La Momia
Por Amador V. Amores
2 octubre, 2001
Modificación: 18 julio, 2016
Visitas: 14.339

El trabajo que el autor Amador V. Amores presenta, expone los diversos aspectos de la momificación basándose en los conocimientos que en su día aportó el Dr. Wallis Budge.

ESTUDIO SOBRE LAS MOMIAS EGIPCIAS, FORMAS DE EMBALSAMAR, VENDAR Y PARTE DEL RITUAL MAGICO RELIGIOSO

La palabra momia, aparece en el griego bizantino, latín y por supuesto en la mayoría de las lenguas europeas. En latín, aparece alrededor del año 1.000 de nuestra era. La palabra momia proviene de la palabra árabe “betún”, forma original persa que significa “cera o betún”. Los sirios llamaban a la substancia que usaban en los cuerpos para su conservación “Mumya”.

Se piensa que el nombre de Mumya, se da a la substancia del betún, al Betún de Judea y por supuesto a la Mumya de las tumbas de Egipto. Esta substancia consiste, en una mezcla que los griegos bizantinos usaban para embalsamar a sus muertos y conservarlos lo mejor posible.

El betún de Judea es una substancia del Lago Asfaltites ( Mar Muerto). Hace trescientos o cuatrocientos años que la momia egipcia, formaba parte del stock de las farmacias, siendo muy popular como remedio para curar llagas y heridas. El negocio de las momias estaba controlado en su mayor parte por los judíos, y fue en el siglo XII de nuestra era, cuando un médico llamado Al-Magar, tenía el hábito de recetar momia a sus enfermos. Como es lógico y por obvias razones el stock de las momias se iba agotando, así que los judíos se vieron en la necesidad de inventarlas. Ellos se procuraban de cuerpos de criminales que habían sido ejecutados, así como de personas que habían fallecido en hospitales. Una vez en su poder y de tratarlos muy ligeramente rellenaban el cuerpo con betún de Judea, lo ataban fuertemente y lo exponían al Sol. Por este simple método parecían momias antiguas.

La palabra común que se usaba para tratar el cuerpo con medicamentos y vendarlo con la forma de una momia, era “uta”:

Image

y el embalsamador “utu

Image

Otras palabras que también se usaban era “setekh

Image

y “qes

Image o Image Image

La primera significa embalsamar y la segunda envolver con vendas. El sentido que los
Coptos dieron a:

Image

fue el de kec, khc, kwc, kwwc, kwwce. Los Coptos también tradujeron la palabra momia como miolwn. A la persona que embalsamaba la llamaban re(kwc.

El conocimiento que los antiguos egipcios tenían sobre momificación nos ha llegado a través de escritos de historiadores griegos y por los estudios sobre las momias que se han efectuado por investigadores y médicos durante los últimos 175 años. Según Heródoto, cuando un hombre pasaba a la otra vida, todas las mujeres de la familia se embadurnaban la cabeza con cieno, después se echaban a la calle y deambulando por la misma se iban flagelando ellas mismas, rasgándose las vestiduras y dejando los pechos al descubierto. Por otra parte los familiares masculinos, hacían exactamente lo mismo pero por separado, terminando estos últimos en llevar al difunto al embalsamador , que como en todas las épocas había verdaderos artistas en este menester.

El embalsamador, mostraba a los familiares del difunto diferentes modelos de féretros antropoides hechos en madera, totalmente pintados y acabados, para que se hicieran una idea de como iba a quedar este una vez tratado.

Había tres formas diferentes de embalsamar, dependiendo como siempre de la economía de cada uno. En la forma mas cara, lo primero que hacían los embalsamadores, era sacar la masa encefálica a través de las fosas nasales. Esto lo hacían con un gancho de hierro. Lo que no podían sacar por este método, lo eliminaban con infusiones de hierbas y especies. Una vez finalizado esto, se le hacia un corte de arriba abajo en el lado izquierdo del estomago a la altura de la apéndice de 10 cm.. Por este corte se sacaban todas las vísceras.

El interior del cuerpo se limpiaba con aceite de palma, se rociaba con perfumes y rellenaba él estomago con mirra machacada, canela y paños de lino para dar forma, además de otras especies y perfumes.

Realizada esta operación, cosían el orificio que se había efectuado y ponían el cuerpo en natrón durante 70 días; en ningún caso podía estar más tiempo. Pasados estos 70 días sacaban el cuerpo del natrón, lo secaban y envolvían con vendas que eran pegadas unas con otras con resina y cera. Una vez realizado este trabajo, se entregaba el cuerpo a los familiares, los cuales habían encargado o iban a encargar un féretro antropoide de madera para meterlo en el interior. A continuación lo llevaban a la cámara sepulcral poniéndolo de pie y recostado sobre la pared. Esta era la formula más costosa.

Para los menos pudientes, había una segunda formula. Consistía en inyectar al cuerpo aceites y perfumes, sin haber hecho ninguna incisión ni haber sacado la masa encefálica, se taponaba previamente todos los orificios del cuerpo humano para no permitir la salida de la mezcla de aceites y perfumes. Seguidamente ponían el cuerpo en natrón por los mencionados 70 días. Pasado este tiempo sacaban el cuerpo del natrón y destaponaban los orificios tapados para permitir salir por los mismos y en forma líquida, todos los intestinos, estómago etc., debido a su estado de putrefacción, dejando al cuerpo limpio de cualquier órgano interno.

El natrón realmente disuelve la carne, por lo que poco mas que piel y huesos quedaba de cualquier resto. Una vez efectuado esta operación, el cadáver era devuelto a los familiares sin más.

El tercer método, era él más barato y el más usado lógicamente por los más pobres. Era el siguiente: se inyectaba agua para limpiar el cuerpo por dentro, se metía en natrón los días correspondientes y después se devolvía a los familiares.

De acuerdo con el Génesis 1 y 3, el embalsamamiento de Jacob se hizo en 40 días, siendo 70 el periodo de luto. Se sabe a través de documentos egipcios, que el periodo desde la muerte hasta que terminaba el funeral variaba en días, en algunos casos el embalsamamiento duraba 16 días, el vendaje 35 y el funeral 70. Esto nos da 121 días en total. Hay otros casos en los cuales se tardaba 66 días en embalsamar, y 4 para preparar el funeral; y para el funeral propiamente dicho 26, esto hace un total de 96 días. Hay casos también, en los que tardaban 70 u 80 días en embalsamar y 10 meses en el funeral.

La clase de personas que practicaba la profesión de embalsamador, era de pura tradición familiar. Se pasaban secretos acerca de su oficio. La experiencia de los padres, se pasaba a los hijos y así sucesivamente.

Cuando los familiares del difunto habían llegado a un acuerdo en el precio y forma, el cuerpo era pasado a otra sala donde los embalsamadores empezaban a trabajar. Había uno de ellos – probablemente el jefe – que se llamaba “el escriba”. Esta persona hacia la marca en la parte izquierda del cuerpo donde se tenía que hacer la correspondiente incisión. El próximo en intervenir se le llamaba “el rasgador”, el cual con una piedra muy pulida hacia el corte en el sitio previamente marcado por “el escriba”. Hecho esto “el rasgador”, desaparecía, huyendo y perseguido por sus ayudantes que le tiraban piedras, insultaban y pedían venganza por lo que había hecho. Para los antiguos egipcios, era una barbarie y una perversidad que una persona cometiera un acto de violencia a un difunto.

Por otra parte los embalsamadores, eran tratados con mucha consideración, respeto y altos honores, debido a que por su trabajo eran amigos de los sacerdotes, permitiéndoseles entrar en los santuarios como si fueran ceremoniosamente puros.
Una vez efectuado el corte, otro, metía la mano por el orificio efectuado, sacando por el mismo absolutamente todos los órganos a excepción del corazón. No obstante queremos resaltar que ha habido épocas en las que se sacaba todo, incluido el corazón. Los intestinos eran lavados con aceite de palma y bálsamos; después limpiaban el cuerpo con aceite de cedro y otras substancias, usando mirra, canela y especies fuertemente olorosas. Trataban de mantener las facetas al máximo, debido a que a la gran mayoría de los egipcios les gustaba guardar los cuerpos de sus antepasados, para que en el futuro los familiares pudieran observar los rasgos y fisonomía de sus familiares, como eran años atrás.

Referente a la persona que hacia el corte y salía huyendo, es difícil saber su significado o el porqué. Sabiendo que los embalsamadores eran amigos de los sacerdotes y por lo tanto gente respetada, pensamos que el susodicho acto era simplemente un acto religioso sin más.

La información citada anteriormente nos llega de Diodorus y pensamos que a pesar de todo no estaba bien informado acerca de como hacer una momia, puesto que la información que nos pasa no la tiene de primera mano, quizá porque vivió en una época muy moderna -40a.c- y la experiencia que tenía debía de ser de momias egipcio-romanas, época en donde las extremidades se vendaban separadamente y en donde se cuidaba que los rasgos del fallecido se pudieran apreciar a través de las vendas. Un buen exponente para apreciar una momia de esta época, es la de una señora que se llamaba Mut em Mennu, la cual se conserva en el Museo Británico catalogada con el número 6.704. En esta momia se pueden apreciar perfectamente los rasgos de sus facciones a través de las vendas.

Realmente existen dos versiones de los destinos que se les daban a las vísceras que se sacaban al difunto. Plutarch nos narra, que cuando los egipcios sacaban las vísceras del cuerpo, estas eran mostradas al Sol, como si estas hubiesen sido la causa de los males que el fallecido hubiera cometido, tirándolas después al río, mientras el cuerpo era limpiado, lavado y embalsamado.

Porphry, nos transmite la otra versión. Esta es mas completa, dice: se sacan las vísceras del cuerpo y estas se muestran al Sol, guardándose después en una caja. En el ritual que sé hacia al mostrarlas al Sol, se hacían ofrendas a los dioses y al mismo Sol, para que estos otorgaran una nueva vida al fallecido, y para que concedieran una morada eterna a lado de los Dioses. Confesaba que había venerado y guardado culto a los dioses desde su niñez. Que había respetado a sus padres, que no había matado ni herido a ninguna otra persona.

Todo esto se parece al capitulo 125 del “Libro de los Muertos”, por lo tanto Porphry tenía que tener conocimientos del mismo. Por otra parte es difícil creer que un griego, supiera de las costumbres egipcias, diciendo que estos tiraban las vísceras al río, cuando realmente si no se guardaban en vasos cánopos, se momificaban, vendaban y se colocaban entre las piernas o brazos, debido a que para el futuro bienestar del cuerpo en el otro mundo, era imprescindible el tener todos los miembros completos y juntos.

Páginas: 1 2 3