Pirámide de Unas, Saqqara
Por Nieves García Centeno
19 mayo, 2017
Vista de la pirámide de Unas (Unis). Saqqara. Foto: Nieves García Centeno
Modificación: 9 junio, 2017
Visitas: 2.672

16 abril 2017.- A quien madruga Dios le ayuda, y más en Egipto, rodeados de dioses por doquier, por eso, llegar a la necrópolis de Saqqara a las ocho de la mañana es una buena decisión porque no hay apenas gente. También ayuda que es el mes de abril y la temperatura resulta muy agradable.

Situada a unos 25 Km. de El Cairo, nada más llegar destaca la Pirámide Escalonada de Djoser, a la que ya le han retirado los andamios de madera de la parte que apreciamos como delantera y sólo quedan los de un lateral, unos trabajos de restauración, o de relleno de huecos que empezaron en el año 2009 y que no han sido del agrado de todos los egiptólogos o de la comunidad científica internacional.

djose-saqqaraAcceso al gran recinto funerario del faraón Djoser en Saqqara. 

zoser-saqqaraColumnata de Djoser.

piramide-escalonadaPirámide escalonada de Djoser, aún con los andamios de la restauración. 

muro-cobras-saqqaraMuro de las cobras y bloques de caliza listos para tareas de restauración. 

Antes hay que pasar por el majestuoso conjunto edificado por el arquitecto Imhotep y tras avanzar por lo que queda del friso de cobras, cuya pared se está reconstruyendo, llegamos a la pirámide de Unas, conocida también como “Hermosos son los lugares de Unas”, sin duda una de las más importantes, a pesar de que a lo lejos nos vigilan las impresionantes de Guiza.

saqqara-unisVista desde la zona de la llamada Tumba Sur de Djoser. Puede verse parte del recinto funerario de Unas y en el horizonte las pirámides de Dashur. 

Esta pirámide fue reabierta hace un año, en mayo de 2016, después de llevar 20 cerrada, tras instalarse un sistema de ventilación que permite controlar los niveles de humedad y calor en el interior que estaban afectando negativamente a su cámara funeraria. Otro de los motivos principales fue incentivar de nuevo el turismo en el país.

Estaba aún cerrada, pero tuvimos la suerte de que el vigilante que tenía la llave conocía a nuestro guía y pudimos entrar… solos.

Unas fue el noveno y último faraón de la V dinastía, reinó aproximadamente entre el 2375 al 2345 a. C., en el Imperio Antiguo, sucesor de Isesi (Djedkare-Isesi), tal vez su padre, y reinó durante treinta años, según el Papiro Real de Turín, o treinta y tres, según Manetón, que le llama Onnos.

Los egiptólogos John Shae Perring y Karl Richard Lepsius fueron los primeros en estudiar la pirámide, aunque fue Gaston Maspero quien entró por primera vez en sus cámaras, en 1881, donde encontró los llamados Textos de las Pirámides, que constituyen el más antiguo corpus textual religioso de la humanidad. El rey hizo inscribir por primera vez, en las paredes internas una serie de fórmulas religiosas, y que hasta su época se habían transmitido por vía oral, con el objetivo de asistirle en su viaje hacia el Más Allá. Estos derivarían en los Textos de los Sarcófagos, en el Imperio Medio, y más tarde el Libro de los Muertos, desde el principio del Imperio Nuevo hasta finales del período helenístico, cuando comenzaron a aparecer otros textos.

La pirámide fue saqueada en el siglo IX de nuestra era, pero todavía en 1881 se pudieron recoger, entre otros objetos, algunos restos de la momia del rey, incluyendo su cráneo, brazo derecho y tibia, aunque no se sabe con seguridad si pertenecieron o no a Unas. Cerca de la pirámide principal, hacia el noreste, hay varias mastabas que contienen los restos de las consortes del faraón o de una de sus hijas, como la princesa Idut.

Aunque el estado de la pirámide es ruinoso, nos han llegado parte de sus bajorrelieves y otros elementos (hoy en los museos del Louvre y de El Cairo) que permiten deducir que Unas llevó campañas por Nubia (confirmadas por un grabado rupestre en Elefantina) y contra los asiáticos y libios, así como contactos diplomáticos con Biblos (aquí se ha hallado un vaso de alabastro con su nombre). Durante su reinado debió padecerse una época de hambruna, reflejada en los bajorrelieves de su calzada procesional en Saqqara.

Unas se casó con Khenut y con Nebit, cuyas mastabas se edificaron cerca de la pirámide real. De algunas de ellas pudo tener a Ipuet, que fue esposa de Teti (de origen plebeyo y fundador de la dinastía VI), y madre de Pepi I (tercer rey de esa dinastía), su sucesor, ya que no dejó heredero tras su muerte. A su muerte el rey Unas fue divinizado y su culto pervivió durante muchos siglos.

La pirámide de Unas

La pirámide, de una altura original 43 metros, con una base de 57,5 metros (pendiente 56º 18′ 35″), estaba formada por capas de bloques de piedra caliza con un núcleo escalonado y revestimiento de fina caliza blanca que prácticamente ha desaparecido, excepto algunos restos en las bases. A la pirámide se accede por una entrada en el lado norte oculta por una capilla, en la que se abre un corredor descendente de 14,5 metros de longitud y una altura de 1,4 m. con una inclinación muy pronunciada (22º), que finaliza en un vestíbulo que da acceso a otro corredor (14 metros) con 3 puertas de granito. Tras éste se encuentra una antecámara de caliza que comunica por un lado con el serdab (cámara del ka), donde se encuentran 3 nichos, y por otro con la cámara funeraria, donde fueron grabados los Textos de las Pirámides, una sala de 7,3 x 3,15 metros decorada con estrellas de cinco puntas en la que se encuentra el sarcófago de basalto, revestido de alabastro, con acanaladuras negras y verdes, donde se encontraron los restos de la momia y dos pequeños cuchillos.

IMG_20170415_083036 copiaPirámide de Unas.

saqqara-unasAcceso a Pirámide de Unas.

En el revestimiento exterior de la pirámide se encuentra una inscripción fechada de la restauración realizada por el hijo de Ramsés II, Jaemuaset (1281 – 1225 a. C., segundo hijo de su segunda Gran Esposa Real, la reina Isis-Nefert, descrito como el primer egiptólogo por sus trabajos de identificación y restauración). La inscripción fue descubierta por Lauer en 1957 y dice: “perpetuó el nombre de Unas tras no encontrarlo en ninguna de las caras de la pirámide, porque él encuentra placer restaurando las ruinas de los monumentos de antiguos reyes del Alto y Bajo Egipto”.

pasadizo-unas-piramideCorredor de acceso a cámara funeraria. 

camara-fueraria-3Cámara funeraria y sarcófago de Unas.

El templo funerario está situado en el lado este de la pirámide, actualmente muy deteriorado, que disponía de vestíbulo, con representaciones de entregas de ofrendas, un patio con columnas de granito palmeadas, pirámide de culto, capilla y almacenes. Se han encontrado también dos fosos de barcos y un gran embarcadero.

Calzada procesional

Al este del templo funerario estaba la avenida que lo unía con la pirámide. La calzada procesional, de unos 700 metros y una anchura de 6,7 m y techada (una calzada de 2,6 metros con paredes de 3,1 m de altura), estaba construida con piedra caliza de color blanco y con el techo pintado en azul con estrellas amarillas y decorada con relieves, entre los cuales destacan los referentes al transporte de columnas y arquitrabes desde las canteras de granito de Asuán para las obras de construcción. Además aparecen escenas de la vida militar o del faraón, comerciantes asiáticos, gentes escuálidas de la época de hambruna, partidas de caza en el desierto y representaciones de animales, entre las que aparece la imagen de una jirafa, animal no representado hasta ese momento en ninguna otra construcción.

Textos de las Pirámides

La verdadera importancia de esta pirámide es que es la primera decorada en su interior con jeroglíficos que originalmente eran de color azul. Estas inscripciones son conocidas como los Textos de las Pirámides e incluyen fórmulas mágicas que permitían al difunto triunfar sobre los poderes malignos y superar los peligros en el Más Allá y asegurar su resurrección y vida eterna. Los textos fueron adoptados más adelante por los sucesores de Unas, Teti y Pepi, en sus propias pirámides.

textos-piramidesTecho estrellado de la cámara funeraria y Textos de las Pirámides.

textos-piramides2Textos de las Pirámides de Unas. 

cartucho-faraon-unasCartucho de Unas.

No estamos ante relatos ni narraciones bien estructuradas, sino extractos de las mitologías de la creación, las luchas entre los dioses, textos de la ascensión de los muertos al paraíso, su resurrección o su identificación con los dioses. En la de Unas hay unas 228 declaraciones-fórmulas, aunque en la de Pepi II (último faraón de la dinastía VI y del Imperio Antiguo, 2246 – 2152 a.C) hay 712, la más completa de todas.

Tumba de la princesa Idut 

La princesa Idut era hija del rey Unas. Su tumba fue descubierta por Cecil Firth en 1927 y se cree que originalmente perteneció a un visir llamado Ihy que fue usurpada para el uso de la princesa Sesh-seshet, cuyo título era “La hija del rey” y era conocida como Idut. Su tumba es parte de la gran mastaba de su esposo y visir, Mereruka, y se encuentra en el lado norte de la calzada de Unas al sur del complejo de Djoser.

gra-IMG_20170415_084451 copiaAcceso a tumba de Idut

idut-1Estela de Falsa Puerta en la tumba de Idut.

La tumba de Idut está compuesta de diez habitaciones, aunque sólo cinco de ellas están decoradas y las demás son consideradas como depósitos. Hay interesantes relieves en buen estado de conservación. En las dos primeras salas destaca el amor de la princesa por la vida acuática: la pesca en las marismas con diferentes métodos, las escenas de caza en general y del hipopótamo en particular. Es la representación de la vida cotidiana en su máximo esplendor. Las otras habitaciones están decoradas con bajorrelieves más convencionales sobre ofrendas funerarias y su preparación.

idut-2Escena de Matarifes en la tumba de Idut. 

Autora del texto y de las fotografías: Nieves García Centeno.