El papiro que firmó Cleopatra
Por María Teresa Váquez Garcés
21 mayo, 2018
La letra de Cleopatra VII en el papiro berlinés P 25 239 con la expresión: "Que así se haga" (γινεσθοι- ginesthoi)
Modificación: 24 mayo, 2018
Visitas: 5.370

En el antiguo Egipto era frecuente que en la realización de cartonajes para momias se reutilizaran tejidos y papiros que habían quedado es desuso, tal y como se hace con el papel viejo o los periódicos atrasados en el papel maché. Precisamente este fue el destino de un papiro de 20×30 cm. que pasó a formar parte de uno de estos envoltorios de momia. Y así estuvo, integrado en un cartonaje, hasta que fue liberado nuevamente tras ser descubierto en 1903-4 por el equipo de arqueólogos dirigidos por Otto Rusenssohn en el sitio arqueológico de Abusir el-Malek. Obviamente la egiptología es conocedora de estas reutilizaciones y no ha sido rara la destrucción de cartonajes y máscaras funerarias precisamente en la búsqueda de papiros y textos que aporten nueva luz sobre la civilización egipcia.

Recuperado de las entretelas del cartonaje por el conservador Jürgen Hofmann, el papiro fue analizado. En un primer estudio el texto que contiene fue identificado como un contrato privado relativo a un aldeano egipcio. Con tan irrelevante y poco sugestiva identificación el documento fue archivado en el Ägyptisches Museum und Papyrussammlung en Berlín. Pronto, sin llamar la atención, el papiro cayó en el olvido. Sin embargo, el nuevo estudio emprendido de forma casual por el papirólogo holandés Peter van Minnen sorprendía a todo el mundo en 2001. Fue entonces cuando se descubrió que el papiro era un documento mucho más relevante de lo que hasta ese momento se creía, ya que la célebre Cleopatra VII había puesto allí su rúbrica con su puño y letra. ¡Nada más y nada menos!

cleopatra-firma-papiro

En realidad, el papiro fue escrito en griego por un escriba que debía ser un alto funcionario que notificaba la voluntad de la reina a otros funcionarios en la corte de Alejandría. Puede que se trate de una primera nota al dictado de la decisión que quería emitir Cleopatra o de un comunicado de carácter interno pues carece de encabezado formal. De modo que el documento debía ser reenviado a otros funcionaros para convertirse en una ordenanza efectiva. Una vez redactado por el escriba, del que además se sabe que era diestro, el texto fue aprobado por la reina con la expresión   ginesthoi –ginesthoi “que así se haga”.

La orden emitida por Cleopatra VII se sabe que inició su curso de tramitación para convertirse en efectiva, pues el mismo papiro, en la parte superior, conserva escrita la fecha en que fue recibido en las oficinas donde debían iniciarse los trámites. Otro escriba escribió: “Recibido: Año 19, día 26 del mes de Mecheir”, lo que los expertos han identificado como el 23 de febrero del año 33 a. C.

La voluntad expresada por Cleopatra VII en el papiro era favorecer enormemente a un general romano llamado Publio Canidio Craso, al que concede la total exención de impuestos en sus transacciones comerciales y en las explotaciones agrícolas en Egipto. La concesión de estos privilegios, extensivos a sus herederos y a perpetuidad, debe ser entendida como una inteligente estrategia de Cleopatra para asegurarse el apoyo de ciertos romanos relevantes en la causa contra Octavio. De hecho, Publio Canidio Craso era mano derecha de Marco Antonio y hombre de gran autoridad, por lo que era de suma importancia mantenerlo como aliado. En este caso la estrategia de Cleopatra debió funcionar, pues se sabe que Publio Canidio Craso ayudó a la flota de la reina egipcia y de Marco Antonio en el año 31 a. C. en la Batalla de Accio, dirigiendo tropas terrestres en el enfrentamiento.

El texto del papiro berlinés P 25 239 dice así:

Hemos concedido a Publio Canidio y sus herederos la exportación anual de 10,000 artabas [300 toneladas] de trigo y la importación anual de 5,000 ánforas Coan [ca.34,500 galones] de vino sin que nadie exija nada en impuestos de él o cualquier otro gasto en absoluto. También hemos concedido la exención de impuestos sobre todas las tierras que posee en Egipto en el entendimiento de que no pagará ningún impuesto, ya sea a la cuenta del estado o a la cuenta de mí y mis hijos, de ninguna manera a perpetuidad. También hemos garantizado que todos sus arrendamientos están exentos de responsabilidades personales y de impuestos, sin que nadie les exija nada, ni siquiera contribuir a las evaluaciones ocasionales en los nomos ni a pagar los gastos de los soldados o los oficiales. También hemos concedido que los animales utilizados para arar y sembrar, así como las bestias de carga y los barcos utilizados para el transporte [por el Nilo] del trigo, estén igualmente exentos de responsabilidades “personales” y de impuestos, y no pueden ser requisados [ por el ejército]. Deje que se escriba a aquellos a quienes concierne, para que al conocerlo puedan actuar en consecuencia.

¡Que así se haga!

Aunque existe un amplio consenso a la hora de compartir la idea de Peter van Minnen de que la palabra ginesthoi en este papiro fue escrita por Cleopatra VII, también hay quien considera que no puede afirmarse definitivamente que se trate de escritura de puño y letra de Cleopatra, y creen que podría ser la acción de un asistente que incluso cometió una falta de ortografía al escribir una letra redundante. Treverís Heinz Heinen ha afirmado que un error semejante “no pudo provenir de una persona tan culta como Cleopatra, sino de un funcionario de rango muy inferior”. Sin embargo, Peter van Minnen, como la mayor parte de los más prestigiosos especialistas, consideran que la expresión ginesthoi solo puede haberla escrito la única persona con autoridad para emitir este tipo de órdenes y que su rúbrica fuera realmente efectiva para la ejecución de esta orden, por lo que en este caso únicamente puede ser la letra de Cleopatra VII.

 

Bibliografía

 

Fotografías: Commons.wikipedia.org

 

Whatsapp
Telegram