Egipto: Más de cinco mil años de deporte
Por Coordinadores de AE
Creación: 14 agosto, 2008
Modificación: 14 agosto, 2008
Visitas: 12.215

Egipto, cuna de una de las civilizaciones más grandes en todo sentido del planeta, es en nuestros días el resultado de los restos y huellas que dejaron las arraigadas costumbres y sabiduría de sur primeros pobladores. En el programa de hoy, los invitamos a conocer los orígenes del deporte egipcio ocultos entre pirámides y momias.

Viajar por Egipto es como reencontrarse con la historia. El río Nilo, que atraviesa toda la nación de sur a norte, es cual el hilo de un collar que ensarta valiosas perlas como la Gran Pirámide de Giza y la Esfinge. Los milenarios murales del antiguo Egipto no sólo dan fe de su espléndida civilización sino también de sus primeros pasos en la práctica de deportes de la era moderna.

Esta pintura mural descubierta en la tumba de Jeti, en Beni Hassan, y con más de dos mil 500 años de antigüedad, constituye el primer y más longevo registro sobre la práctica de un deporte muy parecido al hockey sobre césped. El palo era una rama de palma doblada como una especie de bate y la pelota era de fibras comprimidas de papiro cubiertas con dos piezas de cuero en forma de semicírculo y de varios colores.

En este mural, también de más de cinco milenios de existencia que atesora la Pirámide de Sakara, quedó impresa la práctica de disciplinas deportivas como la gimnasia, los ejercicios aeróbicos y otros deportes que involucran el mantenimiento del equilibrio y que expresan el ideal de belleza física de los egipcios.

La jabalina, la carrera de caballos y el tiro con arco son deportes que derivaron de la práctica laboral. El juego de tirar la cuerda, el boxeo y el levantamiento de peso ponen de manifiesto la fuerza de los antiguos egipcios. En tanto, la carrera de fondo o maratón era parte importante de la ceremonia de coronación del Faraón, quien participaba en el recorrido por la ciudad acompañado por los nacidos el mismo día.

Según los arqueólogos, la práctica de deportes en el antiguo Egipto se remonta a varios miles de años. El deporte formaba parte de la vida cotidiana y su principal finalidad era mejorar la salud del ser humano. Incluso reyes y príncipes asistían a las competiciones y alentaban a los equipos. Tenían establecidas reglas, árbitros neutrales, uniformes de jugador. A diferencia del cruel criterio seguido en aquel entonces por otros países, en Egipto tanto el ganador como el perdedor recibían un collar como premio, el primer collar a su superioridad y el segundo a su espíritu deportivo.

Pese a los miles de años transcurridos el deporte sigue vivo en estas tierras. Ahmed Tuni, considerado padre del deporte egipcio, es un fiel defensor del deporte amateur y enemigo acérrimo de la práctica remunerada. Tuni desea que el pueblo egipcio apoye su tésis y se transforme en un eterno amante del deporte sano.

Afortunadamente todo parece indicar que su sueño se hace realidad con la apertura de un innumerables clubes deportivos en la capital del país, frecuentados por sus pobladores y futuras estrellas del mundo del deporte. También ha visto el fruto de su incansable pregón en la figura de muchos coterráneos que han renunciado a sus bien remunerados empleos para dedicarse a la causa de la defensa del deporte libre. Cuentan el caso de un arquitecto que se convirtió en instructor de bicicleta de montaña y tuvo el honor de ayudar a consumar el anhelo de un campeón mundial local de la especialidad en 2004.

El ciclista se lanzó a la aventura sobre dos ruedas partiendo de El Cairo con la meta de recorrer la Península del Sinaí, subir la cumbre del mismo nombre hasta llegar finalmente al Mar Rojo. La travesía es motivo de orgullo de este pueblo, que durante cinco milenios ha mantenido con vida el ideal de mantener un cuerpo sano con una mente sana a través de la práctica del deporte.

Fuente: CCTV
http://www.cctv.com/program/CulturaExpres/20080814/103784.shtml

Reseña: Roberto Cerracin

Whatsapp
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *