El vidrio en el Antigo Egipto. Amuleto Mágico (2)
Por Gina Ulloa
12 junio, 2017
Modificación: 12 junio, 2017
Visitas: 2.486

Primer gran centro vidriero de la antigüedad

50

Tutmosis III, faraón del imperio nuevo (1539-1069 a.C.), quien pasó a la historia por emprender la dominación de Siria y Palestina, así como por acudir cada año a esas provincias para cobrar personalmente los impuestos, estableció en Egipto el primer gran centro vidriero. Se dice que durante una de sus campañas llevó vidrieros a la sede de su imperio, y que al realizar sus expediciones de conquista se hacía acompañar por artesanos de esa especialidad. Esto coincide con las noticias que se tienen sobre las buenas relaciones diplomáticas y comerciales que guardaba con los pueblos que sojuzgaba, ya que incluso desposó a varias mujeres sirias, a las que dio el rango de esposas secundarias, lo cual explica la gran cantidad de vidrio que se exporto a Siria durante esa época.

A partir de ese período, en Egipto y en Siria el vidrio se comenzó a trabajar como material independiente de los metales. Se conoce un gran número de talleres de vidrio del Imperio Nuevo, como los mencionados de Amenhotep III, en Tebas, y de Amenhotep IV (Akenatón), en Tell Amarna. Esta zona fue estudiada a finales del siglo XIX por uno de los más grandes arqueólogos, Petrie William Mattehew (1853-1942), quien encontró además de restos de los hornos, una gran cantidad de piezas de vidrio, las cuales clasificó minuciosamente. Algunas de ellas se pueden admirar hoy en día en el Museo Petrie, en Londres y otras en el Museo de El Cairo, en Egipto. Sin embargo, en Siria aún no se han encontrado vestigios de centros vidrieros pertenecientes a dicha época, por lo que las piezas descubiertas en la zona pudieron haber sido importadas o bien elaboradas a partir de tabletas de vidrio provenientes de Egipto [3]. Todo esto nos confirma la nueva teoría del origen de la fabricación y soplado del vidrio, puesto que tantas evidencias no pueden ser interpretadas como simples coincidencias.

51

Las muestras físicas más antiguas de recipientes de vidrio para contener liquidos datan de esta época, son los tres vasos que ostentan grabado el cartucho real de Tutmosis III (ca.1504–1450 a.C.). Actualmente pertenecen a las colecciones del British Museum de Londres y del Metropolitan Museum de Nueva York. Los reinados de Tutmosis III, Amenhotep III y Amenhotep IV, todos miembros de la XVIII dinastía, marcaron la etapa de mayor esplendor del arte del vidrio en Egipto. Las formas que se tomaron como modelo en ese lapso, estuvieron inspiradas en las que antes se realizaran con metales, piedras y cerámica. Posteriormente se extendió la producción al Mar Egeo, donde las piezas adoptaron las formas de la cerámica griega, es decir hidrias, ánforas, oinokóes y alabastrón. Los más bellos objetos conocidos son del reinado de Amenhotep IV (1377-1358 a.C.) y se remontan hasta después del año 1200 a. C. Más tarde, el imperio nuevo conoció una época de anarquía y declive, en la que dejaron de fabricarse vasos y sólo se produjeron perlas falsas, amuletos y sellos. Durante varios siglos, Egipto padeció la decadencia en lo que respecta a la producción vidriera y sólo volvió a resurgir hasta la época alejandrina y helénica.

52

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8