Asurbanipal, rey del mundo
Por Nieves García Centeno
10 febrero, 2019
Detalle del asalto de soldados asirios a una ciudad egipcia: Foto: Nieves García Centeno
Modificación: 7 abril, 2019
Visitas: 1.149

29 enero 2019.- Fue el rey del mundo, tal como se autoproclamaba, y realmente lideró un gran imperio, el asirio, que se extendió desde Chipre en el oeste hasta Irán en el este, y también  incluyó a Egipto. Los detalles de su vida, desde su infancia en palacio hasta que heredó el trono a pesar de no ser el primogénito, sus conquistas territoriales, su muerte y la caída de ese imperio se pueden ver todavía hasta el próximo 24 de febrero en una exposición realmente magnífica que acoge el British Museum, en Londres.

cronologia

La muestra explora el mundo de Asurbanipal a través de espectaculares relieves que dan vida a la tumultuosa historia de su reinado (669-631 aC): la conquista de Egipto, la aplastante derrota de su hermano rebelde, que reinaba en Babilonia, y su despiadada campaña contra los gobernantes elamitas del suroeste de Irán, además de otras escenas de su vida cotidiana, en palacio o cazando leones a lomos de su caballo. Pero por otro lado, la muestra también quiere destacar la importancia de preservar el rico patrimonio cultural de Irak para las generaciones futuras, algo en lo que ya se está trabajando.

Asurbanipal cazando leonesAsurbanipal cazando leones.

cazando un leon

Asurbanipal, rey del mundo

Detalle de los camellos en batalla

En el año 668 aC Asurbanipal heredó un vasto territorio que ya se extendía desde las orillas del Mediterráneo oriental hasta las montañas del oeste de Irán. Gobernó desde su enorme capital, Nínive, en la actual Mosul, Irak, donde los templos y los palacios bellamente adornados dominaban el montículo de la ciudadela, con un elaborado sistema de canales que llevaba agua a sus jardines de recreo. Además, el rey era un hombre culto que sabía leer y escribir, y reunió una gran biblioteca, más de treinta mil tablillas escritas en cuneiforme, en acadio y sumerio, con todas las materias del saber, siendo el mejor propagandista de sus conquistas gracias también a una impresionante red de comunicaciones que se extendía a lo largo y ancho de su imperio.

tablillas-biblioteca-niniveTablillas de la Biblioteca de Nínive 

La familia

El bisabuelo de Asurbanipal fue Sargón II, que ocupó el trono de Asiria tras un golpe de estado. Las disputas por la sucesión eran habituales y siempre acababan en baños de sangre. El abuelo de Asurbanipal, Senaquerib, fue brutalmente asesinado por su hijo mayor cuando le dio el trono a un hijo más joven, Esarhadon. Éste consiguió asegurar el trono con la ayuda de su influyente madre, Naquia. Esarhadon tuvo muchos hijos, por ello, cuando murió el primogénito, sabiendo cuál fue el destino de su padre, sorprende que se hubiera saltado la línea de sucesión y nombrara como heredero a Asurbanipal, un hijo más joven. Para calmar al mayor, Shamash-shumu-ukin, lo colocó en el trono de Babilonia y nombró a los príncipes “hermanos iguales”.

Rivalidad de hermanos

Conquista de Egipto

Durante años, Egipto controló la frontera oeste de Asiria. Alrededor del 716 aC, los reyes kushitas se hicieron con el país del Nilo y gobernaron desde la ciudad de Menfis; es la Dinastía XXV, en el llamado Tercer periodo intermedio. Llevaron una cierta estabilidad al territorio y revivieron las tradiciones culturales del pasado. En esos años reinó Taharqo, aproximadamente entre el 690 y el 664 aC. Fue durante su reinado cuando Asiria invadió Egipto. Asarhadon dirigió varias campañas contra Taharqo, que registró en varios monumentos. Su primer ataque, en el 677 aC, se organizó para apaciguar a las tribus árabes próximas al mar Muerto, pero ya en el año 671 aC invade Egipto y saquea Menfis, capturando a numerosos miembros de la familia real. Taharqo huyó al sur y Asarhadon reorganizó la política en el norte, estableciendo a Necao I, un soberano local (dinastía XXVI), como rey en Sais.

Escena de guerraGuerra contra kushitas.

Sin embargo, Taharqo reorganizó el Bajo Egipto, alentando numerosas rebeliones, y tomó de nuevo el control. Asarhadon vuelve a la carga, pero en el viaje enferma y muere. Su hijo Asurbanipal toma el relevo y envía al ejército, que consiguió una importante victoria. Taharqo huyó a Tebas, donde muere. Cuando su sobrino se declara rey del país del Nilo, Asurbanipal reúne de nuevo a sus tropas para una confrontación decisiva. La ciudad de Tebas es capturada, su población deportada e ingentes cantidades de tesoros saqueadas. El botín tomado a Egipto fue paseado por las calles de Nínive. El metal de los obeliscos fue fundido para decorar los templos asirios. Así lo contaba Asurbanipal:

“Plata, oro, piedras preciosas, todo lo que había de valor en su palacio, vestidos de lino o con adornos multicolores, caballos, gente, hombres y mujeres, me llevé un sustancial botín, que no se puede contar, de la ciudad de Tebas”.

No cabe duda de que en la exposición de Asurbanipal hay un espacio importante para Egipto, todavía una gran potencia en esa época. Taharqo fue el primer rey de los gobernantes de Kush en adoptar la vestimenta funeraria egipcia. Además, los reyes kushitas momificaban también sus cuerpos y los colocaban en pequeñas pirámides, aunque más alargadas. También se acompañaban de ushebtis. En la exposición se muestra uno en cuarcita, con la imagen de Taharqo, uno de los miles que fueron enterrados con el rey, cuya tumba fue hallada en Nuri, Sudán, del 664 aC.

Taharqo

En la muestra se puede ver también otra figura de bronce del rey kushita, identificado por una inscripción en el cinturón, que arrodillado le presenta una ofrenda a un dios. Lleva una corona con el doble ureus y un collar decorado con colgantes de cabeza de carnero, la insignia real típica de los reyes nubios. Esta fue hallada en Kawa, su capital, en el actual Sudán, y data del 680 aC.

esfinde-taharqo

Otra pieza es una esfinge del rey Taharqo, cuyo nombre se puede leer entre las garras centrales. La escultura se inspira en la tradición escultórica del Egipto Medio y Nuevo, pero la corona con el doble ureus (dos cobras) es kushita. Es de granito, de la zona de Kawa, Sudán, años 669-664 aC.

Los relieves que se pueden ver en esta exposición son impresionantes, como imágenes en movimiento que nos permiten trasladarnos a esa época y que detallan cada acontecimiento que el rey quería destacar con fin propagandístico. Así, en un relieve se ve como los soldados asirios capturan una ciudad egipcia y usan escaleras para entrar en una fortaleza. Los soldados kushitas, que llevan un tocado de plumas, defienden las murallas. Algunos caen de los muros. Los soldados asirios cortan las defensas mientras que otros prenden fuego a la puerta. Los arqueros egipcios, protegidos por largos y curvados escudos, disparan al enemigo. Debajo, los prisioneros kushitas encadenados caminan y dos soldados asirios sostienen varias cabezas del enemigo. Además, una procesión de civiles egipcios, como dos niños llevando un burro, son escoltados fuera de la ciudad.

Asirios asaltan una ciudad egipcia

Caída de un imperio

Como representante de los dioses en la tierra, el rey era el responsable de crear el orden del mundo expandiendo su imperio más allá de sus fronteras. Los asirios creían que la violencia estaba justificada contra aquellos que hubieran ofendido al monarca y a sus dioses. En la primera mitad del largo reinado de Asurbanipal, Asiria prosperó y se expandió. Hacia el oeste, conquistó Egipto, y al este, aplastó de manera despiadada a un desafiante usurpador elamita. Hacia la mitad de su reinado hubo una importante crisis en Babilonia que desató una larga, amarga y violenta confrontación entre Asurbanipal y su hermano.

Asurbanipal en palacio con su reina. A destacar la cabeza del rey de Elam en el árbolAsurbanipal en palacio con su reina. A destacar la cabeza del rey de Elam en el árbol

El colapso del imperio asirio está pobremente documentado, pero una serie de tablillas que se conocen hoy en día como las Crónicas de Babilonia recogen algunos de los aspectos claves.

Detalle de tablillas en cuneiforme

Tras la muerte o abdicación de Asurbanipal, pues no está claro este punto, por el año 631 aC, el imperio empezó a romperse. Un general llamado Nabopolasar ocupó el trono de Babilonia en el 626 aC y empezó otra guerra civil. La rebelión causó caos a lo largo de toda la región. Tras ganar, Nabopolasar avanzó hacia Siria. Los medos se unieron al asalto y saquearon la ciudad de Assur, sede de los dioses asirios. Las tumbas de los reyes fueron saqueadas, los sarcófagos aplastados y sus huesos destruidos. Nabopolasar y el líder medo, Ciaxares, formaron una alianza y en el año 612 aC sus tropas llegaron a Nínive, que cayó en sus manos tras un asedio de tres meses, muriendo en el asalto uno de los hijos y heredero de Asurbanipal. La ciudad más grande del mundo fue quemada hasta los cimientos.

caida-de niniveCrónica de la caída de Nínive.

Botines de guerra

Piezas de márfil con influencia egipcia
Los reyes asirios consiguieron enormes riquezas de las regiones vecinas. Cientos de piezas talladas de marfil, adornos de caballos del Levante, por ejemplo, fueron encontrados en los almacenes del palacio, en Nimrud, otras de las capitales asirias. Los nobles asirios no debieron hacer uso de estas mercancías de lujo, pero las guardaron. Pudieron haber sido ocasionalmente expuestas en los triunfos militares. Destacan los objetos hechos de marfil, que se comercializaba en el Próximo Oriente desde el primer milenio aC. Venía de la India o de África, de cuernos de elefante o dientes de hipopótamo. Se usaba para hacer muebles de lujo, adornos de caballo, objetos para cosmética.

leon sentado con collar faraonico    Escarabajo

 Mujer sentada con vestido y peluca egipcios, y un Ankh

Los artesanos fenicios también incorporaron temas y diseños de Egipto, como unas piezas de marfil que se exponen y que probablemente fueron confeccionadas en Sidón. Estas piezas fenicias muestran unas figuras llevando pelucas y vestidos al estilo egipcio, y animales y criaturas míticas con coronas y collares faraónicos.

Escarabajos alados

En muchas de las piezas expuestas se destaca la influencia egipcia. Así, hay dos pesas de bronce decoradas con escarabajos alados egipcios. No forman parte de las medidas estándar asirias por lo que probablemente vinieron a Asiria como tributo desde Levante. Datan del 800-700 aC y fueron halladas en la parte noroeste del palacio de Nimrud.

Para más información sobre Asurbanipal y el imperio asirio, se pueden consultar estos enlaces del British Museum:

https://blog.britishmuseum.org/who-was-ashurbanipal/?_ga=2.18280121.1802736428.1548679489-247111173.1542794162

https://blog.britishmuseum.org/introducing-the-assyrians/?_ga=2.18280121.1802736428.1548679489-247111173.1542794162

https://blog.britishmuseum.org/a-library-fit-for-a-king/?_ga=2.22496955.1802736428.1548679489-247111173.1542794162

https://blog.britishmuseum.org/paradise-on-earth-the-gardens-of-ashurbanipal/?_ga=2.22496955.1802736428.1548679489-247111173.1542794162

Texto y fotografías de Nieves García Centeno 

Whatsapp
Telegram