El lamentable estado del Templo de Debod
Por Mamen Crisóstomo
30 mayo, 2007
Modificación: 2 enero, 2017
Visitas: 68.721

Interior: Seguridad de los elementos expuestos

Pasemos ahora al interior del templo. En la parte baja se exponen un par de elementos ornamentales del templo, ¿Están protegidos? Vamos a verlo.

Vista general

Situémonos en el hall para hacernos una idea de donde están colocados los elementos que veremos a continuación.

En la parte izquierda de la imagen, justo frente al cartel, se ve en la parte baja, un trozo de papelera y más arriba un trozo de piedra que corresponde al capitel que veremos a continuación. También a la izquierda de la foto está la entrada del interior del Mammisi, donde se encuentra expuesta la gola.

Capitel original aunque inacabado Capitel original aunque inacabado Capitel original aunque inacabado

Creo que se ve perfectamente como se expone este capitel, que no es una reproducción sino uno de los originales aunque inacabado. Esta en un lado del estrecho vestíbulo, sin protección alguna. En la primera imagen se ve el respaldo de una silla y una papelera contra el capitel, y detrás de estos la parte renegrida de la piedra que da fe del roce a que esta sometida esa parte. En la segunda se había retirado la silla, no así la papelera, pero los roces son más visibles. La tercera nos puede dar una idea de su ubicación. Como apreciamos, es facilísimo rozarla, queriendo o sin querer.

Vayamos ahora con la gola expuesta en lo que es la parte interior del Mammisi. Es la gola original del segundo pilono ¿está mas protegida que el capitel?.

Se puede tocar sin problemas

Se puede tocar sin problemas

En la primera imagen comprobamos que la gola se expone sin ningún tipo de medida de seguridad. Se puede tocar sin problemas. Y cuando la sala está llena, se la roza con la ropa, mochilas, etc.,  sin ningún cuidado. Del roce, deliberado o no, nos da idea la segunda imagen, podemos ver lo negro que esta el extremo inferior, donde es más fácil el contacto.

Deterioro por contacto

Deterioro por contacto

Lo mismo se puede decir del extremo que vemos en la primera imagen, renegrido por el constante contacto. Y si se piensa que es cosa accidental solo hay que fijarse en la última imagen. La lechuza del jeroglífico muestra el mismo deterioro por contacto que los anteriores, y no esta en un lugar que se roce sin querer. Está así porque la gente la toca, como toca todo el templo, con total impunidad.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Whatsapp
Telegram