Philae exprés
Por Bartomeu Egea
2 enero, 2021
Vista del templo de Philae
Modificación: 7 enero, 2021
Visitas: 422

La visita a la isla de Agilkia, donde ahora podemos deslumbrarnos con el templo a Isis, es sin duda una de las etapas básicas en cualquier viaje programado a Egipto.

Conocer un poco mejor la situación de algunos edificios, retar al lector a descubrir determinadas inscripciones, hacer recordar al veterano visitante o tentar al nuevo, son el objetivo de esta comunicación.

La isla se encuentra entre las dos presas existentes en Aswan, una barcaza a motor nos aproximara hasta el embarcadero, atrás ha quedado nuestro transporte desde la ciudad, que aguardara entre algunas tiendas nuestro regreso. Se respira otro Egipto, más africano, más sereno, incluso más misterioso… Lugares como este hacen volar la imaginación. La espectacular visión del primer pilono del templo de Isis, desde la barcaza, nos avisa y ya nos deslumbra, llegamos, es emocionante.

La verdad es que el tiempo que desearíamos poder pasear y visitar por libre, hacer fotografías, perdernos por este lugar, apremian nuestra atención, a las que nos parecen excesivas explicaciones del guía de turno.

Poder encontrar las últimas inscripciones en jeroglífico, las ultimas en hierático, los grafitis de grandes e ilustres viajeros, el texto de la presencia del ejercito imperial de Napoleón, entrar en la casa de nacimiento, ver los músicos en el templo de Hathor, deambular por la sala hipóstila, entrar hasta el sancta sanctorum, adivinar relieves en la penumbra, olvidar al fin que nuestra barca nos espera para el regreso sentados en la cafetería bajo las sicomoros.

Sencillamente vivir, ese es nuestro reto, viajeros.

 

 

 

 

Whatsapp
Telegram