Escondrijo de esculturas del templo de Luxor
Por Susana Alegre García
29 agosto, 2020
Foto de una foto del descubrimiento expuesta en el Museo de Luxor
Modificación: 29 agosto, 2020
Visitas: 3.996

El escondrijo de esculturas del templo de Luxor es uno de los más espectaculares hallazgos en la historia de la arqueología en Egipto. Como tantos hallazgos fabulosos, también este se realizó al parecer de forma casual el 22 de enero de 1989, mientras se efectuaban unos trabajos de restauración en las columnas del patio porticado del templo levantado durante el reinado del faraón Amenhotep III (c. 1336-1349 a.C.).

Restauraciones en la columnata del pórtico del patio de Amenhotep III en el templo de Luxor. Foto: Susana Alegre García 

El Dr. Mohammed el-Saghir, Jefe del Supreme Council of Antiquities en Luxor, avisado por su capataz de un cambio en la coloración del suelo en la esquina noreste del patio, emprendió la prospección del terreno. Solo a 80 cm. de la superficie se localizó una escultura de granito, y luego otra, y otra… Así se descubrió un conjunto magnífico integrado por 26 esculturas, la mayoría en un estado de conservación magnífico, ya que habían pasado milenios protegidas bajo el subsuelo.

Esculturas descubiertas Cronología  Material  Tamaño
Tutmosis III (no conserva la cabeza) Reinado de Tutmosis III granito negro ↕: 59 cm.
Tutmosis III en forma de esfinge Reinado de Tutmosis III alabastro : 95 cm.
Reina Isis (no conserva la cabeza) Reinado de Tutmosis III granito negro ↕: 63 cm.
Amenhotep III con Horus Reinado de Amehotep III alabastro ↕: 46 cm.
Amenofis III sobre trineo Reinado de Amenhotep III cuarcita ↕: 249 cm.
Amenofis III como esfinge Reinado de Amenhotep III caliza : 51 cm.
Diosa Hathor entronizada Reinado de Amenhotep III diorita ↕: 154 cm.
Diosa Iunyt entronizada Reinado de Amenhotep III granito gris ↕: 145 cm.
Tutankhamón como esfinge Reinado de Tutankhamón alabastro : 56 cm.
Halcón sobre capitel papiriforme Reinado de Amenhotep III alabastro : 96 cm.
Horemheb de rodillas ante Atum (usurpada a Tutankhamón) Reinado de Tutankhamón diorita ↕: 191 cm.
Horemheb y Amón (usurpada a Tutankhamón) Reinado de Tutankhamón diorita ↕: 152 cm.
Horemheb (cabeza fracturada) y Amón (usurpada a Tutankhamón) Reinado de Tutankhamón diorita ↕: 141 cm.
Ramsés II arrodillado (cabeza fracturada) Reinado de Ramsés II alabastro ↕: 77 cm.
Dios Amón con la diosa  Mut ¿Reinado de Ramsés II? alabastro ↕: 248 cm.
Fragmento de esfinge (no conserva la cabeza) Imperio Nuevo o posterior caliza ↕: 92 cm.
León yacente Imperio Nuevo o posterior caliza : 87 cm.
Fragmento de esfinge (no conserva la cabeza) Imperio Nuevo o posterior arenisca : 43 cm.
Escultura de halcón Imperio Nuevo o posterior alabastro ↕: 74 cm.
Escultura de ba  Imperio Nuevo o posterior arenisca ↕: 23 cm.
Doble corona (fragmentaria) Imperio Nuevo o posterior granito rosa ↕: 50 cm.
Corona de doble pluma (fragmentaria) Imperio Nuevo o posterior arenisca ↕: 65 cm.
Amenirdis I (fragmentaria) Reinado de Khasta granito negro ↕: 77 cm.
Amón-Ra-Kamutef con forma de serpiente Reinado de Taharqa granito negro ↕: 152 cm.
Amón-Ra-Kamutef con forma de serpiente ¿Reinado de Taharqa? granito gris ↕: 100 cm.
Diosa Tueris ¿Reinado de Taharqa? arenisca ↕: 61 cm.

Desde enero hasta abril de 1989 se realizaron los trabajos arqueológicos en una fosa de unos tres metros de profundidad, con la problemática de trabajar con piezas muy pesadas, y a la vez delicadas, que tenía que ser extraídas entre el fango y el agua. Las filtraciones, de hecho, habían sido la causa que había motivado los trabajos de restauración de la columnata.

En otros templos egipcios, como en el del cercano Karnak, se han realizado descubrimientos con escondrijos de esculturas y figurillas, muchas veces conocidos por su nombre francés “cachette”. En Karnak, por ejemplo, Georges Legrain descubrió en 1903 una fosa con unas 750 estatuas y otras miles y miles de figurillas. Estos escondrijos se realizaban en la antigüedad para despejar los templos de las esculturas y otros elementos de carácter votivo que se iban acumulando. En el caso de la cachette de Luxor existen diversas hipótesis: Mohammed el-Saghir cree que las esculturas fueron reunidas allí aproximadamente en el 300 d.C., justo antes de la llegada de los romanos, cuando los sacerdotes decidieron proteger las esculturas para que estuvieran seguras las imágenes de los antiguos reyes y dioses. Otros investigadores creen que las esculturas quizá fueron escondidas en el siglo IV o principios del siglo V, cuando las tropas romanas transformaron el santuario para dedicarlo al culto imperial. En aquel momento las representaciones de faraones y divinidades egipcias debían resultar una incomodidad, lo que se solventó enterrando las estatuas.

Así que en 1989 volvieron a ver la luz en un patio de Luxor obras escultóricas que mostraban a reyes como Amenhotep III, Tutankhamón y Horemheb. También apareció una escultura fragmentaria de la Divina Adoratriz Amenirdis, y otras que mostraban a divinidades como Hathor, Mut, Horus y Amón-Ra-Kamutef, representado con aspecto de cobra y con una inscripción con el protocolo de Taharca. Todas ellas piezas sobresalientes en cuanto a calidad artística, con un acabado ciertamente magnífico y belleza extraordinaria. Un tesoro escultórico realmente sin parangón.

Sala dedicada a las esculturas del escondrijo de Luxor en el Museo de Luxor. Foto: Susana Alegre García Cartel explicativo del descubrimiento del escondrijo del templo de Luxor expuesto en el Museo de Luxor. Foto: Susana Alegre García 

Las maravillas descubiertas en el escondrijo o “cachette” de esculturas del templo de Luxor pueden verse expuestas en una instalación especialmente dedicada a este fin en el Museo de Luxor, no muy lejos del lugar donde fueran descubiertas. Este museo excepcional, inaugurado en 1975, ofrece a las esculturas un espacio de exhibición acogedor y moderno, que realza aún más la belleza y elegancia de las obras. Y al fondo de la sala, elevado sobre unos escalones, destaca la imponente imagen de Amenhotep III sobre un trineo, pieza realizada en cuarcita y cuya solemnidad transforma la atmósfera que le rodea, como suelen hacer las mejores obras escultóricas creadas por los más hábiles artistas de la historia.

Escultura de Amenhotep III sobre un trineo. Foto: Susana Alegre García Detalle de la escultura de Amenhotep III. Foto: Susana Alegre García Diosa Hathor. Reinado de Amenhotep III. Foto: Susana Alegre García Detalle de la escultura de la diosa Hathor. Reinado de Amenhotep III. Foto: Susana Alegre GarcíaHoremheb y Amón, escultura usurpada a Tutankhamón. Foto: Susana Alegre García El dios Amón y la diosa Mut. Imperio Nuevo. Foto: Susana Alegre GarcíaEl faraón Horemheb adorando al dios Atum. Foto: Susana Alegre García Tutankhamón con aspecto de esfinge. Foto: Susana Alegre García

 

Autora Susana Alegre García 

Whatsapp
Telegram