Sarcófago, joyas y otros objetos descubiertos por el equipo egipcio-español dirigido por José Manuel Galán
Por José Luis López Fernández
24 abril, 2020
Plaqueta de plata con la imagen de un ojo sagrado (udyat). Foto: Ministry of Tourism and Antiquities.
Modificación: 24 abril, 2020
Visitas: 3.694

El Ministerio de Turismo y Antigüedades ha emitido hoy un comunicado informando de los últimos descubrimientos realizados por el equipo egipcio-español, bajo la dirección del Dr. José Manuel Galán, en Dra Abu el-Naga (Luxor).

El descubierto consiste en un sarcófago antropomorfo de la Dinastía XVII (c. 1600 a.C.), con una momia de una niña en su interior y diversos objetos que conformaban el ajuar funerario. Los hallazgos, según ha explicado José Manuel Galán, fueron localizados durante los trabajos de excavación realizados en el área ubicada frente el patio de la tumba de Djehyty (TT11).

El sarcófago mide 1’75 cm. de largo y se realizó con un tronco de madera de sicomoro, que fue blanqueado con cal y pintado. Dentro del sarcófago se encontró la momia de una niña que debió morir con 15 o 16 años. Aunque la momia se encuentra mal conservada, sí se han preservado muy bien algunos ornamentos con los que fue enterrada: pendientes, anillos de oro, plaquetas de plata, colgantes, amuletos, diversos collares realizados con cuentas de loza y vidrio, etc.; uno de los collares más lujosos tiene cuentas de amatista y cornalina, y además luce un amuleto con la forma del halcón Horus.

Durante las excavaciones se descubrió también un pequeño ataúd realizado con terracota, que se había conservado cerrado y ajustado con una cuerda. En su interior había un ushebti envuelto en vendas de lino. Una inscripción hierática identifica a su propietario “El Osiris Djehuty”.

A estos hallazgos hay que sumar la localización de unas sandalias de cuero, junto a dos bolas atadas con una cuerda, también se remontan a la Dinastía XVII. Según Galán “Las sandalias están en buen estado de conservación, a pesar de tener 3.600 años”. Y agregó que están teñidas en un vivo color rojo y decoradas con varios motivos que muestran al dios Bes, la diosa Tueris, un par de gatos, una cabra y una roseta.

Según su decoración y tamaño, ha explicado Galán, las sandalias probablemente pertenecían a una mujer, y también las bolas, que fueron utilizadas posiblemente para el deporte o como parte de una coreografía de un baile, lo que puede observarse en representaciones de la vida cotidiana por ejemplo en las tumbas de Beni Hassan de la Dinastía XII.

 

Fuente:
Ministry of Tourism and Antiquities

 

Whatsapp
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *