Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
La restauración de los bronces egipcios del MDM
Por Revista Museu Montserrat
21 junio, 2013
Modificación: 1 mayo, 2017
Visitas: 6.501

El “Arte” de la restauración y la conservación

El Museo de Montserrat (Barcelona), mediante su publicación periódica: El Propileu, nos comunica, nos hace llegar, las novedades, los avances, las “aventuras” del gran fondo que custodia. En esta ocasión se trata de un interesantísimo articulo que trata de la restauración de los bronces egipcios de su colección.

La restauración de los bronces egipcios del MDM
Aplicación de plasma frío para el tratamiento de estabilización

La utilización de metales en la escultura en el Antiguo Egipto se conoce desde los inicios del Periodo Dinástico, alrededor del 2.700 aC. Se trata de tempranas muestras de estatuas hechas en cobre y no es hasta el Imperio Medio, entre el 2.000 aC. y 1.600 aC., que aparece la introducción del bronce. No podemos determinar fielmente cuál es el origen de la fabricación de bronce en territorio egipcio, pero muy probablemente la técnica, una aleación de cobre con estaño o plomo, fue importada de Siria o Chipre. El uso del bronce se fue incrementando progresivamente con el paso del tiempo, aunque el material por excelencia en la fabricación de esculturas no dejó de ser nunca la piedra calcárea.

Es durante el periodo de la Baja Época, entre el 600 aC. y la conquista de Alejandro Magno, cuando se produjeron en Egipto más figuritas en bronce, casi de forma masificada. Eran figuras pequeñas, principalmente de divinidades que cumplían funciones de exvoto y que hoy son muy frecuentes en las colecciones egipcias de los museos de todo el mundo.

Precisamente, en el Museo de Montserrat estas figuritas que representan dioses tienen mucha presencia tanto en cantidad como en variedad de divinidades y coinciden con este periodo cronológico tardío. También de esta datación encontramos en el museo utensilios llamados quirúrgicos o médicos, una serie de instrumental que por sus características bien podía haber sido utilizado en el Egipto Antiguo para intervenciones quirúrgicas o durante el proceso de momificación.

La restauración de los bronces egipcios del MDM

Actualmente, trece de estos objetos de la colección de bronces egipcios se encuentran sometidos a una intervención de conservación-restauración, que lleva a cabo el taller ProArtis, en colaboración con el Instituto Químico de Sarria. Se trata de siete utensilios, principalmente bisturís; cinco figuras de divinidades, como un Horus halcón; una representación de Bastis en forma de gato; un Osiris, entre otras divinidades, y también un pequeño recipiente.

2La restauración de los bronces egipcios del MDM

Todos ellos han iniciado un proceso de mineralización del metal que provoca una alteración cromática con la presencia de carbonatos como la malaquita de color verde oscuro mas o menos intenso; también de óxidos como la cuprita de color naranja marronáceo; y de consecuencias mas graves, también encontramos cloruros activos como el atacamita, de color verde pálido, muy perjudiciales para los metales ya que provocan un retroceso que avanza de la superficie hacia el núcleo metálico.

La restauración de los bronces egipcios del MDM

Este retroceso comienza en la superficie y pone en riesgo la conservación de los relieves y la decoración incisa (Figura 1). Además nos encontramos con objetos como los de instrumental quirúrgico, con zonas delgadas de escasos milímetros, donde la presencia de cloruros podría llegar a provocar su fractura en poco tiempo.

Teniendo en cuenta la presencia de cloruros en todos ellos y su fragilidad a la presión mecánica, se ha optado por un tratamiento de limpieza que reduce los productos de corrosión mediante el Plasma Frío de Argón-Hidrógeno. Este método ha sido probado con éxito en la restauración de diferentes matrices metálicas. El método consiste en la aplicación de plasma a baja presión. (Aprox. 0,3 mbar.) (Figura 2) de una mezcla de gas hidrógeno y gas argón, en un ratio de 3:1 respectivamente, y con una potencia de 80 W. Cada sesión de tratamiento de plasma ha tenido una duración aproximada de 3 horas.

Detalle del proceso de mineralización que afecta la decoración incisa de la figura de Horus.

Detalle del proceso de mineralización que afecta la decoración incisa de la figura de Horus.

Las moléculas de argón ayudan a abrir el camino para que los átomos ionizados de hidrógeno reduzcan los óxidos y las sales mixtas del metal. En este caso, como resultado de la aplicación del tratamiento de plasma frío, los productos del cobre (óxidos, carbonatos y cloruros) son reducidos, entre otros, a partículas de cobre metálico y también a productos volátiles, que son aspirados por la bomba de vacío. Para ayudar a la limpieza de las piezas es necesario hacer un tratamiento mecánico leve con cepillo, entre sesiones consecutivas, para que el plasma pueda continuar con su acción. Los productos que quedan en la superficie de los objetos, después de la aplicación del plasma, quedan con muy poca adherencia, de modo que la limpieza mecánica resulta mucho menos agresiva.

Limpieza mecánica después de la primera sesión dentro del reactor de plasma frio.

Limpieza mecánica después de la primera sesión dentro del reactor de plasma frio.

La ventaja principal de este método, es que únicamente afecta a los óxidos y las sales metálicas, que se reducen, mientras que los otros materiales constitutivos de la pieza quedan sin ningún tipo de alteración. Este tratamiento se recomienda cuando los objetos patrimoniales están constituidos por una combinación de metales o materiales de diferente naturaleza que no pueden ser tratados con la misma técnica, como los baños químicos o la electroquímica o, cuando debido a su estado frágil, la manipulación resulta delicada porque son poco resistentes a la presión mecánica.

Reactor de plasma del IQS.

Reactor de plasma del IQS.

  • Montse Marín (Conservadora del MDM)
  • Gisela Bosom (ProArtis Conservación-Restauración.)
  • Salvador Borroso, Grupo de Ingeniería de Materiales (GEMAT), Institut Quimic de Sarria. (IQS), Universidad Ramon Llull y CETEC-Patrimoni.
  • M. J. Alcayde, Grupo de Ingeniería de Materiales (GEMAT), Institut Quimic de Sarria. (IQS), Universidad Ramon Llull y CETEC-Patrimoni

Traducción:
Bartomeu Egea Resino
http://www.egipte.org/

Ver el articulo original en: La restauració dels bronzes egipcis del MDM. Aplicació de plasma fred per al tractament d’estabilització. Varis autors. Revista del Museu de Montserrat. Propileu. 12. (2013) Pag. 24-26 http://www.museudemontserrat.com/PDF/PDF_propileu12.pdf

La restauración de los bronces egipcios del MDM

Whatsapp
Telegram