Una muy larga espera
Por Susana Alegre García
7 octubre, 2015
Cámara funeraria de la tumba de Tutankhamón. Foto Susana Alegre
Modificación: 8 diciembre, 2016
Visitas: 11.185

La expectación es máxima entre los apasionados por el antiguo Egipto tras confirmarse la posibilidad de que existan espacios ocultos tras las pareces de la cámara funeraria de Tutankhamón. El artífice de este emocionante escenario es el egiptólogo británico Nicholas Reeves.

En abril de 2014 se inauguraba en Egipto una copia de la tumba de Tutankhamón elaborada por la empresa Factum Arte, que, para poder efectuar su minucioso trabajo, había realizado fotografías y escaneos en alta resolución con el objetivo de captar todos los detalles para así poder replicarlos con exactitud. Es precisamente este excelente material el que fue estudiado a fondo por Nicholas Reeves, permitiéndole lanzar la hipótesis de la existencia de accesos desde la cámara funeraria de Tutankhamón hacia estancias que, según Reeves, pertenecerían a Nefertiti. La teoría fue publicada por Reeves en el artículo The Burial of Nefertiti [1], que rápidamente alcanzó gran difusión y causó un gran revuelo.

No obstante, lo cierto es que la hipótesis no era en absoluto nueva en la trayectoria de Reeves, pues desde hace más de una década planteaba la sugestiva idea de que diversos descubrimientos podrían realizarse en el Valle de los Reyes. Ello derivaba especialmente de las irregularidades detectadas ya por un radar de alta penetración utilizado en el Valle de los Reyes en el año 2000, en el marco del Amarna royal tombs Project [2]. Pero las propuestas de Reeves en aquel momento quizá no trascendieron lo suficiente, a lo que hay que sumar las malas relaciones de Reeves con Zahi Hawass, que no debieron facilitar las cosas. Sin embargo, el ulterior “descubrimiento” de KV63 por Otto Schaden, que ya había sido predicho en los sondeos del radar de Reeves años atrás, tampoco impulsaron la comprobación o estudio del resto de las irregularidades detectadas. Al menos hasta ahora. Ahora Reeves se ha convertido en intenso foco de atracción y ha logrado que, esta vez, el Ministerio de Antigüedades acogiera positivamente y hasta con entusiasmo sus atrevidas propuestas. Las máximas autoridades en las antigüedades egipcias incluso han ratificado el compromiso de esclarecer la verdad antes de finales de 2015, y el Ministro de Antigüedades, Mamdouh el-Damaty, ha realizado las primeras comprobaciones en la tumba junto con Reeves. Aunque el-Damaty no coincide en todos los puntos, es de agradecer su actitud abierta y colaboradora; y, sobre todo, que al fin se pongan en marcha análisis de esa irregularidad aneja a la tumba de Tutankhamón que Reeves no ha olvidado desde el año 2000. Una muy larga espera.

El tiempo pasará lento hasta noviembre para los apasionados por el antiguo Egipto, cuando esperamos se sucedan noticias que confirmen o desmientan las hipótesis de Reeves; pero hasta entonces será difícil sustraerse a las especulaciones. Hay quienes se muestran apasionados ante la posibilidad de estar quizá muy cerca de descubrir hallazgos que puedan dar alguna luz sobre el gigantesco y complejo puzzle amarniano; otros son más cautelosos; otros incluso han negado que exista descubrimiento alguno y acusan a Reeves de buscar solamente notoriedad. Interrogantes como ¿qué es el descubrimiento? ¿realmente existe algo? ¿podría ser que estemos a punto de descubrir la tumba de Nefertiti?… se han convertido en eje de discusiones y controversias, una vez más, sobre el tan discutido y controvertido mundo amarnianao. Amigos de la Egiptología no ha eludido esta impaciencia y vorágine, y para dar acogida a todos los puntos de vista y hacer más llevadera la espera hasta noviembre, en la Lista de Distribución de Amigos de la Egiptología también se ha abierto un debate sobre quién o qué puede haber tras las paredes de Tutankhamón, si es que ciertamente hay algo… (Ver en http://www.egiptologia.com/lista-de-distribucion.html o http://www.rediris.es/list/info/amigosegiptologia.html )

Ahora toca esperar a que las investigaciones sigan adelante y también existe una lógica preocupación en lo que respecta a la preservación de la tumba de Tutankhamón, que ha sido cerrada al público mientras se efectúan diversos trabajos e intervenciones, cuya metodología final no ha trascendido aún. Sí parece que el prestigioso Getty Conservation Institute será la responsable de los trabajos de preservación, con el objetivo prioritario de no dañar la tumba de Tutankhamón [3].

Reeves defiende que puede tratarse de la tumba de Nefertiti [4]; el Ministro de Antigüedades opina que posiblemente no se trate de Nefertiti, proponiendo a Kiya; hay quien habla de una posible tumba de Akhenatón; otros se aventuran hacia un gran mausoleo donde diversos personajes amarnianos podrían parecer; hay quien niega que existan nada o, de haberlo, que se trate de cámaras inacabadas y vacías… Las opiniones son múltiples, como es recurrente al tratarse el tema amarniano. En realidad, la evidencia es que nadie está seguro de que lo que hay o no hay allí, pero de lo que no cabe duda es que el mundo entero volverá a mirar hacia el Valle de los Reyes en noviembre, como ocurrió en 1922 cuando Howard Carter encontraba la tumba de un joven faraón fallecido prematuramente. Y otra vez, gracias nuevamente al tesón de un británico y tras una larga espera, lo cierto es que muchos volveremos mirar ese valle desértico soñando con “Cosas maravillosas…”

Susana Alegre García

Notas:
[1] El artículo de Reeves es accesible en línea: ‘The Burial of Neferititi’
https://www.academia.edu/14406398/The_Burial_of_Nefertiti_2015_

[2] He aquí, también en líena, una interesantísima entrevista a Nicholas Reeves publicada el 3 de agosto de 2006 por la revista Archaeology: ‘Another New Tomb in the Valley of the Kings?’ http://archive.archaeology.org/online/interviews/reeves.html
Resulta especialmente relevante el plano que adjunta esta publicación, indicando las operaciones de rastreo efectuadas entre 1998 a 2000; sector en el que ya están señalizadas tumbas bajo la denominación KV63 y KV64. Esta última, KV64, sería la tumba que Reeves cree que podría ser de Nefertiti y que está ahora en candente actualidad

[3] Ver e en ‘Renovations begin at Tutankhamun Luxor tomb’ http://www.egyptindependent.com/news/renovations-begin-tutankhamun-luxor-tomb

[4] La tumba no sería la única cosa reutilizada por Tutankhamón según Reeves, que defiende que piezas del ajuar de Tutankhamón son elementos que pertenecieron en origen a Neferititi. Una de ellas, por ejemplo, la propia máscara de oro que cubría el rostro del faraón: http://www.nicholasreeves.com/item.aspx?category=Press&id=332
Ahora, nuevamente, Reeves insiste en ello:
http://english.ahram.org.eg/NewsContent/9/40/151817/Heritage/Ancient-Egypt/Tutankhamuns-treasures-may-have-originally-belonge.aspx

2 respuestas a “Una muy larga espera”

  1. Cosas maravillosas
    Los nervios de Revees debe tenerlos destrozados Deberíamos agradecerle estas ilusiones pero que nosotros tenemos que esperar mucho menos. Gracias Susana, el texto es muy clarificador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *