El vidrio en el Antigo Egipto. Amuleto Mágico (2)
Por Gina Ulloa
12 junio, 2017
Modificación: 12 junio, 2017
Visitas: 2.487

Escenas de orfebres en la fabricación del vidrio

22La faiensa se trabajaba, junto con el vidrio y el oro, en los talleres artesanales. Testimonios de ello son los numerosos relieves y pinturas encontrados en tumbas de Sakkara, Beni Hassan y Tebas. En tales representaciones se pueden apreciar las diversas etapas que cubrían los artesanos y orfebres para llevar a cabo sus obras. Se muestran así desde el los preliminares como la entrega y pesado o medición de los metales, la fundición y el soplado del vidrio, hasta el trabajo de laminando y martilleo del oro para tener lista cada pieza o bien para luego incrustarle piedras semipreciosas hechas de faiensa o de pasta de vidrio, incluso en la tumba de Ankhma hor, aparece representado el taller como un tejado, sostenido por columnas doradas en forma de flor de loto. El nombre que se le daba al taller era el de is n k3, algunas veces abreviado como is, pero esta debía de ser una manera de llamar en general a los talleres ya que el término era utilizado también para el taller de embalsamamiento [1].

23Entre los más bellos relieves de orfebres trabajando del Imperio Antiguo (2650-2150 a.C.), podemos mencionar los relieves de las Mastabas ubicadas en Saqqara: Mereruka, Kaemrehu , Niankhnum y Khnumhotep. También encontramos escenas muy hermosas en donde se representan a los artesanos en sus diferentes actividades, incluyendo a los vidrieros en la rampa que conduce a la pirámide del Faraón  Unas y en la mastaba de Nebemakhet y Kairer. Cabe destacar la famosa tumba de  Rehem en Deir el Gabrawy, en donde es posible observar un collar escurriendo líquido azul cuando es sacado del crisol.

En Beni Hassan, modesto pueblo ubicado al oriente del Nilo, a unos cuantos kilómetros de Tell el-Amarna, se encuentran 39 tumbas excavadas en la roca, correspondientes a la XI y XII dinastías del Imperio Medio (2125-1759 a.C.). Dichas tumbas pertenecen a gobernadores de distintas provincias y se encuentran profusamente decoradas con escenas de la vida cotidiana, incluyendo aquellas en las que se desarrollan actividades de los orfebres.

En los muros decorados de la tumba No. 2 perteneciente a Amenemhat, las tumbas No. 3 de Khnemhotp, Bakt III, tumba nº. 15, y la de Khety, No. 17, podemos apreciar con mucho detalle escenas de artesanos especializados en la fabricación del vidrio. Siempre aparecen, como ya se mencionó antes, junto a los orfebres que elaboraban las joyas de oro, lo cual se explica al considerar que, además de fabricar pequeños recipientes de vidrio para el ajuar funerario, imitaban las piedras semipreciosas como el lapislázuli y la turquesa indispensables para incrustarlas en sarcófagos, mobiliario, joyas o bien como amuletos.24

25

En la tumba de Bakt III, monarca de Oryxnome y canciller del bajo Egipto, se observa una escena muy interesante: dos individuos sentados manipulan una caña vidriera de color ocre, en cuyo extremo se puede observar un material adherido con otra tonalidad, que presuntamente pudiera ser vidrio fundido. Algunos investigadores han interpretado esa imagen como la representación de dos hombres que le soplan al fuego; pero tal explicación resulta poco convincente al considerar el material suspendido en la punta de la caña, que claramente alude a la técnica empleada en la elaboración del vidrio soplado.

Otro d26etalle muy importante en estas escenas es la forma en que los hornos están representados, los cuales aparecen claramente con la forma del símbolo ajet o sol naciente . Tal vez este ideograma es la manera más clara de decirnos que ahí dentro se encuentra el thejeneth o brillante, ya que el determinativo para la palabra brillante era precisamente un sol.

Escenas similares debieron repetirse en las 39 tumbas que hoy se conocen en Beni Hassan, aunque sólo cuatro de ellas no padecieron el saqueo ni el descuido, siendo las únicas que hoy preservan la totalidad de sus decoraciones murales. Esto pude constatarlo en el mes de octubre de 1998, durante la investigación que realicé en esa zona arqueológica, siguiendo las huellas de los orígenes del vidrio. De no haber sido objeto de tanta rapiña, quizá el lugar habría ofrecido invaluable información sobre la fabricación del vidrio. Seguramente se habría conservado como valuarte de muchos artesanos y vidrieros contemporáneos, ya que el espacio geográfico comprendido entre Mínia y Tell Amarna, se consideró en la antigüedad como un centro vidriero y artesanal de gran importancia.

27En Tebas existe el sitio conocido como Deir el-Medina, ubicado en la montaña conocida como Meret Seyer (La Montaña que Ama el Silencio). No lejos del Valle de los Reyes, subsisten las tumbas y los restos de lo que fuera una villa de artesanos, los cuales realizaron los trabajos de construcción y decoración de las tumbas reales desde la XVIII hasta la XX dinastía. Las tumbas que nos dejaron los artífices de Deir el-Medina, son obras maestras de la técnica y la decoración mural sobre estuco, además de que en ellas fueron plasmados importantes detalles de la vida cotidiana de artesanos y obreros, con  interesantes anotaciones y precisiones sobre los métodos que empleaban en sus oficios.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8