Aspectiva en el arte del antiguo Egipto
Por Susana Alegre García
7 abril, 2017
(Fig. 1). Estanque rodeado de árboles. Fragmento de la tumba de Nebamón. British Museum. Foto: Susana Alegre García
Modificación: 18 mayo, 2017
Visitas: 2.844

La aspectiva es el gran recurso estético que caracteriza y otorga especial personalidad al arte del antiguo Egipto. Se trata de un recurso enormemente complejo, que configura todo un lenguaje plástico y, por tanto, dotado de sus propios códigos y sutilezas. De modo que para comprender y descifrar el lenguaje del arte egipcio es imprescindible conocer esos códigos*.

Aunque las implicaciones de la aspectiva egipcia son mucho más profundas, en parte puede ser descrita como un artificio que permite mostrar lo representado sin estar sometido a las limitaciones que ofrece la óptica, pudiendo así plasmar aquello que se desea plasmar del modo que se considera más descriptivo de sus características, siendo factible, para ello, la combinación de distintos puntos de vista o aspectos. De ahí que, por ejemplo, para mostrar un estanque rodeado de árboles en un jardín, no exista limitación en el uso de las vistas en planta y en alzado (Fig. 1); o que al mostrar un tablero de senet sobre una mesa, y sus fichas dispuestas en una jugada, se pueda utilizar en combinación las vistas en perfil o el alzado (Fig. 2). Pero ello no significa que todos los estanques se plasmaran siguiendo esta misma combinación de ángulos, o que todos los tableros de senet se representaran de este modo; solo significa que los artistas egipcios tenían la capacidad de elegir, a su conveniencia o deseo, el ángulo o ángulos que, en un contexto determinado, consideraran más adecuado o, sencillamente, les resultara más grato. Así las cosas, las variaciones para un mismo tema pueden ser grandes.

aspectiva-senet

Fig. 2. En esta escena pictórica que muestra una pareja fugando al senet. El tablero se representó en planta, destacando la cuadrícula; las fichas, sin embargo, se muestran de perfil. El hombre y la mujer, a su vez, se plasmaron combinándose para la configuración de sus cuerpos distintos puntos de vista. Foto: Susana Alegre García.

La combinación paratáctica de puntos de vista se utilizó en el arte egipcio para conformar diversos elementos en una escena, pero también puede darse al mostrar un mismo objeto o ser, que puede ser plasmado combinándose ángulos distintos. Es lo que sucede al plasmar, por ejemplo, las imágenes antropomorfas, donde es recurrente que se aúnen en un rostro un ojo frontal con una nariz de perfil, o donde pueden presentarse hombros frontales con un pecho de perfil, o vientre en semiperfil con cadera en perfil (ver en El llamado perfil egipciohttp://egiptologia.com/el-llamado-perfil-egipcio/) .

Pero la aspectiva no implica únicamente una serie de recursos plásticos de armonización de planos, también, por ejemplo, permitió combinar naturalezas, formulando seres que son medio humanos y medio animales, o medio plantas, o medio objetos. Además, la aspectiva tiene mucho que ver con la selección de los temas y con la manera de elegir lo que se quiere narrar, e incluso con el tiempo o instante que se desea mostrar, pues permite plasmar al unísono el antes y el después (como en Fig. 3), o ralentizar secuencias para mostrar paso a paso cada momento o condensar un largo proceso en una sola escena (Fig. 4).

aspectiva-hunefer

Fig. 3.En esta escena del papiro Hunefer puede observarse al personaje en distintos momentos de la acción: adorando a los dioses, accediendo en compañía de Anubis a la sala donde se va a producir la psicostasia y siendo presentado por Horus, tras superar el juicio en la balanza, ante Osiris. Foto: Susana Alegre García.

aspectiva-vino

Fig. 4. En esta escena se condensan en una sola escena el proceso de la vendimia, hasta conseguir el vino; y la caza de las aves hasta su procesado en salazón. Foto: Susana Alegre García.

La aspectiva egipcia afectó a las narrativas y a la hora de pretender generar sensaciones de profundidad y de movimiento. La aspectiva permitió omitir lo irrelevante, destacar lo particular y ser redundante en lo esencial. La aspectiva permitió mostrar lo invisible y sublimar lo visible. La aspectiva permitió dar imagen a lo múltiple y fue capaz de armonizar opuestos. La aspectiva dio un canon y un carácter peculiar al arte egipcio, pero al mismo tiempo liberó a los artistas de ciertos condicionamientos; y, obviamente, fueron los mejores artistas los que resultaron más audaces y los que hicieron que al aspectiva egipcia alcanzara sus más sublimes cotas.

En definitiva, la aspectiva es el corazón del arte egipcio y su pálpito incluso permitió romper los límites y confundirse con la magia y hasta con el ritual, y a veces, se transformó el arte en jeroglífico. Podríamos decir que el arte egipcio, en su riquísima y compleja capacidad de combinatoria, tenía lo que podríamos llamar un espíritu, motor o inspiración aspectívica. Una estética que se ancla y surge de un pensamiento o cosmovisión donde impera y prevalece la múltiple diversidad de aproximaciones, sin constreñirse a la limitación de un único camino para la percepción y la descripción.


*Sobre las claves del lenguaje del arte egipcio y los recursos de la aspectiva ver:

Arte en el antiguo Egipto. Claves para su interpretación http://egiptologia.com/arte-en-el-antiguo-egipto-claves-para-su-interpretacion/

Arte en el antiguo Egipto. Claves para su interpretación