Estudio grafológico del diario del descubrimiento de la tumba de Tutankhamón escrito por Howard Carter
Por Sandra Mª Cerro
1 julio, 2011
Modificación: 6 febrero, 2017
Visitas: 8.491

“Transcurrió bastante tiempo hasta que pude ver algo, el aire caliente del interior provocaba que la llama del candil se agitara, pero tan pronto mis ojos se acostumbraron a la luz tenue del interior de la cámara, poco a poco fue apareciendo ante mí una extraña y maravillosa mezcla de objetos bellísimos y extraordinarios amontonados unos sobre otros.
Naturalmente hubo un cierto suspense para aquellas personas presentes allí que no podían ver nada, hasta que Lord Carnarvon me preguntó “¿Puede usted ver algo?”. Y le respondí, “Sí, esto es maravilloso”. Y con precaución hice el agujero lo suficientemente grande para que pudiéramos asomarnos los dos.” (Fig. 1)

fig01

Fig. 1. Fragmento de la entrada del 26 de noviembre de 1922 en el Diario de Howard Carter. Ver en la página del Griffith Institute: www.griffith.ox.ac.uk/gri/tut-files/Carter_261122.html

 

fig02

Fig. 2. Fiel reproducción de uno de los sarcófagos de Tutankhamón, de la exposición: Tutankhamón, la tumba y sus tesoros. Foto de J. L. López Fernández.

El rostro de Tutankhamón, el faraón niño, se desveló ante Howard Carter y Lord Carnarvon el 26 de noviembre de 1922. Así lo anotó Carter de su puño y letra en su agenda de aquel día: “Se abre la segunda puerta sobre las 2 pm.” (Fig. 3).

Tras años de desasosegado esfuerzo y empeño, se abría al mundo la puerta de uno de los descubrimientos más dorados de la historia de la arqueología. Detrás de la puerta, el misterio más profundo y oculto de un faraón de cuya historia bien poco se conoce. Detrás de las letras de Howard Carter, la inquietante personalidad de un hombre al que muchos definieron como solitario, arisco, pomposo, ambicioso, testarudo e insensible, pero, ¿cómo era en realidad?. Tal vez la mano de la grafología pueda tendernos un candil luminoso que nos ayude a ver a través de la tenue luz, y nos descubra quizás “cosas maravillosas” de una personalidad reservada y oscura.

fig03

Fig. 3. Fragmento de las anotaciones en el diario del día 28 de octubre de 1922. Ver en la página del Griffith Institute: www.griffith.ox.ac.uk/gri/tut-files/Carter_281022.html

 

fig04

Fig. 4. Carter trabajando. Foto: Harry Burton en www.griffith.ox.ac.uk/gri/carter/gallery/p1853.html

Los datos históricos, biográficos y arqueológicos sobre Carter y el pequeño faraón se los dejo a otros, a los expertos en egiptología a los que sí he de reconocerles la buena base documentaria que me han proporcionado para escribir este artículo. Para este estudio me ceñiré exclusivamente al diario manuscrito de la excavación de Carter que se haya exhaustivamente digitalizado en el Griffith Institute de la Universidad de Oxford[1].

Si algo indudablemente hay que reconocer a Howard Carter, y en ello coinciden todos sus biógrafos y los testimonios de aquellos que le conocieron personalmente, es su tenacidad y su extremado perfeccionismo (Fig. 4). Podría decirse que cumple a rajatabla el perfil del arqueólogo paciente, meticuloso, templado, ordenado y no sólo atento y observador, sino además preciso y detallista en su atención. Y este perfil se manifiesta de igual forma en su escritura (Fig. 5).

fig05

Fig. 5. Fragmento de las anotaciones en el diario del día 28 de octubre de 1922. Ver en la página del Griffith Institute: www.griffith.ox.ac.uk/gri/tut-files/Carter_281022.html

Su letra menuda nos revela una extraordinaria capacidad de análisis. En un estudio biógrafo, Thomas Hoving dice que Carter estaba “obsesionado con el método” y un estudio grafológico no podría contradecir esta afirmación pero sí quizás matizarla con una interpretación positiva: obsesión como constancia, como perseverancia por llegar hasta el fondo de lo que para él era una fascinación, un hito, un logro, y tal vez esta fascinación le mantenía tan imbuido en sus tareas que pudiese llegar a parecer a otros una obsesión enfermiza[2].

En la muestra sobre estas líneas, ese “método” se refleja también en el orden y la organización que caracteriza a la distribución del escrito en la hoja. Su afán de claridad es incuestionable, así como la atención al detalle a lo largo de todo el texto, unido a esa precisión matemática e incisiva que se revela principalmente en la forma de colocar, como suele decirse y esta vez es literal, los puntos sobre las íes. Curiosa también, en cuanto a organización de los espacios, la esmerada nota inferior izquierda, como muestra una vez más de esa precisión del metódico caballero que, como suele decirse también, no osaba “dejar puntada sin hilo” en todo aquello que llevara entre manos (Fig. 6).

fig06

Fig. 6. Anotaciones de Howard Carter sobre un brazalete localizado en la tumba de Tutankhamón. Ver en: www.griffith.ox.ac.uk/gri/carter/585i-c585im.html

Como buen hombre de ciencia, el análisis y la capacidad de lógica aplastante son cualidades inherentes a Howard Carter. La forma de tirar el lazo desde las hampas más altas hasta las letras siguientes es fascinante y denota no sólo la mencionada inteligencia superior y lógica, sino también cierta habilidad para asociar multitud de ideas, para anticipar acontecimientos y para adelantar su mente a los hechos antes de que sucedan.

Además de metódico, Carter era artista, amaba la estética y la cuidaba con esmero. Su periplo por Egipto comenzó pintando acuarelas y vendiéndolas a los turistas y esa herencia artística se transmite por supuesto a sus letras cuidadas, bellas, cadenciadas, ágiles y sueltas de forma tal que parecen volar por la hoja (Fig. 7). He ahí también la esencia del espíritu libre. “Es asombroso lo poco que se conoce de su vida privada”, escribe de Carter su biógrafo T.G.H. James[3]. No se casó ni tuvo hijos, algunos dudaban que su vida se hubiese surtido de verdaderas amistades, e incluso se cuestionaron sus tendencias sexuales.

fig07

Fig. 7. Dibujo realizado por Howard Carter que copia una pintura de una tumba de Imperio Medio en Beni Hassan.

La escritura de Carter nos desvela a una persona tímida, apocada y reservada, pero en absoluto insociable. Se podría definir a Carter como un hombre centrado, de temperamento equilibrado, pero que podía saltar inesperadamente con arrebatos de genio cuando los acontecimientos contradecían su pautada serenidad. La “irascible timidez” destacada por T.G.H. James en su biografía de Carter podría entenderse como el carácter arisco que muestra aquél que se ve perturbado en su paz y entorpecido en el camino hacia sus metas. Tal vez por esto daba Carter la impresión de que la gente que tenía alrededor le sobraba, apareciendo como solitario, de carácter agrio, en cierto punto temperamental y, para algunos, incluso ambicioso.

“Forzando los trabajos al máximo se consiguieron liberar los dieciséis escalones que formaban una escalera que daba acceso a una pared. Sobre ésta, que hacía de puerta, se podían leer los sellos de la necrópolis. Quizás se encontraba ante el lugar que tanto había anhelado. Era el 4 de noviembre de 1922.
Sin dudarlo un instante, Carter envió un telegrama en clave a Highclere, la residencia de los Carnarvon en Gran Bretaña, informándole del asombroso hallazgo. Tras diecinueve largos días de espera, por fin, el día 23 de ese mismo mes, llegaban a Luxor Lord Carnarvon y su bella hija, Lady Evelyn Herbert.”

Tan sólo un hombre templado, paciente, responsable y considerado sería capaz de esperar diecinueve días para penetrar en un hallazgo de sello propio y que había sido su sueño durante años, no sin el corazón desbocado por la impaciencia. Así era Carter. Cualquier otro, ambicioso y solitario como a él le describían, se habría lanzado de cabeza ante descubrimiento de tal envergadura.

fig08

Fig. 8. Página de entrada a las notas en el diario del 11 de noviembre de 1925. Ver en: www.griffith.ox.ac.uk/gri/tut-files/Carter_111125.html

El 11 de noviembre de 1925 fue el día clave en que Howard Carter pudo por fin mirar a los ojos al Rey Niño (Fig. 8). Así lo relata con pasión en las hojas de su Diario:

“Hoy ha sido un gran día en la historia de la arqueología, y también podría decir que en la historia de los descubrimientos arqueológicos. Y un día de días para alguien que, después de años de trabajo, excavando y conservando el anhelo, ha logrado por fin ver hecho realidad lo que antes era solamente una conjetura”
“Como se mencionó anteriormente la momia del Rey no podría extraerse del sarcófago sin que ésta se dañara, el examen debía necesariamente ser realizado tal cual estaba.”
10.35 a.m. Como consecuencia de la fragilidad y la naturaleza en polvo de las capas externas de la envoltura, la totalidad de la superficie expuesta de la momia, excepto la máscara, fue pintada con cera de parafina derretida a una temperatura que permanece congelada como una fina capa sobre la superficie, y no penetra en los lienzos en descomposición más que a una muy corta distancia.”

En el texto anterior, llama poderosamente la atención la fuerza de los ligados altos en las hampas, extremadamente cohesionados no solo interletras, sino también entre palabras como ideas voladizas plenas de entusiasmo. La templanza y rectitud de Carter se combinan con emotividad y pasión; el equilibrio de carácter permanece intacto, imperturbable, pero a él acompaña una tenaz fuga creativa que se proyecta y puede ver mucho más allá. Astuto y perspicaz, Carter sabe que el proyecto incipiente que requiere paciencia, cuidado y búsqueda nuevamente, tiene desde ya y hasta el futuro más remoto compensado el esfuerzo (Fig. 9).

fig09

Fig. 9. Este lienzo, realizado por William Carter (el hermano mayor de Howard), muestra al célebre arqueólogo en 1924, momento cúspide en su carrera.

Tutankhamón, “la imagen viviente de Amón”, acompañó a Carter durante el resto de su vida. Las nebulosas que cubren las vidas de ambos personajes también se harán compañía. “Las sombras se mueven, pero la oscuridad no se desvanece”, escribió Howard Carter de Tutankhamón. Quizás el reservado Carter pretendió dar en su vida la imagen de un tipo oscuro, como la vida del faraón, pero su escritura analizada aquí no revela oscuridad, sino la transparencia de un hombre sabio y tenaz, ciertamente solitario pero en el sentido de ser muy suyo y de dar la espalda a aquello o aquellos que lo entorpecían en su absorbente labor, y que, pese a todo, bien fueren opiniones en contra o adversidades, consiguió, a base de perseverancia y esfuerzo, desafiar lo imposible hasta alcanzar su sueño. Su realidad también merece ser desentrañada con respeto.

Un día, hablando con Nacho Ares, historiador y experto egiptólogo, sobre su obra Tutankhamón. El último hijo del sol[4], al darle mi opinión sobre el libro le dije: “Se nota que Carter te cae bien”. Ahora confieso también yo una serena admiración por este buscador de tesoros (Fig. 10).

fig10

Fig. 10. Tumba de Howard Cater en el cementerio de Putney Valey en Londres. Fotografía de Jaume Vivó.

“Pueda tu espíritu vivir, permanecer millones
de años, oh, tú que amas a Tebas,
sentado con la cara al viento del norte
y con los ojos llenos de felicidad”.

(Inscripción en la tumba de H. Carter)


[1] Griffith Institute, University of Oxford: www.griffith.ox.ac.uk
[2] T. Hoving, Tutankhamun, the untold story, Nueva York, 1978.
[3] T.G.H. James, H. Carter, The path to Tutankhamun, Londres,1922.
[4] N. Ares, Tutankhamón. El último hijo del sol, Madrid, 2002.

Whatsapp
Telegram