Consideraciones acerca de la evolución iconográfica del dios Bes
Por Francisca Velázquez Brieva
8 julio, 2005
Modificación: 9 diciembre, 2016
Visitas: 36.039

En el presente artículo nos proponemos examinar la evolución iconográfica del dios Bes, encuadrándola dentro de las diferentes etapas de la historia egipcia. A lo largo de esta trayectoria y alineándonos con los autores que abogan por un origen felino del dios, hemos tratado de incidir en los diferentes intentos llevados a cabo para conseguir su “antropomorfización”, intentos que tendrán como resultado la imagen estereotipada con la cual se representa al dios Bes desde la Baja Época.

Consideraciones acerca de la evolución iconográfica del dios Bes

Introducción

El conocimiento científico del dios Bes se encuentra aún en la actualidad plagado de dificultades, ya que este dios se ha presentado, desde los comienzos de su investigación en los albores del siglo XIX, como un ser complejo en muchos de sus aspectos, sin que desgraciadamente, en la reseña que vamos a efectuar a continuación, podamos aportar soluciones que despejen definitivamente alguna de las incógnitas que su estudio continúa suscitando.

La gran confusión que rodea a esta deidad resulta más paradójica si consideramos que, por lo general, los textos que acompañan la divulgación de su imagen repiten unas afirmaciones estereotipadas, cuyo contenido pocas veces hace presagiar los problemas todavía planteados parasu conocimiento: origen, unicidad o multiplicidad, significado de sus nombres, iconografía, atribuciones…

En este artículo, dado el escaso espacio del que disponemos sólo vamos a tratar uno de estos aspectos; nuestro objetivo se centrará en esbozar una breve evolución de la iconografía del dios, comentando las aportaciones de los autores que según nuestro criterio han destacado en su estudio y señalando la línea de investigación por la que, tras el estudio que hemos llevado a cabo en los últimos tiempos[1], personalmente nos decantamos.

Antes de comenzar la presentación de esta evolución iconográfica, es necesario hacer una salvedad: aunque partimos de una premisa que reconoce la existencia de diferentes denominaciones para un mismo o similar tipo iconográfico, hemos acordado,aun a sabiendas de los problemas que esta decisión implica, utilizar para designarle el usual nombre de Bes. La adopción de expresiones como “zwerghafte Götter”[2], “Bes-image”[3], “Bes-like god”[4], u otra cualquiera que pudiéramos acuñar para salvar la posibilidad de no estar tratando de un solo dios, no resolvería nada, ya que si realmente son varios los dioses, un término abstracto ocolectivo es sólo la corroboración de que no hemos podido individualizarlos, no aclarando nada al respecto. Tomamos pues el nombre de Bes como una unidad dentro de laaparente multiplicidad,hasta que seamos capaces de resolver el problema que las diferentes denominaciones nos plantean.


[1] El estudio del dios Bes en Egipto forma parte de la Memoria de Licenciatura que con el título “El dios Bes: aspectos iconográficos en el ámbito fenicio-púnico con especial referencia a la P. Ibérica e Ibiza” presentamos en la Universidad Autónoma de Madrid.
[2] F. Ballod, 1913.
[3] J. Romano, 1989.
[4] V. Wilson, 1975:77.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9

Whatsapp
Telegram