Dos nuevos desmayos aumentan el misterio en el Museo Egipcio de Turín
Por Iñigo Dominguez
Creación: 25 enero, 2002
Modificación: 25 enero, 2002
Visitas: 2.238

Dos escolares, un niño y una niña de 11 años, se desvanecieron el miércoles en el Museo Egipcio de Turín y aumentaron a trece el número de extraños desmayos que ha registrado este lugar en el último año. Como en los casos anteriores, el último registrado la semana pasada con tres niños afectados, los pequeños acudían al museo con una visita escolar y súbitamente se sintieron indispuestos, con náuseas y vómitos, en el primer piso. Finalmente se despertaron en el hospital tras perder el conocimiento.

La que ya es conocida como la maldición de los faraones ha motivado la apertura de una investigación por parte de la Fiscalía de Turín que, no obstante, aún no ha conseguido averiguar la causa exacta de los desmayos. Se han producido en el subterráneo de las momias y, como esta vez, en el primer piso. Por casualidad, el fiscal encargado del caso, Raffaelle Guariniello, se encontraba el miércoles en el museo, buscando pistas que abrieran alguna luz en el misterio. Al enterarse del incidente, acudió rápidamente al lugar donde estaban los niños para ver el fenómeno in situ. Los técnicos también se apresuraron en tomar muestras del aire.

¿Qué hay en el aire del museo? Las hipótesis apuntan, precisamente, a una falta de aire y mala ventilación cuando hay mucha gente en las salas o a alguna sustancia nociva en los productos de limpieza o en los utilizados para conservar las momias. Sin embargo, la directora del museo, Anna Maria Donadoni, rechaza estas explicaciones y se desespera ante el crecimiento de la leyenda negra del centro, uno de los mejores del mundo sobre el antiguo Egipto. “Uno delos dos niños apenas ha tenido tiempo de entrar en el museo y ya se sentía mal”, protesta. “Los chicos ya sabían la noticia por la televisión, y además venían de un viaje en autobús, que muchas veces les crea malestar”.

Fuente: El Correo Digital

Whatsapp
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *