Pirámides egipcias del Grupo 4: Ángulos en torno a los 54,5º
Por Alfonso Martínez
20 junio, 2005
Modificación: 18 mayo, 2017
Visitas: 104

Grupo 4: pirámides egipcias con ángulos en torno a los 54,5º (Seked = 5)

 

Tan solo una pirámide podemos incluir en este grupo, se trata de la pirámide romboidal o de doble pendiente de Seneferu:

 

Puesto que la pirámide presenta dos inclinaciones distintas, 54º 31′ en la parte baja y 43º 21′ en su parte mas alta, también la incluiremos en el ultimo grupo (Grupo 8) . Sin embargo la hemos incluido en este grupo porque suponemos que la idea inicial era construirla con una inclinación de caras de 54º 31′.

Es una pirámide única en Egipto, pues no existe ninguna otra con esta forma tan peculiar. Al parecer, la segunda inclinación que presentan sus caras fue debida al temor que tenían los arquitectos a que se desplomara, por lo que se produjo un cambio de planes inmediato cuando llevaba casi unos 50 metros de altura, reduciendo la pendiente inicial en casi 10º, con lo que al final alcanzó unos 105 metros de altura, en vez de los 132 metros aproximadamente que se pretendían.

A pesar de su geométrico nombre (Pirámide romboidal) no se observa ningún romboide en su forma, ni siquiera un rombo. Lo mas fácil de observar son los trapecios de la parte inferior de sus caras, es decir, hasta donde llega la primera inclinación.

Podríamos llamarla la pirámide de la dualidad ya que presenta: 2 pendientes, 2 entradas, 2 cámaras y 2 corredores descendentes.

De haberla terminado así, sus aristas hubiesen sido aproximadamente de la misma longitud que su lado y por tanto sus caras serian triángulos equiláteros.

Por otro lado, si se prolongara su pendiente superior hasta llegar al suelo llegaría a tener las mismas dimensiones y los mismos ángulos que la pirámide roja, en otras palabras seria una copia idéntica a ella.

Desconocemos porqué se construyó con esta inclinación de caras. Con seguridad es la primera que se intentó construir así y posiblemente el “experimento” no debió satisfacer a los arquitectos, por lo indicado anteriormente. No obstante, como curiosidad, esta inclinación supone un número entero para el seked, concretamente 5 . Solo hay dos pirámides más que poseen un número entero para el seked: La del grupo 2 y una de las dos pirámides del grupo 7, con seked 4 y 6 respectivamente. Puesto que uno de los objetivos de este trabajo es tratar de explicar las inclinaciones de las pirámides reales, esto nos lleva a pensar, que el valor numérico del seked no debía de tener ninguna influencia religiosa ni de otra índole como pueden tenerlo otras representaciones numéricas expresadas en el arte egipcio.

Por otro lado, a pesar de ser la única pirámide que se ha incluido en este grupo, es posible que unos 600 años después tuviese una compañera en el-Lisht, la pirámide de Amenemhat I, de la cual no conocemos con seguridad sus dimensiones. La pirámide fue excavada en 1906, se interrumpieron los trabajos después de 3 campañas y se volvieron a reanudar, de manera intermitente después de la I Guerra mundial, hasta 1934, es decir hace 70 años. Posiblemente por ello, los egiptólogos no se pongan de acuerdo en sus dimensiones, estableciendo diferencias de hasta 5,5 metros para la longitud del lado de la pirámide (Entre 78,5 m y 84 m) y 4 m para su altura (Entre 55 m y 59 m). En cuanto a la inclinación de sus caras, los datos que se presentan rondan los 54º y los 54º 27″, por lo tanto pertenecería al mismo grupo de la pirámide romboidal (grupo 4). No obstante, la razón de incluirla en el grupo 5, se debe a que si atendemos a los datos de los lados y altura de los distintos autores podemos hallar inclinaciones que van desde los 52º 37′ hasta los 54º 33′ y además por que, se reutilizaron bloques de revestimiento de la pirámide de Kefrén (inclinación de 53º 07′ 48″), tal como comenta M. Lehner.

Según esto, la pirámide de Amenemhat I seria la única del Imperio Medio que pertenece al grupo 5. Sin embargo, los egiptólogos, por el estilo de su complejo funerario y de su pirámide, están de acuerdo en que este faraón intentó volver a las antiguas costumbres de sus predecesores.