Eduard Toda i Güell
Por José Antonio A. Sancho y Gerardo Jofre
1 diciembre, 2007
Modificación: 21 febrero, 2017
Visitas: 6.943

Eduard Toda i Güell

Reus-Tarragona (España) 9-1-1855/Monasterio de Poblet-Vimbodi-Tarragona (España) 26-4-1941

Hijo de Eduardo de Toda y de los Albertos y de Francesca Güell i Mercader

Eduard Toda i Güell nació en la ciudad catalana de Reus en unas circunstancias que hicieron que fuera únicamente su madre y su tío materno Josep Güell i Mercader quienes tuvieran que encargarse de la manutención y educación del niño. Su padre, Eduardo de Toda, un influyente personaje local, en todo momento permanecería alejado de sus obligaciones.

A los 10 años, el pequeño Eduard ingresó en las Escuelas Pías de Reus dónde conocería, y se haría gran amigo, de un niño algo mayor que él, Antoni Gaudí i Cornet, quien con el tiempo se convertiría en el gran arquitecto catalán a cuya amistad posteriormente se uniría la de Josep, el luego insigne doctor Josep Ribera Sans. Y como no cabía esperar de otro modo, la sin duda inquietud por el aprendizaje con el que ya contarían a tan temprana edad aquellos niños, unido a la exigente preparación a la que les aleccionaría la centenaria institución religiosa a la que pertenecían que fomentaba el trabajo de equipo, la lectura, y la humanística, les conduciría a la inteligencia y genialidad que mostrarían en sus vidas. Sería en esa etapa cuando en Toda ya se observa su interés por el arte y la historia, y también sería en ella cuando por indicaciones de Josep realizarían una visita al majestuoso, pero por entonces muy degradado Monasterio de Poblet, a cuyo destino quedaría definitivamente unido.

Acabados los estudios reusenses, Eduard Toda i Güell decidió estudiar Derecho. A causa del cierre de la Universidad de Barcelona debido a la fiebre amarilla y del cólera que en aquélla época azotaban la ciudad, ingresó en la Universidad Central (o Complutense) de Madrid, dónde llegaría a licenciarse en forma brillante en Derecho Civil y Canónico, en 1873.

Mas los ambientes políticos en los que se movía su tío, Josep Güell i Mercader, por entonces influyente periodista y político republicano que residía en Madrid, como hombre de confianza de Emilio Castelar, unido a su formación y la facilidad con la que contaba para el aprendizaje de lenguas extranjeras, le decidieron a entrar en el Ministerio de Estado, dónde trabajaba su padre, que no quiso ofrecerle la más mínima ayuda. En noviembre de 1873 ganó una plaza como agregado diplomático en el Ministerio y, tras llevar a cabo varias actividades, a principios de 1876 solicitó y obtuvo la plaza de vicecónsul en Macao, hacia donde se dirigió con 21 años recién cumplidos. Su estancia en China y Lejano Oriente se prolongó hasta finales de 1882. En ese tiempo, de gran dificultad para los occidentales, trabajaría en los consulados de ciudades como Macao, Hong-Kong, Cantón y Shangai, y a la vez, nacería su interés por el mundo oriental que le harían viajar por diversos países del área, a aprender lenguas como la china, filipina, o japonesa e incluso a publicar libros de contenido orientalista y de numismática.

Tras regresar a España en 1883, y ser introducido por Victor Balaguer i Cirera en círculos literarios y periodísticos que lo harían integrarse en la “Renaixença” (un importante movimiento cultural catalán), en 1884 era destinado a Egipto como vicecónsul.

Dos años permanecería en su cargo (1884-1886), y aquélla estancia en la que tendría ocasión de recorrer el país y visitar, entre otros, los restos romanos de Alejandría, los de Sais y Tanis, o las Pirámides de Guiza y sus necrópolis, le hicieron apasionarse por el legado egipcio. Ese interés pronto tuvo ocasión de manifestarlo en cuanto acto social asistió no tardando en granjearse las simpatías de los egiptólogos residentes en El Cairo como las de los franceses François A. F. Mariette, con quien colaboraría en el copiado de algunos relieves de Saqqara, o las de Gaston C. Ch. Maspero, por entonces Director del Museo Egipcio de El Cairo, y del Servicio de Antigüedades de quien acabaría haciéndose gran amigo. Esa amistad le llevaría en 1886 a acompañarlo en el viaje de inspección anual que realizaba por el país a bordo del “Bulaq” lo que le permitiría visitar Meidum, Beni-Hasan, Tell el-Amarna, Abido, Dandara, File o Luxor entre otros. Y cuando estando en Karnak el Servicio de Antigüedades recibió la noticia por parte de un lugareño del descubrimiento de una tumba en Deir el-Medina, Maspero creyó oportuno que fuera su amigo Toda quien abriese la tumba que habría de hacerle famoso: la tumba de Sennedyem (la TT1).

Poco podía imaginar Toda que esa tumba había permanecido inalterada desde el día del enterramiento de su propietario en algún momento del reinado de Ramsés (II), y poco podía imaginar que esa tumba encerrase las espléndidas pinturas que aún hoy siguen considerándose de las mejor conservadas de todo el área tebana, además del número e importancia de los restos que contenía tales como amuletos, sarcófagos y momias, materiales utilizados en la momificación, de ornamento y ofrendas, ushebtis, conos funerarios, cerámicas, etc., de los que si bien el Servicio de Antigüedades sería el responsable de las preceptivas tareas arqueológicas de la época, Eduard Toda sería el encargado de realizar su minucioso inventariado, toma de fotografías, copiado de textos y conclusiones finales. Los resultados los publicaría en su “Son Notém en Tebas. Inventario y textos de un sepulcro egipcio de la XX dinastía” (Madrid, 1887), y lo haría en una publicación de la Real Academia de la Historia que el mismo crearía: ”Estudios Egiptológicos”.

Tras la marcha de Eduard Toda, su labor consular la continuaría en otros destinos europeos, pero ya siempre mantendría una especial deferencia por el orientalismo como así lo demuestran sus trabajos posteriores. A él se debe la existencia de determinados restos egipcios en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, así como en el Museu Víctor Balaguer de Vilanova i la Geltrú, que junto a su pionera labor arqueológica, y editorial, es justo y obligado recordarlo.

Eduard Toda i Güell murió un 26 de abril de 1941, siendo enterrado en un monasterio que hoy es Patrimonio de la Humanidad: El Real Monasterio de Santa María de Poblet.

Toda

Bibliografía (egiptológica)

  • Estudios Egiptológicos. Sesostris, Madrid, 1886
  • Estudios Egiptológicos. La muerte en el antiguo Egipto, Madrid, 1887
  • Estudios Egiptológicos. Son Notém en Tebas: Inventario y textos de un sepulcro egipcio de la XX dinastía, Madrid, 1887
  • Catálogo de la colección egipcia de la Biblioteca-Museo Balaguer, Madrid, 1887
  • A través del Egipto, El Progreso, Madrid, 1889
  • Las momias reales de Bulaq, Madrid, 1889
  • L’antic Egipte. Documentació Manuscrita, Sabadell, 1991

 Bibliografía sobre Eduard Toda i Güell (más representativa)

  • La mort d’Eduard Toda a Poblet l’any 1941, de Gener Gonzalvo i Bou, Aplec de Treballs del Centre d’Estudis de la Conca de Barberà, Montblanc, 1941
  • Eduard Toda, tal com l’he conegut, de Eufemià Fort i Cogull, Abadía de Montserrat, 1975
  • Dioses, momias y sardanas: El Egipto faraónico visto por Eduard Toda, de Terenci Moix, Suplemento de El País, Madrid, 1993
  • Eduard Toda i el Centre de Lectura de Reus, de Albert Arnavat i Carballido, Revista del Centre de Lectura, Reus, 1993
  • Eduard Toda i el Museu de Reus: 1933-1939, de Jaume Massó Carballido, Informatiu Museus, Reus 2001
  • Eduard Toda i Güell. Pensament i idees estètiques del primers vint anys,de Jordina Gort i Oliver, Revista del Centre de Lectura, 2003
  • A propòsit del 150 anys del naixement d’Eduard Toda i Güell, de Gener Gonzalvo i Bou, Informatiu Museus, Reus, 2004
  • Eduard Toda i Güell (1855-1941) i el salvament del monestir de Poblet, a través del seu epistolari, de Gener Gonzalvo i Bou, Abadía de Montserrat, 2005
  • Bibliografia d’Eduard Toda i sobre Eduard Toda a l’Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona, de Elisa Cano, Barcelona 2005
  • Eduard Toda i el gust per la lectura, de Jordina Gort Oliver, Butlletí informatiu de l’Arxiu Municipal de Reus, Reus, 2005
  • Eduard Toda i Güell. Reus 1855-Poblet 1941, de Jaume Massó Carballido, Butlletí informatiu de l’Arxiu Municipal de Reus, Reus, 2005
  • Tres textos inèdits d’Eduard Toda i Guell, de Jaume Massó Carballido, Butlletí informatiu de l’Arxiu Municipal de Reus, Reus, 2005
  • Els primers trenta anys d’Eduard Toda i Güell, de Jaume Massó Carballido, Pensament i literatura a Reus al segle XIX, Reus, 2006
  • Egiptólogos de hoy: Eduard Toda i Güell, de José Hurtado, La Puerta de Maat nº5-Revista del Instituto Valenciano de Egiptología, Valencia, 2006

Documental: 

Les 7 vides d’Eduard Toda http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/programa/les-7-vides-deduard-toda/video/5650835/

 

José Antonio A. Sancho agradece muy especialmente a D. Jaume Massó Carballido, Director del “Museu d’Arqueologia Salvador Vilaseca” de Reus, la colaboración prestada para la realización de este trabajo.

Whatsapp
Telegram