Museo Egpcio de Turín: “no a los privados, las momias no son un negocio”
Por Pino Pignatta | Traducción por Montse Borrás
Creación: 8 junio, 2002
Modificación: 8 junio, 2002
Visitas: 1.827

Ahora que las polémicas han acabado, Anna Maria Donadoni rechaza la Fundación propuesta por Urbano: “No existe la ciencia espectáculo”. Lo que le queda es una gran amargura, ahora que ha pasado la tormenta y se ha desvanecido el riesgo de un comisariado (aunque por la intervención del ministro Urbani).

Anna Maria Donadoni, arqueóloga y egiptóloga, sobreintendente del museo Egipcio de Turín, mujer amable pero esquiva, está sentada en el escritorio del pequeño despacho en el corazón histórico del centro piamontés, al lado mismo del palazzo Carignano. A su alrededor, libros sobre el culto de Isis, fotografias de las excavaciones. ensayos suyos sobre jeroglificos, documentos de un pasado rico en fascinación y misterio.

Habla voluntariamente de su trabajo, con un punto de nostalgia dxe los tiempos que era solo estudiosa e investigadora y de tantos problemas de “su” museo que dirige desde el 84: la seguridad de una colección que el mundo envidia, la gestión del personal a todos los niveles, los concursos, las contratas, la búsqueda de fondos, que en el 2002 son muy inferiores a lo esperado, la atencioón a las cuentas de todos los dias. “Este año deberemos ser rigurosos en los gastos desde la administración y aumentaremos el empleo de papel reciclado”.

Algunos números sobre “el fenómeno” Museo Egipcio: de 250 a 400.000 visitantes al año, 15 salas subdivididas en tres pisos, 30.000 piezas de las cuales 20.000 son recuperadas en areas arqueológicas del Antiguo Egipto, ocho funcionarios expertos en egiptología, dos especialistas en el cercano Oriente, tres restauradores, dieciocho ediciones de un catalógo en varias lenguas, cuarenta y tres vigilantes (aunque deberian ser una sesentena).

No priviligiamos el espectáculo

La sobreintendente reivindica de haber pasado de una instalación tardo-ochocentesca, basada en criterios tipológicos, a una sistematización del material en sentido cronológico, que se inició en el 1991 y que aun falta completar, que hace mas comprensible la historia de Egipto, con secciones temáticas monográficas: el culto a los muertos, la religión, la escritura, etc. Y defiende a cara descubierta una gestione del museo totalmente estatal.

“No pienso que se puedan resolver todos los problemas con una Fundación con capital mixto público-privado, como pretende hacer el ministro Urbani” explica Anna Maria Donadoni. “Además, los fondos privados yo siempre los he obtenido: del 85 al 90 hemos gastado para este museo 12 de “miliardi” de liras gracias al San Paolo. No, creo que es necesario y deseable, dejar al Estado la tutela del patrimonio. Me preocupa que sean falseados los criterios de investigación científica o de selección del personal especializado que debe ser reclutado rigurosamente con concursos a nivel nacional. El modelo de gestión basado en la Fundación podria privilegiar criterios ligados al negocio o a la espectacularización”.

Esta aún herida por la intervención de los políticos, con ataques personales, que la han acusado de no saber gestionar un patrimonio cultural y arqueológico , el segundo despues del museo de El Cairo. ” Tanto ruido para nada”, confiesa la Sra. Donadoni. ” Mire, hoy mismo el Museo Egipcio ha vuelto a la normalidad: el número de los visitantes admitidos simultaneamente ha subido de 100 a 600, llegando al nivel habitual. Extraña iniciativa, esta de los políticos: Siempre he buscado trabajar con espíritu de servicio a la ciudad. Pero ni el ayuntamiento no la Administración regional ha mostrado gratitud. Me piden hacer los trabajos sin cerrar y mucho menos sin ralentizar la actividad del Museo: no me parece que ellos muestren el mismo cuidado, visto que el Palacio Madama de Turín ha cerrado desde hace 15 años”.

Fuente: Famiglia Cristiana online
http://www.sanpaolo.org/fc/0223fc/0223fc44.htm

Reseña: Montse Borrás

Whatsapp
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *