El poblado de los trabajadores de las pirámides y su necrópolis
Por Andy García Montes
26 agosto, 2020
Fotografía tomada desde el “Poblado de los constructores de las pirámides”. Andy García ©
Modificación: 27 agosto, 2020
Visitas: 1.563

Como siempre ocurre con los grandes descubrimientos arqueológicos, el capricho del destino y la suerte tienen mucho que ver, y casi siempre van unidos. En el año 1998 el egiptólogo estadounidense Mark Lehner descubrió con su equipo de trabajo lo que parecía ser un poblado de trabajadores, al sureste de las pirámides de Guiza. En su origen, había estado delimitado por un gran muro con forma rectangular, sin saber muy bien cuál era su cometido. En los terrenos estudiados se hallaron panaderías, talleres de oficios, casas de trabajadores, galerías de producción cuya datación podía establecerse alrededor de la 4ª Dinastía. Tres calles cortaban de oeste a este tanto la Extensión Oeste como el complejo de galerías, la Calle Norte, la Calle Principal y la Calle Sur, dividiendo un área de unos 185 m. de norte a sur en cuatro grandes bloques.

Aunque estas calles permitían el cruce directo de las manzanas de este a oeste, parece que sólo había una ruta principal a través del sitio de norte a sur, más exactamente, de noroeste a sureste.

Zona del poblado de los “constructores de las pirámides” con parte del muro al fondo.     Foto Andy García ©

No se conoce la extensión total de estas calles, pero según Lehner el trazado de la Calle Principal podía tener una longitud de 160 m. de este a oeste. La fecha del asentamiento tuvo una larga vida, y si sus instalaciones de producción proporcionaron ofrendas para los templos de la pirámide de Guiza mucho después del 4ªDinastía. Reisner encontró amplias evidencias de servicios de culto en los templos de la pirámide de Menkaure (Micerinos), que datan de finales de la 5ª dinastía hasta el colapso del Reino Antiguo. John Nolan registró más de 300 fragmentos inscritos, de los cuales 50 tienen nombres reales legibles: seis son claramente Khafre (Quefrén) y doce pertenecen a Menkaure (Micerinos).  

 

Fotografía desde Google Maps. El círculo rojo muestra el área del poblado y su necrópolis

En 1990 como reza en su panel indicador los arqueólogos comandados por el egiptólogo Zahi Hawass descubrieron la primera tumba de los constructores de las pirámides, de forma accidental, tras el tropiezo del caballo de un turista con un muro de su capilla, a menos de un kilómetro al oeste del poblado, pertenecía a Ptah Sepsw.

Letrero explicativo sobre la tumba de Ptah Shepw.    Foto Andy García ©

En el año 2010 fueron descubiertas nuevas tumbas en la misma zona por el equipo que dirigía Zahi Hawass. La más importante de ella es la de Idu, con forma rectangular y estructura abovedada. Otra tumba significativa es la de Petety, en la cual se halla inscrita una maldición en toda regla, la cual dice: <<Quien haga algo malo contra nosotros o esta tumba que sea comido por los hipopótamos, cocodrilos, leones, serpientes y escorpiones>>

 

Texto de la maldición de Petety  Fotografía de Andy García ©

En opinión de Zahi Hawass estos enterramientos fueron un gran descubrimiento, ya que al hallarse en suelo sagrado no podían pertenecer a esclavos, sino hombres libres al servicio del faraón.

Se hallaron tras el estudio de sus restos que habían padecido grandes lesiones de rodillas y de cintura, con motivo de la utilización de grandes pesos, pero de la misma manera, se hallaron intervenciones de amputaciones y de fracturas llevadas a cabo con éxito, lo que quiere decir que los médicos se hallaban presentes en el poblado cuidando de dichos trabajadores, así, como que su alimentación era rica en proteínas y más cuidada que la media del pueblo llano.

Parte de la necrópolis de los constructores con las pirámides de Keops y Kefrén al fondo      Foto Andy García ©

La necrópolis comienza a los pies de una pequeña colina, y continúa su ascenso según la importancia de los propietarios de las tumbas. Su estructura no es homogénea, y no sigue un patrón común. Las distintas tumbas son diferentes entre sí.

Vista general de la necrópolis de los constructores. Foto Andy García ©

 

 

Autor Andy García Montes 

 

Última novela de Andy García Montes: Maldición en El Cairo 

Whatsapp
Telegram