Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Museo Gregoriano Egipcio en los Museos Vaticanos
Por Susana Alegre García
27 mayo, 2019
Vista de una sala del Museo Gregoriano Egipcio en el Vaticano. Foto: Susana Alegre García
Modificación: 28 mayo, 2019
Visitas: 489

Una de las sorpresas que depara la visita de la ciudad del Vaticano es la posibilidad de adentrarse en una singular colección egiptológica, la que se conserva en el del Museo Gregoriano Egipcio, integrada en el extenso complejo de los Museos Vaticanos.

Esta colección debe su origen al entusiasmo del sacerdote Luigi Maria Ungarelli (1779-1845), pionero en la egiptología italiana, y al Papa Gregorio XVI, quien aceptó la idea de gestar una colección egipcia en el Vaticano. Así en 1839 se iniciaba una colección que, al principio, se nutrió sobre todo de antigüedades egipcias localizadas en la propia Roma o en sus proximidades, lugar al que en la antigüedad habían sido transportadas desde Egipto.

Coloso de más de dos metros de alto que originariamente fue un retrato de la reina Tiy, esposa de Amenhotep III. Posteriormente fue reutilizada en tiempos de Ramsés II, convirtiéndose entonces en una representación de Tuya, madre del faraón. En tiempos del emperador Calígula la obra fue traída a Roma junto con otras piezas egipcias para ornamentar unos jardines en la ciudad. En 1714 fue localizada y traída al Museo Gregoriano Egipcio en 1839. 

Lo cierto es que los romanos no solo acarrearon hasta su capital los obeliscos egipcios que aún hoy ornamentan Roma, también transportaron muchas otras antigüedades (esfinges, figuras colosales de faraones…etc.) y hay que tener en cuenta que, además, en la propia Roma se rindió culto a algunas deidades egipcias y que sus artistas se inspiraron ya en la iconografía milenaria del mundo de los faraones. Lo cierto es que este tipo de piezas romanas de inspiración egipcia, conservadas en el Museo Gregoriano Egipcio, otorgan a la colección un carácter peculiar y son posiblemente las obras más emblemáticas que alberga, llamando la atención por su estética de fusión entre las tradiciones romanas y las egipcias. Son, de hecho, piezas de egiptomanía que ornamentaron la urbe de los emperadores y Villa Adriana en Tívoli.

Piezas de egiptomanía romana procedentes de Villa Adriana. Foto: Susana Alegre García

Reinterpretación romana del dios egipcio Anubis. Se le muestra vestido a la usanza romana, aunque con cabeza de chacal. Procede de Anzio. s.I-II d.C

Tras el impulso inicial del Museo Gregoriano Egipcio por el papa Gregorio XVI, el museo ha ido creciendo de forma continuada y sus fondos progresivamente se han ido enriqueciendo hasta convertirse en una colección notable en la que se conservan algunas piezas realmente interesantes. Se podría destacar la colección de ushebtis, relieves, mesas de ofrendas y estelas, así como un escarabeo conmemorativo de la construcción de un gigantesco lago en el palacio del faraón Amenhotep III en Tebas.

Estelas votivas dedicadas al dios Ptah. Dinastías XVIII y XIX. Foto: Susana Alegre García 

Singular estela que muestra episodios del ritual funerario y de enterramiento tradicional egipcio, pero con inscripción en arameo. Se trata de la estela de Ankhapy, que se presenta como “Devoto de Osiris”. Dinastía XXVII, Período Persa. 

Escarabeo de Amenhotep III que conmemora la construcción de un gran lago en su palacio. Foto: Artiom Gizun

Aunque las compras han sido la vía de llegada de la mayor parte de las piezas, también las donaciones han nutrido la colección. Especialmente relevante fue la recibida en 1951, durante el Pontificado de Pío XII, de la mano de la viuda de Carlo Grassi, un empresario que se hizo rico en El Cairo dedicándose al negocio del tabaco y que consiguió atesorar una relevante colección de arte y de antigüedades egipcias. La Sala VI del Museo, de hecho, se dedica precisamente a esta colección, destacando extraordinarias piezas de bronce. No menos significativa fue la llegada al museo de los sarcófagos de la Dinastía XXI localizados en Bab el-Gasus (hallazgo más conocido como el Segundo Escondrijo de Deir el Bahari).

Espectaculares sarcófagos de Baja Época y colección de ushebtis

Recientemente remodelado de forma prácticamente completa, el museo, sin embargo, conserva aún elementos arquitectónicos de inspiración egipcia y ornamentaciones pictóricas realizadas por el artista Giuseppe De Fabris (1790-1860). Ello le otorga un aspecto singular, pues se combinan criterios expositivos modernos con una estética con regusto egiptomaníaco decimonónico.

Colección de grandes esculturas en la Galería del Hemiciclo. Foto: Artiom Gizun

 

Más sobre el Museo Gregoriano Egipcio en los Museos Vaticanos

http://www.museivaticani.va/content/museivaticani/es/collezioni/musei/museo-gregoriano-egizio.html

Whatsapp
Telegram