El escarabajo sagrado en el antiguo Egipto
Por Susana Alegre García
5 enero, 2017
Escarabajo sagrado representado en un cartonaje conservado en el Museo del Louvre. Foto: Susana Alegre García
Modificación: 15 febrero, 2017
Visitas: 2.682

<<Los egipcios observaron que el escarabajo pelotero hace girar una bola de estiércol, lo que les sugirió la metáfora de que una divinidad, con el aspecto de este animal, daba vueltas al sol. Con esa imagen gráfica y aparentemente simple consiguieron expresar un concepto altamente abstracto: la idea de que una fuerza invisible hace que el astro solar se desplace diariamente a través del firmamento y le otorga impulso para elevarse en cada amanecer. No es de extrañar, dadas estas implicaciones, que el escarabajo se divinizara y adorara, relacionándose especialmente con el dios Khepri, una entidad que expresa la fuerza del sol al amanecer, con toda su energía y potencia en pleno surgimiento, y al que llamaban: “el que viene a la existencia”.

Los antiguos egipcios, además, vincularon el escarabajo con la capacidad de autoregeneración. Ello parece que deriva del hecho de que este coleóptero se entierra en el desierto junto a la bola a la que da vueltas; por eso Khepri fue calificado con el epíteto “aquél que vive en la tierra”. Lo más significativo debió ser que al cabo de un tiempo, en el sitio en el que se había enterrado el animal, surgía de entre la arena un escarabajo recién nacido y, por lo tanto, con energía renovada. En este acontecimiento aparentemente milagroso, los egipcios veían consumado su sueño de eternidad: les afirmaba en la idea de la existencia de una Segunda Vida a la que se accedía como a una vida nueva. De hecho, el escarabajo constituía un símil de lo que el egipcio ansiaba enterrándose en sus necrópolis en el desierto: buscar bajo tierra la capacidad de renovación para emprender otra existencia. La realidad biológica, sin embargo, desmitifica las facultades que los antiguos otorgaron al escarabajo: lo cierto es que el animal muere bajo tierra tras colocar un huevo en el interior de la bola de estiércol que sirve como alimento para la larva que después sale al exterior>>.

Ver como sigue el artículo en El escarabajo sagrado en el antiguo Egipto, BIAE 81, Ajet (noviembre, 2016), páginas 33 a la 38.
Descarga pdf o disfruta de versión interactiva: BIAE 81 aquí: http://egiptologia.com/biae-numero-81-ajet-2016/

BIAE Número 81 – Ajet 2016


(BIAE es la revista de Amigos de la Egiptología, es gratuita y online)

Artículo de Susana Alegre García, coordinadora de las Secciones de Arte y Egiptomanía de Amigos de la Egiptología – AE.