La cerveza en el antiguo Egipto
Por Nuria Castro Jimenez
3 agosto, 2018
Modificación: 23 septiembre, 2018
Visitas: 7.814

La cerveza fue la bebida más popular del antiguo Egipto. Estuvo presente en todos los momentos importantes de la vida cotidiana de los habitantes de las orillas del Nilo, desde el nacimiento hasta la vida del Más Allá, en aspectos tales como el lúdico, religioso, médico, económico, social, funerario, e incluso en el sentimental.

Gracias a las numerosas fuentes conservadas escritas, como papiros médicos, listas de ofrendas, ostraca con los salarios de los trabajadores; y a las figuradas como maquetas de cervecerías –panaderías, yacimientos arqueológicos de las “ciudades de las pirámides y representaciones del proceso de fabricación en los muros de las “casas de eternidad”, sabemos que existían un mínimo de diecisiete tipos diferentes de cerveza, tanto dulces  como amargas. Algunas de ellas son hnqt (cerveza en general), hnqt-hnsm (clase de cerveza que sólo aparece en las ofrendas), dsrt (clase de cerveza sin determinar), hnqt bnr (cerveza dulce), y la muy apreciada seremet, una cerveza dulce consumida en grandes cantidades en los templos y en el palacio real.

dátiles tumba de Kha M. TurínRecipientes cerveza, dátiles y otros frutos que podían añadirse a la cerveza. 

maqueta_cerveza
Maqueta funeraria que muestra el proceso de la fabricación de la cerveza. Imperio Medio. 

Tomando como base el trigo o la cebada y la levadura, el proceso de elaboración de la cerveza tenía una parte importante en común con la del pan, razón por la cual se llevaba a cabo en los mismos recintos. Básicamente se separaban varias partes del cereal. Una de ellas se dejaba a la intemperie para que germinase (proceso de malteado), mientras que con el resto se amasaban para rellenar unos moldes de pan, que se calentaban al fuego sin llegar a cocer su contenido. Posteriormente ambas masas se unían, se añadían el agua y en algunas ocasiones dátiles que incorporaban azúcares que además del dulzor aumentaban el grado alcohólico tras la fermentación, producida en unas grandes tinajas, previamente impermeabilizadas recubriendo el interior con sin, un finísimo barro del Nilo. Finalmente se filtraba y se trasvasaba a unas tinajas que se sellaban con arcilla, sobre la que se hacía una inscripción en la que se informaba de las características de la cerveza en ellas contenida.

cerveza_tinajasLlenando y cerrando las tinajas con cerveza. Imperio Antiguo. 

Era una bebida fermentada, por lo que no se podía conservar durante mucho tiempo ya que se agriaba. No se conocía el lúpulo, pero se le añadían numerosos aditivos como hierbas amargas, cilantro, miel, frutos de persea, higos, mandrágora e incluso papaver somniferum (adormidera). En una escena de la tumba de Antefoker (Dinastía XII), un individuo que recoge dátiles para la cerveza, hace un curioso comentario:

“Estos dátiles están bien viejos, buena cosa sería deshacerme de ellos”

antefokerEscena en tumba de Antefoker. 

La cerveza impregnaba la vida de los egipcios desde el mismo momento de su nacimiento, ya que en el momento del parto se le suministraba a la futura madre para aminorar los dolores. En los papiros médicos numerosas recetas llevan la cerveza como ingrediente principal, puesto que el alcohol extrae los principios activos de algunos frutos y vegetales necesarios para la sanación. Cuando niños y niñas van a la escuela, lo hacían pertrechados con pan y cerveza, no se sabe si como parte de su sustento, o como una especie de suplemento al sueldo del profesor. Han llegado hasta nosotros escritos recriminando la actitud de algunos jóvenes, olvidando su dedicación al estudio debido a las visitas a las llamadas “Casas de la cerveza” una especie de tabernas en las que entre vapores alcohólicos y compañías poco recomendables, perdían de vista la serenidad necesaria para el aprendizaje:

“Me he enterado de que estás descuidando tus papiros y abandonándote al baile. Vas de una taberna a otra llevado por tu ansia de cerveza. La gente te esquiva porque vas por la calle dando tumbos. Deberías intentar dejar la bebida y darte cuenta que la embriaguez te roba la dignidad. Estas traicionando tus ideales”

mereruka035-4177-670-620-80El dignatario Mereruka bebiendo cerveza. Imperio Antiguo.

Pero las connotaciones positivas en el pensamiento del antiguo Egipto superan de largo las negativas. Un claro ejemplo lo tenemos en un poema que llega a comparar la embriagadora sensación del enamoramiento con la que produce la ingestión de cerveza:

“Cuando nos besamos y sus labios ardientes están entreabiertos,
¡yo vuelo alto entre las nubes sin beber cerveza!
Que paraíso contigo, que satisfacción,
que maravilloso es volver a los negocios.
Oh, y llegar hasta Menket, la diosa de la Cerveza.
Pero mantén tu boca cercana a la de ella”.

En la vida adulta la cerveza sigue presente. Gracias al formato de las escenas con el diálogo entre los distintos personaje que utilizaban artistas egipcios (similar al actual cómic), podemos tener acceso a la conversación que mantienen los trabajadores. Bajo el sol del mediodía, los segadores se detienen de vez en cuando, “dale al campesino y dame agua para calmar mi sed” “Cerveza”-dice uno de ellos- para quien corta la cebada” “( la cebada besha, con la que se fabrica la cerveza). El vigilante protesta: “El sol brilla, a la vista está. Todavía no hemos recibido nada de tus manos. ¿Has hecho una gavilla? trabaja y no bebas tanto.”

estela-caña  Representación de mercenario sirio bebiendo cerveza egipcia mediante una larga caña y una de las típicas cañas con filtro para beber cerveza. 

Sin duda, uno de los aspectos económicos más importantes de la cerveza era su uso como salario. En una sociedad en que la moneda no hace su presencia hasta una época tardía, la cerveza y los cereales eran el grueso principal de los sueldos de los numerosos trabajadores al servicio del estado faraónico. En un emplazamiento fundamental para el estudio de la vida cotidiana en el antiguo Egipto como es Deir el-Medina (antigua Set Maat), en la que trabajaron obreros, artesanos y artistas que construyeron las tumbas del Valle de los reyes, el Valle de las reinas y las necrópolis tebanas de los nobles; se han hallado maravillosos ejemplos dignos de mención. Entre ellos los datos conservados del “Diario de la Tumba”, escritos sobre el devenir diario en su lugar de trabajo. Destacan algunos ostraca con listados de ausencia en el trabajo, con razones entre las cuales sorprenden los días libres concedidos para la “elaboración semanal de la cerveza”, o la indisposición de un trabajador por la “participación en una borrachera”.

ausencias trabajoOstracon con listado de ausencias de trabajo descubierto en Deir el-Medina.

La cerveza estaba presente en casi todas las comidas del día a día de las familias egipcias. Precisamente una de las actividades lúdicas más representadas en las “Casas de Eternidad” son los Banquetes, reuniones sociales en las que se convidaba a familiares y amigos. Una de las formulas de Bienvenida pronunciada por los anfitriones era la exclamación “¡pan y cerveza!”, como augurio de abundancia y diversión. También en ámbito funerario aparecen invocaciones con deseos de abundancia para los difuntos: “Miles de panes y de jarras de cerveza, bueyes y aves, grasa y terebinto, tejidos y cuerdas, todas las cosas buenas y puras que aporta el Nilo, que crea la tierra y de las que vive Dios”.

Fig.3.jpgEscena de Banquete en el que no falta la cerveza. 

La cerveza tenía también implicaciones religiosas muy importantes. Existe un mito de los llamados de “destrucción de la Humanidad”, en el cual el dios Ra, descontento con la actuación de los hombres, a los cuales había creado, decide eliminar a los que habían resultado ser malvados. Para ello envía a su hija, la diosa Sekhmet, la feroz diosa leona para eliminarlos. Pero Sekhmet, furiosa y embriagada por el olor a sangre, pierde el control y no distingue entre inocentes y culpables. Para que cese en su matanza indiscriminada, los egipcios discurren una estratagema: mandan fabricar grandes cantidades de cerveza y la colorean con ocre rojo para que adquiera el aspecto de la sangre. La diosa, creyendo que el brillante líquido rojo es sangre, la bebe y se emborracha tanto que olvida su furia destructora, transformándose en Bastet, diosa gata protectora del ámbito doméstico, con la que es fácil tratar. Así podemos deducir la imprescindible aportación de la cerveza a la sociedad, ya que según este mito, gracias a la cerveza la Humanidad sigue viva.

12.Sejmet_leona_antiguo_Egipto.jpegDiosa leona Sekhmet.

 

Texto: Núria Castro Jimenez
Fotos: Nuria Castro y Susana Alegre

 

Whatsapp
Telegram