Anubis, guardián de la necrópolis
Por Susana Alegre García
2 agosto, 2018
Detalle de figurilla que muestra al dios Anubis. Foto: Archivo documental AE.
Modificación: 18 octubre, 2018
Visitas: 2.563

Anubis era el dios patrón del decimoséptimo nomo del Alto Egipto, cuya capital fue llamaba Cinópolis por los griegos, es decir, “la ciudad de los perros”. No obstante, fue una divinidad muy popular en todo Egipto, adorada como protectora de los difuntos y guardiana de las necrópolis.

El aspecto tradicional del dios Anubis es el de cánido, quizá un chacal o algún tipo de perro; lo cierto es que existe cierta controversia respecto a su identificación zoomorfa. La costumbre de estos animales de husmear en los cementerios, e incluso actuar como carroñeros y devoradores momias, pudo vincularlos con las tradiciones funerarias en el antiguo Egipto. Así que a través de la adoración, al menos teóricamente, se podía conseguir que los canes potencialmente peligrosos con los difuntos, se convirtieran en emblema de una entidad protectora. De ahí que el cánido de Anubis luzca tradicionalmente un collar, símbolo de la domesticación y de la transformación de la que había sido objeto.

anubis_antiguo_egipto

Como entidad funeraria, Anubis era muy antigua. Ya en los Textos de las Pirámides aparece facilitando la ascensión del difunto hacia las regiones celestes y como protector de los muertos. En el Libro de los Muertos ocupó un papel destacado en la progresión del difunto hacia la eternidad, llegando a ser uno de los dioses encargados de comprobar el adecuado funcionamiento de la balanza en la psicostasia o Jucio Supremo para acceder al Más Allá.

Multitud de amuletos reprodujeron la imagen de Anubis, que también fue representado frecuentemente sobre los sarcófagos y en otros objetos propios del ajuar funerario. Una de sus representaciones más célebres fue la localizada en la “Cámara del Tesoro” de la tumba de Tutankhamón, donde el elegante can se sitúa sobre una capilla, con sus orejas erguidas, el cuello estirado y la larga cola cayendo libremente.

Anubis era también uno de los protagonistas del Mito de Osiris, presentándolo como hijo de Osiris y Neftis; aunque en algunas versiones puede aparecer como hijo de Set. La leyenda narra que cuando Osiris fue descuartizado, Anubis ayudó a la diosa Isis en la recuperación de los fragmentos y en la confección de la momia. Esta gesta hizo de Anubis el patrón de los momificadores y lo convirtió en guardián de los secretos de su compleja técnica. De ahí que Anubis fuera “El que está en las vendas” y el “Superior de los ritos misteriosos”. Los sacerdotes encargados de estos aspectos del ritual funerario, de forma ceremonial, podían ocultar el rostro bajo una máscara que emulaba la cabeza del divino cánido.

sacerdote_funerario


Texto extracto del libro Dioses, mitos y rituale sen el antiguo Egipto, de la autora Susana Alegre García

Editorial Dilema https://www.editorialdilema.com/religion/dioses–mitos-y-rituales-en-el-antiguo-egipto.asp

portada-libro

(publicado con permiso expreso de la editorial) 

 

Whatsapp
Telegram