Aperel, el olvidado visir de Akhenatón
Por María Teresa Vázquez Garcés
30 diciembre, 2018
Modificación: 30 diciembre, 2018
Visitas: 3.484

En Abwab El-Qodat, en la gran necrópolis de Saqqara y zona célebre por el Bubasteion, el egiptólogo Alain-Pierre Zivie descubrió en 1987 una tumba extraordinaria. Se trataba del lugar de enterramiento de un hombre llamado Aperel (Aperia o Abdiel en alguna bibliografía), que parece ser una adaptación al egipcio del nombre semita Aper-El, que podría traducirse como “Sirviente del dios”. Así que es altamente probable que Aperel fuera extranjero o, más improbable, que al menos originariamente su familia llegara a Egipto desde tierras extranjeras.

Todo cuanto conocemos hasta el momento de Aperel procede de la documentación aportada por cuanto apareció en su morada eterna, que también ofrece datos que nos hablan de su esposa, Tauret (alias Uriai), y de sus hijos, entre los que destaca Huy, el hijo mayor de la pareja que llegó a ostentar los cargos de “general jefe” y “director de todas las obras para los dioses”. Algunas partes de la tumba tienen a Huy como protagonista.

Aperel es célebre por haber sido Visir durante el reinado de Akhenatón y por aportar su tumba alguna luz sobre un período muy complejo de la historia egipcia. Pero también se puede deducir que ocupó cargos importantes durante el reinado del faraón anterior, Amenhotep III. En la tumba se descubrieron regalos que se cree proceden directamente del rey y de su esposa Tiy, como una joya con sus cartuchos y una inscripción en un cofre de madera que dice: “El dios perfecto, aquel que actúa con sus manos, el detentor de la fuerza, el regente de los nueve arcos, el rey del Alto y Bajo Egipto, Neb-Maat-Re (prenomen de Amenhotep III), y la Gran Esposa Real, su amada, la señora del Doble País, Tiy (Gran Esposa Real de Amenhotep III)”.

aperel-tumbaInterior de la tumba de Aperel en Abdiel: Egyptian Vizier and “Servant of the God El”

Si bien Aperel fue ya un dignatario de alto rango durante el reinado de Amehotep III, su posición no hizo más que acrecentarse en el reinado de Akhenatón. El haber localizado en su tumba elementos con el nombre de coronación de Amenhotep IV, anteriores al cambio como Akhenatón, indica que estuvo desde el principio del reinado al servicio de este faraón (al menos desde antes del año 4 del reinado), al que probablemente sirvió durante toda la “herejía” para terminar enterrándose en Saqqara junto a otras personas relevantes que superaron el período de Amarna. Es factible que incluso Aperel tuviera protagonismo durante el reinado de Tutankhamón, y, de hecho, su tumba está muy cerca de tumbas de personajes tan relevantes como la propia nodriza del célebre faraón niño, llamada Maya (según A. Pierre Zivie podría tratarse de Meritatón, su hermanastra).

La tumba de Aperel consta de tres niveles y es bastante grande. Los primeros indicios de su existencia fueron testimoniados por F.Petrie en 1881, pero no fue realmente excavada hasta los trabajos de Alain-Pierre Zivie. En el interior de la tumba, con decoración en bajorrelieve y pintada, se descubrieron muchos objetos funerarios, bastante elaborados y que indican el rango y recursos elevados que disfrutó Aperel y su familia. Algunos de los objetos descubiertos en la tumba se asemejan mucho a los que conformaron el ajuar de Tuya y Yuya, los padres de la reina Tiy (esposa de Amenhotep III).

plano aperelEn http://www.hypogees.org/pages/francais/bubasteion.htm

Las inscripciones de la tumba sitúan a Aperel en un rango jerárquico muy elevado en la corte del faraón. El título más repetido es el de “jefe de la ciudad” y “visir”, esto le sitúa como mano derecha y hombre de confianza del faraón. También es reiterado el título de “Padre del dios”, refiriéndose como “dios” al rey de Egipto. Este cargo le identifica como una especie de consejero y educador, por lo que Aperel podría haber estado cerca de Akhenatón desde que era un niño. Además aparece como Infante del Kab, aludiendo a que formó parte del palacio real de Amenhotep III donde se educaba a los niños de la realeza y de las más altas jerarquías. La vinculación de Aperel con los niños de la realeza parece que tuvo continuidad al llegar a su vida adulta, pues se le presenta como responsable de alimentar y educar a los príncipes.

Así que parece que debieron existir vínculos personales entre Aperel (y es posible que también su hijo mayor), tanto con el faraón Amenhotep III, con quien compartiría incluso su período escolar y de quien podría haber sido amigo desde la infancia; y con Akhenatón, del que fue responsable de su instrucción a juzgar por algunos de sus títulos. Sería interesante saber mucho más sobre estos vínculos y también sobre el papel o circunstancias que permitieron a Aperel seguir disfrutando tras la crisis de Amarna de una posición de privilegio, lo que demuestra su tumba y la riqueza del ajuar que le acompañó. Esto hace pensar que gozó de protección y que contó con reconocimiento durante el gobierno del faraón Tutankhamón.

Desgraciadamente algunas zonas de la tumba están mal conservadas y no ofrecen mucha luz sobre aspectos relevantes de la vida de Aperel. Se sabe que Aperel ostentó algún cargo militar relacionado con los caballos o carros de guerra, y que además fue “Primer Servidor de Atón”. Este cargo sacerdotal puede que lo ejerciera en Menfis o Heliópolis durante el reinado de Amenhotep III, momento en el que Atón ya cobró bastante protagonismo; y puede que estas funciones de alta conexión con Atón se continuaran durante el reinado del faraón Akhenatón.

abdiel-sarcofagoSarcófago de Aperel. Egyptian Vizier and “Servant of the God El”

Un semita mano derecha del faraón “hereje”

La presencia de un visir de origen posiblemente sirio-cananita en la corte del faraón Akhenatón ha generado algunas especulaciones entre algunos estudiosos bíblicos, que buscan en esta figura una identificación con José, hijo de Jacob. Este relato bíblico sitúa a un extranjero que asciende en la corte del faraón hasta llegar a visir. El hecho de que entre los títulos de Aperel se encuentre también el de responsable de la educación de los infantes de la realeza, ha hecho pensar a algunos que podría haber sido él quien introdujera a Akhenatón en el terreno del monoteísmo. Sin embargo, nada de todo esto puede ser probado y no puede sostenerse más que en el terreno puramente especulativo e imaginativo, si bien una figura literaria como José no excluye que pueda tener ecos históricos y, al revés, algunos personajes históricos se convirtieron en personajes literarios.

 Inscripción en una escena de la tumba de Aperel: 

e8210442986675d5d8387212e08e3a62Huy haciendo una ofrenda a su padre Aperel. 

“El Alcalde de la Ciudad y Visir Aperel, justificado (difunto) en el oeste de Menfis y su su esposa, su amada, la Señora de la Casa Uriai, justificada en el oeste de Menfis, favorecidos por Unnefer”.

“Ofrenda que da el rey al Atón viviente, Señor del Cielo, Señor de la Tierra, que ilumina las Dos Riberas, al levantarse el cual todo hombre y toda mujer viven; con tal fin que él da pan, agua, pastel, (…) al Alcalde de la Ciudad y Visir Aperel, justificado”

“Por su hijo que hace vivir su nombre, El Jefe de los Caballos (General de los Carros) del Señor de las Dos Tierras, Huy”.

 

Títulos de Aperel que se indican en su tumba:

Visir
Alcalde de la ciudad
Padre del Dios (del rey)
Primer Profeta de Atón (en Heliópolis)
Juéz
Aquel que está a la cabeza de la tierra entera.
Mensajero del rey
/Embajador del rey
Noble y Príncipe
Canciller del rey del Bajo Egipto.
Compañero único (del rey).
Aquel que satisface al Señor de las Dos Tierras (el rey)
Favorito del dios perfecto (el rey).
Tutor de los niños de la realeza.
Infante del Kap
Boca que apacigua en la tierra entera.
Aquel a quien se da aquello que está en el corazón para tener conformidad a las palabras de su Majestad.
Balanza del Señor del Doble País.
Ojos del rey en todo lugar
Aquel que el Señor del Doble País ha hecho su Ka
Jefe de los caballos/General de los Carros

Bibliografía y documentación accesible en Internet:

– A. Zivie, Découvert a Saqqarah. Le visir oublié, 1990. Fragmentos en https://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k33329248
– A. Zivie, The Lost Tombs of Saqqara, París 2007.
– A. Zivie, ‘Pharaoh’s Man, Abdiel: The Vizier with a Semitic Name, Biblical Archaeology Review, julio/agosto, vol.44/4. 2018. Artículo completo, salvo ilustraciones en:
https://members.bib-arch.org/biblical-archaeology-review/44/4/2
– Abdiel: Egyptian Vizier and “Servant of the God El”
https://www.biblicalarchaeology.org/daily/ancient-cultures/ancient-near-eastern-world/abdiel-egyptian-vizier-servant-god-el-alain-zivie/
Web Hypogees http://www.hypogees.org/pages/francais/bubasteion.htm

 

Interesante tener en cuenta que algunos de los objetos de la tumba de Aperel pueden verse en el Museo Imhotep en Saqqara. En este vídeo el egiptólogo Alain-Pierre Zivie los muestra: 

 

Whatsapp
Telegram