Descubierto el sarcófago perdido de Alejandro Magno
Por Greek Sea, Tholomew
28 diciembre, 2021
Sarcófago de Alejandro Magno. Fotograma de Cleopatra, film protagonizado por Elizabeth Taylor
Modificación: 9 enero, 2022
Visitas: 28.693

Agency news, December 28, 2021
By Greek Sea, Tholomew

Una expedición formada por arqueólogos de la Archeologic Indiketes Emporium y egiptólogos de la AE Friends of the Egyptology, han localizado el sarcófago que indudablemente correspondería al gran rey macedonio.

Extraordinario hallazgo en los parajes que se film-‘ la famosa película “”l Paciente Ingles”, en  Gilf al-Kabir, en el extremo sudoeste de Egipto, en la misma frontera con Libia y el Sudán, lugar  increíblemente alejado de los lugares que se han barajado durante cientos de años podía estar.

Eight bell rocks en Gilf Al Kabir

 

El equipo expedicionario dirigido por Suzanne Happy, se encontraba en una de las laderas de las llamadas “Rocas de las ocho campanas” en esta parte del Sahara egipcio, el equipo multidisciplinar,  estaba registrando varias pinturas rupestres, pictogramas y petroglifos correspondientes a unos periodos en que el paisaje sahariano no era el que todos ahora conocemos, cuando su atención se desvió a unas grandes vasijas depositadas al final de unos riscos, vasijas que se podrían considerar habituales, pues permitían almacenar agua y grano para las grandes campañas hacia el sur que realizaban los diferentes faraones en busca de las riquezas de África, después de unas jornadas de extracción de las mismas, se produjo la sorpresa, que ahora es noticia mundial y primicia en nuestras redes.

Ante sus ojos y mientras la arena se deslizaba ladera abajo y dejaba asomarse una esquina vieron aparecer un receptáculo con apariencia de sarcófago, sorprendentemente acristalado, una textura muy similar a los antiguos vidrios de los periodos clásicos. Solo precisaron pocos minutos para poder leer en una parte del “sarcófago”, nos cuenta la Doctora Happy el epíteto de un rey, Hrw hq3 qní, la transliteración de: “Horus, el gobernante fuerte, denominado Setepenra Maryamon, el elegido y amado de Amón”, un nombre considerado el Nesu-Bity de un faraón egipcio, pero solo tenían que apartar un poco más de arena cuando otro nombre faraónico, el de Sa Ra, el de hijo del Sol, nada mas y nada menos, pudieron leer: Aleksanders.

Registro con el nombre de Aleksanders

 

La localización de la tumba y el cuerpo de Alejandro Magno ha sido durante casi 2.400 años después de su muerte, uno de los grandes misterios que hasta el día de hoy la arqueología no había dado respuesta. En el año 331 aC., Alejandro el Grande marchó hasta este oasis de Siwa en el Sahara, al sur de la antigua Cirene, para consultar su oráculo, uno de los mas reputados del mundo helénico, el del templo de Zeus-Amón, donde le fue confiado saber que era hijo de dioses, hijo de Heracles y Aquiles, hijo del dios Amón y que conquistaría el mundo. Apenas 8 años después y antes de cumplir los 33 años, el 13 de junio de 323 aC., muere en Babilonia, como Alejandro III de Macedonia, rey de Asia, hijo de Zeus, y gran conquistador. Sus restos y sarcófago fueron apropiados por uno de sus generales, que regiría Egipto como Ptolomeo I, siendo depositado en la tumba que fue construida en origen para el ultimo faraón nativo de Egipto, para Nectanebo II, a partir de ese momento las fuentes nos hablan de insospechados lugares, historias, hechos,  donde podría estar su sarcófago de cristal, pues fue cambiado este del original que era de oro puro.

El Sahara egipcio en Gilf Al-Kabir

 

PD.- Nos cuenta la doctora Suzanne Happy , fuera de micro, una leyenda que podría explicar todo:

La madre de Alejandro, Olimpia, contaba que el padre de su hijo no era Filipo III, si no, el mismo Amón, que visito su alcoba y copulo con ella. Y la cronología de la historia es muy reveladora, pues en ese tiempo y siendo vencido por las cohortes Persas de Artajerjes, el ultimo faraón nativo de Egipto Nectanebo II, cuyo epíteto es hijo de Amón, nos lleva a conclusiones, viajo a Grecia buscando ayuda y refugio.

No termina aquí la leyenda, que nos habla de un derrotado Senedyemibra – Najthorhabet, Nectanebo II desaparecido durante mas de 20 años viajando hacia el sur a la Nubia profunda, y cuenta la leyenda que con sus huestes que dominaban el desierto llego a secuestrar el sarcófago y los restos del que probablemente fue su hijo.

PD2: Gilf Al-Kabir esta en la ruta hacia la alta Nubia.

 

 

Whatsapp
Telegram