Científica alemana, encuentra trazas de nicotina
Por Boletín de New York
Creación: 11 enero, 2007
Modificación: 11 enero, 2007
Visitas: 5.137

Cuando se habla de Egipto, en primera relación con ese nombre, no solamente acuden a nuestra mente las pirámides, sino también los faraones y momias, entre otros elementos. Sabido es que, igual como en el Imperio Incaico, los faraones también momificaban a miembros de su realeza y los enterraban en lugares especiales considerados sagrados en aquellos tiempos. De tal forma, se podría comparar la suntuosidad de las tumbas de Ramses II (Egipto), con la del Señor de Sipán (Lambayeque-Perú); por citar un ejemplo; por supuesto, guardando distancias en cuanto a época, lugar, civilización, etc.

Pero la historia está mostrando que en realidad poco sabemos de ella. Los arqueólogos y antropólogos, –en este específico caso–; han descifrado la historia en base a suposiciones, muchas de ellas lógicamente muy bien fundadas; pero que desgraciadamente, no pueden ser completamente comprobables; más allá de los elementos que el hombre moderno ha creado o estudiado para fundamentar su tesis.

Vuelve entonces a crear controversia entre muchos de ellos, el que se dé nuevamente publicidad a un análisis hecho en 1992 por la toxicóloga Dra. Svelta Balabanova del Institute of Forsenic Medicine de Ulm, Alemania; en el que encontró trazas de nicotina y cocaina en los restos de una momia egipcia.

Los científicos siempre han apoyado la idea de que las plantas de tabaco y de coca, sólo habrían germinado en América; por lo que según esa teoría, fueron mundialmente conocidas luego de la llegada de Colón a las Indias que buscaba.

Cuenta la historia que hace 3,000 años vivía en Egipto una Reyna llamada Henut Taui, perteneciente a la 21 dinastía de los faraones. Aun cuando no recibió las excequias de un faraón, sí fue tratada con cierta consideración y luego momificada. Los egipcios creían entonces que ello le daría inmortalidad y de alguna forma, dicha creencia parece ser cierta, pues en pleno siglo 21, luego de pasar el esplendor de muchas otras civilizaciones; resurge de entre las penumbras de un sarcófago, para ser nuevamente parte de la historia.

En el siglo 19, unos arqueólogos encontraron su tumba y el sarcófago, con el cuerpo momificado de la reyna dentro, fue comprado por el Rey de Bavaria, Alemania, quien luego lo entregara al museo de Munich, donde permaneció por casi otro siglo, casi desapercibida.

En 1992, los científicos del Museo de Munich iniciaron estudios y análisis más profundos, sobre los restos de la reyna Henut Taui y al decidir realizar exámenes sobre drogas; la primera decisión fue contactar a la Dra. Balabanova, quien gozaba ya de una gran reputación como toxicóloga forénsica; habiendo trabajado con la policía y ayudado a resolver muchos crímenes. Había también inventado un método por el cual pulverizaba los elementos que debía analizar, los que luego disolvía hasta formar una solución; desde la cual iniciaba sus exámenes.

Los Canales de Televisión TVF y CHANNEL FOUR de Londres, televisaron en 1997, un programa científico donde se analizó el tema. Los primeros análisis de la Dra. Balabanova, que según sus propias palabras "…la dejaron paralizada"; mostró trazas de nicotina y cocaína en cantidades comparables a las encontradas en personas con problemas de drogadicción, en pleno siglo 20. Este primer análisis, generó una serie de protestas.

El Dr. John Henry del Guy Hospital de Londres dijo: "Lo primero que uno piensa es que esto es una locura. Debe haber algún error. Tal vez, algún tipo de contaminación o tal vez algún fraude. Uno no puede pensar encontrar cocaína en una momia egipcia". Se refería a la posibilidad de que la momia hubiese sido cambiada como ya había sucedido antes, puesto que muchos seudo-arqueólogos, vendían cuerpos momificados, aduciendo haberlos encontrado en excavaciones arqueológicas. En cuanto a esto, el Dr. Afred Grimm del Egyptian Museum de Munich, Alemania; refutó: "Nuestra investigación, muestra claramente que las momias que se encuentran en nuestro museo, son reales. No son falsas; ellas pertenecen al antiguo Egipto."

La Dra. Balabanova, continuó con sus análisis y luego de realizar más de 300 de ellos, concluyó que su primer examen había sido correcto. Aun así, decidió con otros científicos, hacer un examen al cuerpo momificado del faraón Ramses II, muerto el año 1213 a.d.C.

En setiembre de 1976, llega Ramses a París y el Dr. Michelle Lescot, del Natural History Museum, luego de efectuar los análisis correspondientes expresa: "Preparé las muestras para ser analizadas, las puse bajo el microscopio y ¿qué encontré? Tabaco y me dije, esto no es posible. Debo estar soñando. Trabajé ferviéntemente todo el día, que hasta olvidé la hora del lonche; pero seguí obteniendo los mismos resultados una y otra vez."

El Dr. Lescot insistió en que "Es cierto que la teoría oficial nos dice que el tabaco se originó en Sudamérica. También es cierto que existen otras especies en Australia y las Islas del Pacífico. Podrían haber existido otras variedades en Asia, ¿Por qué no en Africa? Algunas podrían haber ya desaparecido; no creo que sea un sacrilegio creer que tal teoría, pudiese ser falsa."

Sin embargo, siguieron las discrepancias, pues la Dra. Sandy Knapp del Natural History Museum de Londres, a su vez dijo: "Encontrar cocaína en momias egipcias, es imposible. Siempre existe la posibilidad que uno encuentre restos de cierta planta en una momia; pero me parece que en esto hay un error. Algo no está claro".

Se teorizó la idea de que posiblemente el tabaco o la coca habrían llegado hasta el Africa como elementos de intercambio o comercialización; no para ser sembrados. Hay muchas plantas que no germinan igual en cualquier tierra o clima. Algunas ni siquiera brotan en los más mínimo.

Pero parece ser, como sucede en muchos campos; que los científicos cuando se enfrentan a una evidencia que pueda cambiar totalmente el curso de la historia, no quieren aceptarlo; como el profesor John Baines de la Oxford University cuando dice: "La idea de que los antiguos egipcios hayan viajado hacia América, es absurdo. No creo que alguno de los profesionales arqueólogos o antropólogos, con experiencia en el estudio de la civilizacón egipcia; crea remótamente en esa posibilidad." Por otro lado, la profesora Alice Kehoe, antropologista de la Marquette University, expresó lo siguiente: "Creo que estamos ante la evidencia de posibles viajes de un continente a otro antes de Colón. Pero cuando tratamos de referirnos a dicho tema, los arqueologistas quieren cambiar el tema de la conversación". "Parecen sentir algún virus contagioso en el ambiente que no quieren tocar, pues les acarrearía algún tipo de desastre".

Martin Bernal, profesor de historia de la Cornell University; manifestó: "Estamos obteniendo más y más evidencia de viajes transocéanicos en épocas remotas. La seda por ejemplo, llegó desde China a Egipto alrededor del año 1000 a.d.C. Creo que los científicos modernos tienen la tendencia a creer rígidamente en cómo se desarrolló el progreso en el mundo". "Creen que sólo el hombre moderno, puede hacer tales cosas".

Muchos de los detractores de la Dra Balabanova como su colega, la Dra. Rosalie David del Manchester Museum, tuvieron que retractarse de sus comentarios. Esta última, diría: "Hemos recibido los resultados de los exámenes realizados en muestras de la piel y pelo, y en ambos se encuentra evidencia de nicotina. Estoy realmente sorprendida con esto".

La posible transcontinental relación mercantil o de cualquier otra índole en tiempos antes de Colón, no parecen absurdos para otros historiadores. Por ejemplo, llama la atención la casi similitud entre los nombres WARI (Cultura Inca) y UASRI (Cultura egipcia). UASRI fue uno de los nombres con los que se conoció a OSIRIS (deidad egipcia), quien también fue llamado UNTI. Este último nombre, tiene a su vez parecido al de INTI, con el que los Incas denominaban al Sol. ATI fue otro de los nombres con los que se conoció a OSIRIS y nuevamente, encontramos similitud con el nombre del volcán MISTI en Arequipa. En ambas lenguas, (Inca y Egipcia); la traducción de estos últimos nombres era: príncipe, violento, enojado. (LARS).

Referencias en Ingles: http://www.druglibrary.org/Schaffer/Misc/mummies.htm

Fuente: Boletín de New York
http://www.boletindenewyork.com/momia.htm

Reseña: Tomas E. Gondesen

Whatsapp
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *