Resumen de las noticas de egiptología de 2018
Por Susana Alegre García y José Luis López Fernández
31 diciembre, 2018
Modificación: 6 enero, 2019
Visitas: 2.775

El sugestivo Tutankhamón volvía a ocupar la prensa, una vez más,  cuando a finales de marzo se hacían públicos, a través de un documental emitido en un canal de televisión británico, los resultados de la investigación de una coraza del joven rey. El desgaste y las abrasiones apreciadas hacen pensar que Tutankhamón utilizó esta armadura protectora con cierta asiduidad y que hasta pudo haber entrado en combate con ella puesta. La relevancia del descubrimiento radica en que pone en duda la imagen de un joven enfermizo y débil que estudios anteriores habían sugerido.

Las momias egipcias, una vez más, han generado llamativas noticias. Nada más empezar el año supimos que los tradicionalmente identificados como hermanos Nakhtankh y Khnumnakht, cuyos restos fueron descubiertas en Deir Rifeh por Petrie en 1907 en la tumba de un gobernador provincial y que se conservan en el Museo de Manchester, en realidad solo eran medio hermanastros, ya que el estudio de ADN demuestra que el padre de ambos no era el mismo.

Gran notoriedad ha alcanzado el estudio efectuado a las momias del Museo Arqueológico Nacional en Madrid y, sobre todo, el documental televisivo que ha difundido este trabajo. Un documental puede que no demasiado exitoso y hasta criticado en algunas esferas, en el que se plasma muy parcialmente el profundo, laborioso y magnífico trabajo de investigación realizado.

No menos interesante fue el hallazgo que el British Museum realizaba al estudiar unas momias predinásticas de su colección, pues conservan en la piel los más antiguos tatuajes figurativos de los que se tiene conocimiento. Se trata de la representación de lo que se ha identificado como un toro y un ovino.

Nuevamente nos vimos abocados al asombro cuando a finales de marzo el Museo de la Universidad de Sydney descubría inesperadamente la milenaria momia de una sacerdotisa en un sarcófago egipcio que creían no contenía restos humanos.  Y hasta el FBI se ha interesado por los cuerpos momificados de los antiguos egipcios al colaborar con sus técnicas de ADN en la exploración de una cabeza de momia conservada en el Fine Museum of Fine Arts de Boston.

Desgraciadamente a lo largo de todo 2018 no nos hemos librado ni del pillaje ni del tráfico de antigüedades. Ya a principios de año trascendieron diversas noticias sobre estos temas y destacó el caso  que llegaba desde Kuwait, donde agentes de aduanas detectaban un sarcófago egipcio en la parte baja de un sofá  que se pretendía entrar en el país de contrabando.

A finales de marzo, durante la primera operación mundial contra el comercio de piezas provenientes del expolio provocado por el Estado Islámico , era detenido un anticuario en Barcelona y acusado por presuntamente expoliar piezas arqueológicas, egipcias y de otras culturas, a través de Libia. Al parecer una estudiante belga puso en alerta a las autoridades tras descubrir piezas sospechosas en los catálogos de venta mientras investigaba para su tesis de arqueología. Además fue arrestado en Barcelona un marchante de arte, al que por lo visto se le imputan igualmente posibles delitos de financiación del terrorismo yihadista, receptación, falsedad documental y contrabando.

También conmocionante ha sido la detención en Egipto a principios de abril de 72 funcionarios y trabajadores del Ministerio de Antigüedades acusados por supuestamente haber robado en un yacimiento arqueológico y convertirlo además en un aparcamiento .

Tampoco nos hemos librado de ciertos aspectos sensacionalistas en la actualidad egiptológica, o al menos quizá pueda calificarse como poco acertado el tratamiento ofrecido por algunos medios a ciertas noticias. Es el caso, por ejemplo, de la información que llegaba sobre la reactivación de las excavaciones de Zahi Hawass en el Valle de los Monos, en las proximidades de la tumba de Ay, que afirmaban sin ningún matiz que el arqueólogo egipcio estaba a punto de descubrir la tumba de la esposa de Tutankhamón. El propio Hawass tuvo que publicar algunos desmentidos afirmando que únicamente era una hipótesis que esperaba se convirtiera en realidad, si bien es cierto que el entusiasmo que había expresado en algunas entrevistas fácilmente podía conducir a equívocos.

Las exposiciones han vuelto a ser desde principios de 2018 foco del que surgen buena parte de las noticias egiptológicas. Aunque entre todas las muestras abiertas al público en todo el mundo la que ha causado más expectación y polémica ha sido King Tut. Treasures of the Golden Pharaoh que se exhibe en Los Ángeles. La exposición la integran 166 antigüedades del tesoro de Tutankhamón que al parecer estarán de gira mundial hasta 2024. Es la primera vez, desde los años 70, que tal magnitud de antigüedades del tesoro del faraón descubierto en 1922 en el Valle de los Reyes salen de Egipto. Es, sin duda, un acontecimiento egiptológico de envergadura. El evento ha causado gran entusiasmo, además implica una importante promoción y reclamo turístico, a lo que se suma un jugoso atractivo económico. No obstante, King Tut. Treasures of the Golden Pharaoh ha suscitado igualmente algunas controversias, especialmente en el seno de la egiptología egipcia. Lo cierto es que no han sido escasas la voces que han expresado su preocupación ante el hecho de que piezas como estas recorran el mundo en una itinerancia tan prolongada y que se encuentren fuera de Egipto precisamente en el período en el que el Grand Egyptian Museum será inaugurado.

29542376_1727023017343341_1614715015691983017_n

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16

Whatsapp
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *