La oreja perforada de la supuesta momia de Nefertiti
Por Juan Rodríquez Lázaro
1 diciembre, 2003
Modificación: 12 octubre, 2016
Visitas: 6.228

En Junio de 2003, la cadena norteamericana Discovery Channel difundía por todo el mundo un comunicado, mediante el cual la Dra. Joann Fletcher anunciaba la “gran posibilidad” de haber identificado la momia de la famosa reina Nefertiti.

06_momia

La momia 61072, atribuida por la Dra. Fletcher a la reina Nefertiti.

Cuando supe de esta noticia me quedé totalmente perplejo, pero después pensé que aquello no debía ser más que una de esas noticias sensacionalistas a las que nos tiene acostumbrado la prensa norteamericana. Meses mas tarde, comprobamos como todo ese sensacionalismo inicial no ha quedado únicamente en eso, sino que ciertos intereses comerciales de trasfondo, han provocado el cese de las investigaciones que la doctora Fletcher y su equipo de la Universidad de York venía realizando en la tumba KV35 del Valle de los Reyes. Los trabajos se centraban exclusivamente en el estudio de las tres momias reales que Víctor Loret halló en el suelo de una pequeña cámara de esta tumba en 1898. Todas las descalificaciones personales contra la Dra. Fletcher, que se vienen vertiendo últimamente en la prensa, parecen estar encaminadas más que a otra cosa, a justificar el cese repentino de sus trabajos de investigación.

Al margen de todas estas tensiones, que tienen realmente un carácter comercial más que científico, mi opinión personal sobre el asunto que realmente nos importa, es que las pruebas presentadas por la Dra. Fletcher, son realmente insuficientes como para probar la identificación de la momia 61072, como el cadáver de Nefertiti. A pesar de ello no hay duda de que la Dra. Fletcher, tal como ella misma expuso en su momento, se mueve en las conclusiones con “un escaso margen de error”.

Uno de los argumentos presentados por la Dra. Fletcher, basado en la doble perforación que la momia presenta sobre el lóbulo de su oreja izquierda (la oreja derecha esta partida), me resulta sumamente interesante y clarificadora.

A diferencia de las perforaciones únicas, que normalmente observamos en las orejas de los personajes reales a partir de la segunda mitad de la XVIII dinastía, la doble perforación del lóbulo, es realmente muy rara y sus ejemplos son muy escasos. Un estudio en profundidad sobre los personajes que llevaron esta doble perforación, podría muy bien revelarnos la auten-tica identidad de la momia 61072.

06_reina

Cabeza de una joven reina amarnica (¿Merytaton?). Ägyptisches Museum de Berlín 21220

 

Un primer ejemplo conocido lo encontramos en la momia de la dama Tuya, la madre de la reina Tiyi, que debió fallecer en torno a los primeros años del reinado de su nieto Akhenaton. La momia de Tuya, magníficamente conservada, nos permite distinguir con toda claridad como sus orejas se encuentran atravesadas con perforaciones dobles. A pesar de esto las imágenes que conocemos sobre esa dama, nunca nos la muestran con dichas perforaciones, lo cual nos hace pensar que esa debe ser una consecuencia del tradicional estilo artístico de la XVIII di-nastía, ya que inmediatamente después del ascenso al trono de Akhenaton, vemos como la nueva tendencia artística muestra esas perforaciones lobulares en todas sus creaciones.

Al mismo tiempo comprobamos como desde el inicio mismo del reinado de Akhenaton, esas perforaciones lobulares se generalizan en su forma simple, es decir presentando un único agujero en cada una de las orejas. Así es exactamente la forma que presenta la reina Nefertiti en sus innumerables imágines documentadas. Comprobamos incluso, en su célebre busto de Berlín 21300, como la reina luce siempre un único agujero en sus orejas. Esta norma se repeti-rá hasta en las representaciones mas tardías que tenemos sobre la reina, como es por ejemplo en el modelo de escultor 16.48 conservado en el Museo de Brooklyn.

La ausencia de las perforaciones dobles en las representaciones bien documentadas de la reina, es ya por sí solo un argumento de suficiente peso como para descartar la hipótesis de que la momia 61072 pudiera ser identificada como el cadáver de la reina.

Por otro lado las representaciones que tenemos sobre hijas de Nefertiti, nos muestran a es-tas princesas reales, igualmente con las orejas perforadas por un único agujero. La excepción la constituye sin embargo la cabeza de una de ellas que apareció en el interior del taller del escultor Thutmes en la ciudad de Amarna (Cairo JE 44869). Esta cabeza realizada en el estilo exagerado que caracteriza la primera mitad del reinado de Akhenatón, nos muestra la imagen de una niña, con las orejas perforadas con dos agujeros. Es evidente que se trata de una de las tres hijas mayores de Nefertiti, y generalmente se la viene identificando con la primogénita, Merytatón.

Otra bellísima cabeza igualmente encontrada en el taller del escultor Thutmes, nos presen-ta una joven reina (Berlín 21220), que luce también dobles perforaciones sobre cada una de sus orejas. Esta cabeza se atribuye en ocasiones a la propia reina de Nefertiti, sin embargo otros autores creen que se trata más bien de una imagen de la princesa Merytatón como reina, ya que ciertamente esta princesa llegó a finales del reinado de su padre a ostentar los títulos de consorte real.

Las notables diferencias físicas que muestra esta cabeza con respecto a las facciones bien conocidas de la reina Nefertiti, así como también su cuello algo más corto, hacen muy improbable su identificación con la reina, a pesar de que algunos autores justifican estas diferencias argumentando que se trata de un retrato de Nefertiti en su juventud. La cabeza esta realizada en el estilo de la última parte del reinado de Akhenaton, que impide esta identificación ya que por aquella época Nefertiti debía ser una mujer madura. La conclusión más fiable es que esta joven reina sea Merytatón, que pocos años antes fue representada como una niña en la estatua Cairo JE 44869. Las perforaciones dobles que muestran ambas cabezas, hacen muy posi-ble su identificación como una misma persona.

Las conclusiones iniciales de este breve estudio llevan por tanto a creer que la momia 61072, no es, como supone la Dra. Fletcher, el cuerpo de Nefertiti, sino más bien el de su pro-pia hija, la reina Merytaton.

Esta propuesta personal se refuerza aún más con los estudios radiológicos llevados a cabo sobre la momia. Primero por G.Elliot Smith, quien le atribuyó una edad entorno a los 25 años, y recientemente por Don Brothwell quien propone una edad de entre 18 y 30 años para esta jo-ven. En cualquiera de los casos esa es aproximadamente la edad que debía tener la reina Merytatón al final del reinado de su padre, justo el momento en el que perdemos totalmente la pista sobre la existencia de esta joven reina.

Si bien Merytatón se muestra como la mejor candidata para la identificación de la momia 61072, no podemos descartar, ante la falta de documentos, a otras mujeres importantes de la época, tales como a la reina Ankhsenamón, su propia hermana; a la misteriosa reina Kiya o tal vez a alguna de las hijas-esposas de Amenhotep III.

 

Comentario del mes en diciembre/enero, 2003, BIAE 6: http://egiptologia.com/biae-numero-06-diciembre-2003/