Museo de Berlín defiende autenticidad de busto de Nefertiti
Por EFE
6 mayo, 2009
Modificación: 12 agosto, 2017
Visitas: 2.881

El Museo Egipcio de Berlín certificó hoy que el busto de Nefertiti es auténtico y tiene 3 mil 400 años de antigüedad, en contra de lo que sostiene el autor suizo Henrie Stierlin, según el cual tendría apenas un siglo. La historia del busto ha sido suficientemente documentada y los nuevos análisis realizados por tomografía computerizada así lo corroboran, afirmó el director del Museo, Dietrich Wildung. Stierlin es “sin duda un científico muy popular y un excelente fotógrafo”, pero sus teorías son muy fáciles de desmontar por un experto, añadió Wildung.

El director del Museo salió así al paso de las informaciones contenidas en un libro de Stierlin, según el cual el busto de la Reina del Nilo se hizo durante las excavaciones de 1912 por el escultor Gerhard Marks y luego, ante la dimensión dada al hallazgo, ya no se desmintió su veracidad.

El famoso busto se exhibe actualmente de forma provisional en la Alte Nationalgalerie de la Isla de los Museos, a la espera de que en octubre quede instalada en el Neues Museum, dañado en los bombardeos aliados de la Segunda Guerra Mundial y que se abrirá tras la remodelación obra del arquitecto británico David Chipperfield.

La pieza llegó a Alemania tras ser descubierta en unas excavaciones en el valle de Amarna, entre Luxor y el Cairo, en 1912, por el arqueólogo alemán Ludwig Borchardt.

A lo largo de este casi siglo de historia en Alemania ha recorrido diversos emplazamientos, ya que del lugar que ocupó en la Isla de los Museos pasó a ser trasladada a una mina de Turingia (este del país), para protegerla de los bombardeos.

Tras la Segunda Guerra Mundial fue recuperada por las tropas estadounidenses y se exhibió durante décadas en el sector occidental de Berlín, pero años después de la reunificación alemana regresó a lo que fue el lado oriental de la capital.

El rostro de la bella reina del Nilo, esposa del faraón Akenaton, ha fascinado durante todo este tiempo a expertos y científicos.

Recientemente, una tomografía computerizada reveló el verdadero rostro de la reina Nefertiti, oculto bajo la capa externa de su conocidísima escultura.

De acuerdo con este análisis, hecho por el Imaging Science Institute de Berlin, la reina tenía arrugas en la comisura de los labios y en las mejillas, unos pómulos menos prominentes y una nariz imperfecta.

Fuente: El Universal
http://www.eluniversal.com.mx/notas/596104.html

Reseña: Roberto Cerracin

Whatsapp
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *