El río Nilo y los antiguos egipcios
Por José Luis López Fernandez y Cesáreo Alfonso García
8 agosto, 2017
Harpo navegando por el Nilo. Dibujo de Cesáreo Alfonso García
Modificación: 29 agosto, 2017
Visitas: 953

Egipto, situado en el Norte de África, sería solo un desierto sin la presencia del río Nilo que lo atraviesa de Sur a Norte. La agricultura, la ganadería, la fauna, la flora… toda la vida en Egipto dependía en la antigüedad de este río.

El Nilo mide unos 6850 Km., y es el segundo río más largo del mundo (solo lo supera el Amazonas). Nace en el corazón de África, en un gran lago que se llama Victoria, y después de cruzar muchos países en dirección norte (Burundi, Ruanda, Tanzania, Uganda, Kenia, República Democrática del Congo, Sudán del Sur, Sudán) llega hasta Egipto donde finalmente desemboca en el Mediterráneo formando un Delta. Durante buena parte de su recorrido el Nilo cruza el Sahara, que es un gran desierto, por eso es un río tan sorprendente.

Para los antiguos egipcios el Nilo era muy importante. Gracias él podían alimentarse cultivando las tierras cercanas a su curso y para ello construyeron una gran red de canales que les permitiera aprovechar las tierras que estaban más alejadas de la orilla haciendo llegar el agua hasta ellas. El propio río traía un fango que era un fertilizante natural y que llegaba con cada crecida. Porque el Nilo cada año, durante el verano, aumentaba su cauce e inundaba los campos, dejando al retirarse este limo tan bueno para los cultivos. Pero si las inundaciones eran demasiado pequeñas podrían trabajar menos tierras y habría menos alimentos; y si la crecida era demasiado grande, podía causar desastres.

Tanta agua a su disposición también permitió a los antiguos egipcios criar ganado y tener una abundante pesca, y en sus riberas pudieron disfrutar de una rica variedad de animales y plantas: papiros, lotos, palmeras, cocodrilos, hipopótamos, peces y muchas especies de aves. Además, el Nilo también lo utilizaban para transportarse y llevar mercancías de un lugar a otro, ya que gran parte del curso que pasa por Egipto era navegable.

Pero además de todo esto, el Nilo para los egipcios era un lugar en el que relajarse y divertirse. Se bañaban y jugaban en sus aguas y hasta hacían excursiones en familia para contemplar los paisajes y disfrutar de la refrescante brisa.

nebamonNebamón y su familia navegando por el Nilo en una pequeña barca. Fragmento de pintura conservada en el British Museum.

niloVista del Nilo

Los antiguos egipcios consideraron tan importante a este río que lo adoraban como a un dios al que llamaban Hapy. Es un dios al que suelen representar un poco gordinflón y con bandejas llenas de flores, frutas y otros alimentos, pues representa la abundancia y los muchos dones que el Nilo les proporcionaba.

hapy-denderaDios Hapy

¡Cuántas cosas los egipcios le debían al Nilo! Por eso muchas veces escucharás que “Egipto es un don del Nilo”, una frase que escribió hace mucho tiempo un sabio griego que se llamaba Herodoto.

 

Un vídeo para saber más:  El corazón de Egipto es el Nilo (Reporteros de la Historia)