paso que no sea el de Wadi Haifa. Ya en zona Sudanesa, la región de Darfur se encuentra en conflicto bélico.

“ En nuestra primera visita a la tabbanah, encontramos dibujos de camellos en la pared y una inscripción del Corán: ‘Él es quien ha subordinado la tierra a ti. Camina por sus regiones y come de sus provisiones. A Él todos volverán en la Resurrección’. Hoy en día, la tabbanah está desierta; su pequeña población de emprendedores se fue y el compañerismo y la hospitalidad que brindaban se fue en el polvo del moderno transporte motorizado ” «Riding the Forty Days’ Road», Angela Stephens.

 

Por Bartomeu Egea 

Whatsapp
Telegram