Obelisco egipcio en París en restauración
Por Susana Alegre García
5 febrero, 2022
Modificación: 5 febrero, 2022
Visitas: 934

El obelisco egipcio que se alza en la Place de la Concorde de París está siendo restaurado, procediéndose a realizar una limpieza para liberarlo de los residuos acumulados especialmente por culpa de la contaminación. Los trabajos, que alcanzarán un coste de un millón de euros, se han encargado a la empresa Kärcher, conocida por sus intervenciones en la Estatua de la Libertad en Nueva York y en el Cristo Redentor en Río de Janeiro.

Ya en la plaza de la Concorde han sido alzados andamios rodeando el obelisco, que se supone estarán ahí al menos durante medio año. Los trabajos se iniciaron el pasado 7 de enero y en las primeras valoraciones de los técnicos se afirma que el imponente monumento no sufre grietas ni fisuras relevantes, aunque sí es víctima de los estragos generados por la climatología parisina y la contaminación automovilística, que ha ensuciado y afeado la superficie del granito. Hace décadas que el color rosa del granito característico de las canteras Asuán, se ha tornado gris.

El obelisco en la Place de la Concorde se remonta al reinado de Ramsés II, pesa unas 220 toneladas, mide casi 23 metros de altura y procede del templo de Luxor. Fue entregado a Francia por el virrey Muhmet Ali en 1830, como regalo por la colaboración con Egipto en tareas de ingeniería. Siguiendo el asesoramiento de Jean François Champollion, el obelisco del templo de Luxor elegido para el transporte fue el más cercano al Nilo, ya que en el otro se encontró una grieta. En un trasladado no exento de dificultades y tras un largo periplo, finalmente el obelisco fue alzado en París el 25 de octubre de 1836.

Cuando visitamos el templo de Luxor aún podemos ver, in situ, al obelisco gemelo al que se encuentra en París. De hecho, este también fue regalado a Francia por el virrey Mehmet-Ali, aunque los franceses no llegaron a emprender la acción de llevárselo. Puede resultar sorprendente, pero aún en pleno siglo XX el obelisco se consideraba propiedad francesa y fue durante el primer mandado del presidente François Mitterrand, en los años 80, cuando Francia renunció al obelisco.

Emplazamiento original del obelisco en la place de Concorde, del que solo queda la base. Ahí se alzó, junto a su gemelo, en la fachada del templo de Luxor. Figura 31. Grabado que representa los dos obeliscos frente al templo de Luxor (uno de los cuales hoy en día se ubica en la Plaza de la Concordia de París). Grabado de la odra de V. Denon, Travels, Londres, 1803.Grabado de época napoleónica donde se observan los dos obeliscos en la fachada del templo de Luxor.

 

 

Whatsapp
Telegram

Una respuesta a “Obelisco egipcio en París en restauración”

  1. Una gran noticia que creo que hacía falta. Lleva muchos años sufriendo la contaminación de París y aun así está en un buen estado de conservación, a pesar de haber transcurrido más de 3.250 años desde su construcción.

    Este es otro ejemplo de las "obras imposibles" que nos han legado los antiguos egipcios.

    Para hacernos una idea: el obelisco está hecho de una sola pieza de granito de 23 m de alto (un edificio de 8 plantas), pesa 220 toneladas (8 trailers a plena carga), y estaba perfectamente colocado verticalmente hace más de 3.250 años (durante el reinado de Ramsés II). Me parece complicadísimo que se hiciera en época tan lejana.

    Pero hay algo que me tiene absolutamente descolocado, y es el obelisco inacabado. Está en Asuán, no se extrajo de la cantera porque apareció una grieta. Tiene 42 m de altura (un edificio de 14 plantas) y su base es un cuadrado de cerca de 5 m de lado. Sencillamente monstruoso.

    Se supone que este obelisco corresponde al reinado de la reina Hatshepsut (hace unos 3.450 años). Si hacemos una comparación con el de París este es 1,8 veces más alto. Su peso (más o menos) se multiplicaría por 1,8 elevado al cubo, es decir: 220 toneladas x 1,8 x 1,8 x 1,8 = 1.283 toneladas. Que yo sepa solo hay en el mundo dos bloques que lo superan y están en una cantera de Baalbek (Líbano), no muy distante de Egipto.

    Bien, veamos que hay que hacer para conseguir colocarlo, porque alguien pensó que se podría hacer. Sería absurdo pensar que simplemente se tallo para dejarlo allí:

    Lo primero sería tallar el bloque en la cantera. Utilizaríamos bolas de dolerita, herramientas de bronce y, supongo, otras que desconocemos.

    Una vez separado de la cantera hay que empaquetarlo, el granito es un material muy resistente y a la vez muy frágil -aguanta muy poco a tracción-. Si pusiéramos el obelisco apoyado en sus extremos como si fuera una viga se rompería por su propio peso. Lo único que se me ocurre es hacer una estructura exterior triangulada de madera, algo parecido a la parte vertical de algunas grúas que utilizamos en la construcción, todo fijado y atirantado con cuerdas y protegido en toda su superficie con pequeños saquitos de arena que sirvan de amortiguadores (como las burbujas de aire).

    Lo siguiente es llevarlo hasta el rio Nilo y colocarlo en una barcaza. El cauce está a unos 800 m del obelisco y se supone que en época de crecida estaría más cerca. Para ello habría que construir una barcaza gigantesca cuyo fondo (de madera) resistiera su peso de 1.280 toneladas. Ni idea de como lo podrían haber hecho.

    Lo siguiente trasladarlo por el rio (en plena riada) hasta el puerto donde lo desembarcarían. Tampoco tengo ni idea de cómo poder controlar su inmensa inercia.

    A continuación desembarcarlo y llevarlo hasta hasta su ubicación. Lo mismo, ni idea de cómo lo habrían previsto.

    Por último, hay que ponerlo vertical. Algo así cómo "¿quien le pone el cascabel al gato?". Esto me parece de locos, suponiendo que lo hubiéramos podido poner vertical girando sobre una arista, el último vuelco -el que daría el obelisco por su propio peso- produciría un cabeceo que lo rompería. Para quien piense que utilizando arena es posible les recomiendo en youtube el documental "ENGINEERING
    IMPOSSIBLE EGIPT", de Discovery World donde la universidad de Louisiana intenta girar un obelisco de unos 4 m de altura, el resultado es un auténtico desastre.

    Soy autor de un artículo en Amigos de la Egiptología "Estudio sobre la pirámide de Keops, la Gran Pirámide", y en él explico cómo pudo haber sido su construcción. Una de las fases más increíbles es la colocación de vigas de hasta 70 toneladas sobre el techo de la Cámara del Rey, algo complicado, delicado y difícil de creer… pero posible, y así lo explico. Pero no entiendo como eran capaces de poner vertical un obelisco de 42 m de altura y 1.280 toneladas -pónganse delante de un edificio de 14 plantas y me entenderán-.

    Sin embargo, si soy capaz de visualizar como pudieron elevar el obelisco de Luxor que se encuentra en París. Se puede utilizar madera de cedros de más de 20 m de altura para su traslado, y viendo su situación frente a dos grandes fachadas del templo puedo entender cómo hicieron para lograr su verticalidad, aunque haciendo un gran esfuerzo, pero el obelisco inacabado supera mi escala de comprensión.

    Animo a quien tenga alguna idea de como se pudo mover y colocar un obelisco de 42 m de altura y 1.280 T a que lo explique. Este es otro de los interrogantes que nos han legado los geniales antiguos egipcios.

    Manuel de Diego

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *