El Valle de las Ballenas – Wadi El Hitan
Por Bartomeu Egea
29 noviembre, 2020
Modificación: 2 enero, 2021
Visitas: 1.912

Uno de los temas, con mas interés, que ha suscitado el desierto en Egipto en los últimos años, ha sido la existencia de fósiles de cetáceos extinguidos hace millones de años, cuando el mar llegaba al interior del país. Os invitamos a descubrirlo.


El Valle de las Ballenas nos muestra toda una variedad de fósiles que nos sirven para reconocer la vida marina próxima a la costa egipcia hace más de treinta millones de años.


Situado a unos 100 kilómetros de la capital de El Fayum, su acceso debe hacerse mediante un vehículo tipo 4×4 y con conductor experimentado, sorprendiéndonos no solo los fósiles visibles, si no también la existencia de un modernísimo museo dedicado al cambio climático y a este lugar en concreto.

Wadi El Hitan


Los fósiles encontrados en el desierto, están expuestos a manera de museo al aire libre, in situ, unos rótulos castigados por el viento del desierto nos ayudaran a entender lo que los paleontólogos han descubierto para nosotros, un frágil camino bordeado por piedras nos llevara de un lugar a otro, partiendo de unas pequeñas edificaciones a modo de centro de visitantes.


Arduo trabajo en bioestratigrafía, paleogeografía y paleo climatología el realizado en este rincón del mundo.

Uno de los primeros fósiles con el que nos topamos en entrar en Wadi el Hitan, es el de un Dorudon, un pequeño cetáceo primitivo que hacía 5 metros de longitud. Estos estaban a medio camino entre sus antepasados terrestres y los cetáceos actuales, si bien eran totalmente acuáticos.

Otro cetáceo de enormes dimensiones y bien representado en la zona, es el basilosaurios, que llegaba a los 20 metros de longitud. Este no tenía barbas, como las actuales ballenas, sino una mandíbula, bien desarrollada, compuesta por 44 dientes, cónicos los delanteros y puntiagudos los posteriores, por lo que así podía atrapar y desgarrar a sus presas. Por otra parte, aunque tiene aletas delanteras aún conserva patas traseras de tres dedos, un recuerdo de sus antepasados terrestres.

Como el Dorudon, el basilosaurios también se extinguió hace 34 millones de años, durante el fenómeno conocido como la Gran Coupure o Gran ruptura de Stehlin (en honor al paleontólogo suizo Hans Georg Stehlin), que marca el cambio de la Eoceno al Oligoceno, coincidiendo con extinciones masivas.

De este lugar, que os recomendamos, podríamos decir que es más antiguo que el más Antiguo Egipto, si se nos permite el comentario.

Whatsapp
Telegram